México en el consejo de seguridad. ¿Es verdaderamente un reconocimiento? | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

México en el consejo de seguridad. ¿Es verdaderamente un reconocimiento?

 


Hace unos días el secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Luis Ebrard Casaubón, escribió en su cuenta de Twitter: “Tengo el honor de informar que México ha sido electo por 187 votos miembro del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas. Gran reconocimiento a nuestro país en todo el mundo. Enhorabuena” (sic).

Es importante recordar que el Sr. Marcelo Ebrard Casaubón, aún y cuando estudio la licenciatura en Relaciones Internacionales en el prestigioso Colegio de México, su experiencia en el ámbito internacional o diplomático es escaso. Su única experiencia en la materia, quizá, la obtuvo durante el tiempo en que, siendo militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), fue nombrado Subsecretario en la misma Secretaría de Relaciones Exteriores en 1993, en donde duró escasamente un año. Su carrera se ha centrado en la política nacional, como funcionario o representante popular, y no como diplomático. Ahora bien, su corta experiencia en la labor internacional no significa necesariamente que no pueda generar resultados. En la historia de la Secretaría de Relaciones Exteriores se han tenido muy buenos, pero también muy malos titulares, independientemente de su experiencia diplomática.

La inclusión de México en el Consejo de Seguridad de la ONU no es un tema nuevo. De hecho, ésta es una posición a la que accede periódicamente. Desde la constitución de la ONU hasta el día de hoy, México ha sido miembro no permanente de este Consejo en 5 ocasiones: 1946, 1980, 2001, 2009 y ahora, en 2020. La última ocasión fue en la administración del entonces Presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Para quienes no estén familiarizados en el Consejo de Seguridad, explico un poco su origen, función y organización.

Antes de la conformación de la ONU, existió una organización denominada “Sociedad de las Naciones” que fue creada después de terminada la Primera Guerra Mundial, a través del Tratado de Versalles de 1919. Esta Sociedad de Naciones, fue el primer intento de los países por organizarse a fin de evitar las guerras y lograr una paz duradera en el Mundo. Sin embargo, esta organización fracasó en su objetivo, debido a la crisis e inestabilidad política mundial existente en la antesala de la Segunda Guerra Mundial, como por ejemplo la incursión militar de Francia sobre la región de Ruhr en Alemania, la de Japón en Manchuria, la invasión de Italia a Abisinia, y el origen de la Segunda Guerra Mundial.

Una vez concluida la Segunda Guerra Mundial, por iniciativa de los países aliados en 1945, se convocó a las naciones a una Conferencia Internacional para constituir una nueva organización. En total fueron 50 países quienes participaron en diversas sesiones y comités para preparar un documento que permitiera, entre otras cosas, contar con un sistema lo suficientemente robusto para vigilar la seguridad internacional, así como para dirimir controversias entre los países. Así es como el 24 de octubre de 1945 se ratifica la Carta de Naciones Unidas y el Estatuto de la Corte Internacional de Justicia. En esta misma Carta se crea el Consejo de Seguridad.

El Consejo de Seguridad, de acuerdo con la Carta de Naciones Unidas, tiene como fin primordial vigilar la paz y la seguridad internacional. Esta función la ejercen a través del estudio de conflictos presentados por los Estados partes de la comunidad internacional y emiten resoluciones que consisten en recomendaciones para los Estados en crisis, para efecto de evitar que estos se conviertan en una guerra.

Ahora bien, el Consejo de Seguridad está conformado por representantes de 15 países miembros, de los cuales, 5 de ellos son miembros permanentes, es decir, desde la creación de la ONU han conformado este Consejo; y por 10 miembros no-permanentes, los cuales se eligen entre los países miembros de la ONU, por regiones, cada 2 años. Los países miembros permanentes son: Estados Unidos, China, Francia, Rusia, y Reino Unido.

Los miembros no-permanentes se eligen cada año por la Asamblea de las Naciones Unidas, por regiones: 5 países de África y Asia, 1 de Europa Oriental, 2 de América Latina y el Caribe, 2 de Europa Occidental y otros países. Su nombramiento dura 2 años. Por ello, podemos afirmar que los nombramientos de los países no-permanentes son periódicos.

El papel del Consejo de Seguridad de la ONU ha sido relevante pero muy criticado, a partir de su constitución; pues, en algunos casos, ha sido ineficaz en la resolución de conflictos que generen en guerras. Por ello, a partir del 2001 en adelante, se ha buscado reformar el actual sistema de Naciones Unidas a fin de dotar de mayor capacidad a estos órganos para ser eficaces en la solución de crisis.

En este sentido, el recién nombramiento de México en el Consejo de Seguridad no es en sí un “reconocimiento” a su labor en la política o arena internacional, como lo ha sugerido el Canciller Ebrard. Pero sí representa la oportunidad invaluable, pues su intervención como miembro no permanente, le permite un escenario de trascendencia para mostrar la nueva filosofía del Gobierno que representa, así como en su momento, les sirvió a varios cancilleres mexicanos que, en su momento, propusieron ideas que cambiaron o motivaron el cambio en determinadas prácticas de la comunidad internacional. ¿Estará Marcelo Ebrard pensando en asumir este reto? O ¿será que sólo pretende proyectarse para una eventual candidatura a la Presidencia de México?