"Dónde está la Seguridad en México ¿artículo 21 o en el 89?
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Patrulla de Papel

“Dónde está la Seguridad en México ¿artículo 21 o en el 89?

 

Como los 9 lectores lo saben, desarrollamos en nuestro Think Tank, un cuadernillo de trabajo revisando el libro de Cristián Castaño Contreras titulado “Seguridad Nacional y Fuerzas Armadas” ahora.

 En el artículo próximo pasado (patrulla…) hablamos de la necesidad de conocer dónde está hoy ubicada la filosofía de la Seguridad Pública en México, fuimos precisos y preguntamos ¿está en lo que dice el artículo 21 o, en lo que mandata el artículo 89? Así entonces ese tema diseña la ruta del patrullamiento de hoy. Visto eso leeremos lo comentado por quienes rodean la mesa del tanque de ideas y, al mismo tiempo buscaremos responder en lo posible la pregunta de ¿cuáles serán las articulaciones de las políticas públicas de seguridad en este país lleno de mexicanos? Apuntó que, para alcanzar el objetivo de este apunte (sic) revisaremos lo deseable, calcularemos lo alcanzable y obtendremos lo posible y, conscientes que hay un límite desarrollaremos todo dentro de las demarcaciones del tiempo y espacio que tenemos para desplegar este “patrullamiento”

Desde su lugar rompe el silencio Osman Galo Wilson diciendo, -la nota anterior, donde revisamos la verdad del concepto de SEGURIDAD en México ciertamente da mucho material; aunque, quiero dejar perfectamente establecido algo- dice Osman -, para que en este think tank desarrollemos el tema pido que nos salgamos del cartabón en el que los autonombrados expertos en Seguridad Nacional nos han metido ya que dicho marco no ha servido para nada- Galo Wilson toma un plumón y sobre el pintarrón traza un ideograma donde escribe esto-. 

Es difícil entender y más explicar el concepto de Seguridad Pública frente a la Seguridad Nacional pues la frontera entre ambas no queda clara, incluso no sabes si alguna se convertirá en otra- Wilson traza una burbuja dejando ese texto dentro y va a otra idea-

Es claro que existe mucha literatura del tema SEGURIDAD; conceptos de SEGURIDAD sobre objetivados, tantos que es fácil confundirse, algo así como estar en una familia con muchos integrantes con los mismos apellidos, pero con diferentes nombre- cierra otra burbuja.

En lo que tiene que ver con la Guardia Nacional hay críticas señalando que tanto la orgánica como y la forma de operar de esa es similar a la de las unidades militares, esas críticas están llenas de razón, entiendo que la GN se emplea como una fuerza de choque para enfrentar a los grupos armados (desde pandillas hasta catervas) del crimen, más esa GN per sé no tiene capacidad de investigaciones y seguimientos de crímenes del orden común o federal pues hasta hoy la estructura de la GN no incluye tales capacidades lo que los limita para actuar como policías; ahora ¿Qué pasaría si en la Guardia Nacional siguen actuando como militares?- Galo cierra otro círculo y desde ese traza una parábola que termina en flecha.

De seguir actuando conforme lo aprendido desde su curso básico(CAB)I los activos de la GN tendrían que cambiar su orgánica para darles entrenamiento diferente, aterrizo; así como un Batallón está integrado con elementos de mando y control, con apoyos logísticos, de maniobra y de apoyo por el fuego, igual las unidades policiales (que no policiacas) deberán tener una aparato de investigación, otro de seguimiento, una unidad de asuntos legales y así, aparatos o unidades para cada una de las actividades que desarrollan sobre el terreno atendiendo misiones policiales. ¿pero qué es un Batallón? – otra burbuja y otra parábola con flecha en la orilla.

Galo hurga entre sus notas sacadas de libros de Monteccucolli y Mauricio de Nassau y sin cerrarlos dice, –un Batallón es una unidad táctica que cuenta con una administración completa; sus funciones administrativas, operativas y logísticas son perfectamente funcionales, y, aunque su autonomía es limitada su operación es autónoma. Luego entonces- dice casi con emoción Wilson -, si una unidad de la GN se ciñe a ese marco (Batallón) tendría que modificar y agregar las secciones, esas de perfil policial, que antes detallé, cosa que, hasta ahora ninguno de los sedicentes expertos en temas de Seguridad Interior, Seguridad Pública u otro tipo de organización han trabajado- Wilson nos mira y dice -entiendo que es así porque no les interesa resolver esa problemática, ¿cambiar todo para que todo siga igual? -no gracias-, Galo Wilson cierra ese último tema en un círculo y vuelve a su lugar.

 Lo cierto es que- hice una reflexión sobre la misma mesa – los  trazos sobre el pintarrón hechos por el fundador del Think Tank- señalé hacia donde estaba Wilson me hicieron recordar el sistema policial del Reino Unido, allí la cara elegante (preventiva y disuasiva) del aparato policial son los famosos bobbies, ellos siempre están en las calles, portan solo tolete y radio, ese de “caminar y hablar”, ambas herramientas las manejan perfectamente; en ese mismo sistema está el policía de investigación, además de los inspectores, condestables y algotras especialidades que acá en México ni se conocen; ahora, – hago énfasis con mis expresiones – allá no se habla de “líneas de investigación” ni de carpetas de investigación, los Policías de aquellos lares no esperan a que los afectados les ofrezcan dinero para investigar. 

 

En automático, sabidos todos en el cuarto de que estamos en “la vuelta a la mesa” y que el “orador de la logia” es Paul von Hindenburg, en cuanto Galo W. terminó de hablar y yo hice esa reflexión, todos volteamos a ver al prusiano que está en la cabecera; y él, al recibir la señal dijo.

Desde el título del libro que analizamos vislumbro la mentalidad del autor (Seguridad Nacional y Fuerzas Armadas-Cristian Castaño Contreras)- y continúa -sugerir que la Seguridad Nacional es tarea de las fuerzas armadas, NO, definitivamente no lo es. – Hindenburg mete un cerillo en la caverna de su pipa, jala el fuego para chamuscar el tabaco, logrado su objetivo regresa a su discurso –la misión ontológica de los ejércitos profesionales es la Defensa Nacional como sustantiva y la Seguridad Interior como complementaria. 

Considerar a la Seguridad Interior como centro del concepto, es confundir la equivocada traducción que se ha hecho de la doctrina estadounidense como “home land security” lo cual lo descalifica como concepto universal.

El artículo 89 de la Carta Magna de México hace responsable de preservar la seguridad nacional al Presidente, porque ese (artículo) pone al desarrollo como parte de la ecuación de seguridad nacional, en tanto que, como Comandante Supremo, el Presidente es también quien encabeza los esfuerzos de defensa, y, cuidado, no podemos confundir esta parte. – el prusiano ve hacia los ideogramas trazados por Osman Galo en el pintarrón y dice –las diferencias entre Seguridad Nacional y Seguridad Pública son evidentes. No deberían requerir aclaración. La Seguridad Nacional es el fin último del Estado, en tanto que la seguridad Pública sólo tutela la seguridad de la población y los bienes de ese.

Constituye, por tanto- dice Paul – una mínima parte del todo para alcanzar la condición referida en primera instancia-. Hindenburg eleva su cuerpo hacia el zenit dejando sus botas perfectamente sembradas en el nadir (para profanos… Hindenburg se pone de pie) y desde sus más de 1.80m de estatura dice.

Así como ese artículo 89 habla del presidente (de México) disponiendo de la totalidad de la fuerza armada permanente, en virtud de ser el comandante supremo de ellas, el (art) 29 de esa misma carta, deja claro que la Seguridad pública corresponde a la autoridad civil, por ser el primer y más cercano escalón a la población, en el amplio espectro de la Seguridad Nacional- Hindenburg hace énfasis No deberíamos confundir el fin con los medios. Quienes acostumbramos revisar esos teatros hemos de evitar caer en la interpretación falsa, de que la seguridad nacional es competencia y responsabilidad de las fuerzas armadas, porque eso sería alimentar la total falta de responsabilidad de las autoridades civiles y su consecuente abdicación de esa función primigenia que los obliga a garantizar la seguridad de la población- otra candela encendida y más tabaco chamuscado en el ambiente.

Paul continúa –quienes pugnan por desaparecer a los ejércitos profesionales en América Latina, ignoran o soslayan que esa corriente viene siendo impulsada desde hace décadas desde los estados unidos de América, y que quien promovió eso fue el conocido mr. Larouche pues la finalidad fue dejar la tutela a un líder regional poderoso (adivinó, ese líder, según ese míster son los Estado Unidos de América), y claro, acá se hace fosforescente la esencia la más pura de la Doctrina Monroe- un gran silencio rebota ruidosamente en el tanque de ideas.

Paul von Hindenburg agrega –en Centro América Costa Rica optó por tener instituida como Fuerza Armada a su Policía Preventiva, y sí, ahí está signado un pacto con los Estados Unidos de Norte América siendo ellos (los gringos) los que reaccionarían como Fuerza Armada velando por la defensa de ese pequeño y bananero país- Hindenburg se pone serio.

El valor ético y axiológico de las fuerzas armadas, por excelencia es la LEALTAD. Pero no a una persona. Ni siquiera a una institución. La lealtad es, y debe seguir siendo, el verdadero SOBERANO. El ciudadano. El pueblo. – Hindenburg, concluye su primera idea así, -para los ilusos, en necesario dejar en claro que el adiestramiento militar crea soldados combatientes, NO POLICÍAS. 

Rompiendo sus propios protocolos von Hindenburg traza otra ruta en su aportación como orador de este taller de ideas y agrega.

Estoy de acuerdo con mi amigo Javier Oliva posada, “la fuerza armada actuará en el ámbito de la seguridad pública ello cuando la capacidad de respuesta de los cuerpos policiacos haya sido rebasada” entendemos que dicho infortunio ya está tocando la puerta- al terminar de hablar Hindenburg, y los otros hologramas que rodean la mesa se apagan. ¿Qué me quedó de lo dicho por Galo Wilson y Paul von Hindenburg?

Desde ya México deberá invertir en Defensa por lo menos el 1% de su PIB, además de que debería de tener en su fuerza armada por lo menos el 1% equivalente al a su población… no lo busque en la ley, ni en las normas, pero se es el promedio internacional que ha demostrado efectividad, como lo apunta Hindenburg, estamos lejos de “el deber ser” luego entonces, el ser de nuestra cotidianidad sigue en ese eterno conflicto.

¿Escenarios? Se proyecta algún actor político hablando de controversia constitucional como reacción a lo recién decretado por el Ejecutivo Federal, la reacción también pondrá sus ideas en el contrapeso, aunque, está perfectamente calculado que, desde dentro de cuarteles y bases la disciplina imperará: algo definitivo, el Secretario Alfonso Durazo ha quedado fuera de perfil para ser líder de semejante quehacer táctico, ello sin menoscabo de su enorme capacidad intelectual. 

Último patrullaje. – es fácil entender que, de la construcción de aparatos poderosos de Seguridad Pública depende la maduración de esta famosa 4/T, serán 6 meses de prueba y de esperanza de resultados en todos los perfiles. 

Balazo al aire. – sin espíritu muy poco sirve el alma y nada funciona en el cuerpo.

Greguería.- los generales, Leandro Valle y Miguel Miramón, tenían la costumbre de saludarse siguiendo el protocolo militar antes de cada batalla, Valle clavaba el costado de su mano derecha, llevando los dedos perfectamente alineados, contra su frente y entonces Miramón “el joven Macabeo” respondía con  el mismo gesto, sería algo normal si no fuera porque en esas batallas se enfrentarían uno contra el otro, ambos egresaron del colegio militar en 1848 solo que uno siguió la causa de los liberales y el otro fue conservador, entendemos entonces que el “espir de corp” aprendido en Chapultepec no distinguió ideologías. 

Oxímoron. – espíritu que no sopla.

Haiku. – te bendigo, a ti

              bendición,

             luna de mayo vuelta canción