Aniversario muy ad hoc | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Aniversario muy ad hoc

 


Hoy se festeja el aniversario número 82, de aquella gesta heroica del presidente de México, General Lázaro Cárdenas, al expropiar la industria petrolera, que en 1938 estaba en manos de empresas extranjeras. Por ello, cada 18 de marzo, se conmemora dicho pasaje histórico. Dicen los investigadores que desde 1862 fue perforado en Tabasco el primer pozo petrolero, cuya concesión fue otorgada a particulares, a costa de nulos beneficios al pueblo. Los intereses de las compañías petroleras pasaban por encima del bien nacional, además de que las condiciones laborales de los trabajadores mexicanos eran deplorables. Por todo esto el gobierno planteó un mayor control sobre sus actividades. Las compañías debían dar solución a las peticiones laborales en un plazo que vencía el 7 de marzo de 1938.

Grandes cambios se vivían en el México posrevolucionario y la expropiación petrolera fue uno de los momentos más impresionantes en la historia del país. Así, el 18 de marzo de 1938, Lázaro Cárdenas del Río expidió el decreto de la expropiación petrolera, el cual consistió en la apropiación legal por parte del gobierno del petróleo que explotaban 17 compañías extranjeras, las cuales en ese momento tenían el control total del hidrocarburo. Con esto, pasó a convertirse en propiedad de los mexicanos. Sin embargo, un antecedente importante a la expropiación fue la implementación de la Ley de Expropiación de 1937 y del Artículo 27 constitucional, en el ramo del petróleo.

Hoy en día, nuestra industria petrolera atraviesa por momentos difíciles, al estar el barril de crudo a la baja en el mercado internacional, además de la situación de déficit financiero que arrastra la paraestatal, Petróleos Mexicanos (Pemex), afectada duramente por la corrupción en los regímenes pasados, en donde todo mundo les metió mano a sus recursos, empezando por los dirigentes del gremio que había aglutinado a los trabajadores petroleros del país. Las malas administraciones, la veta aurífera que implicaba su venta favorable en el mercado mundial de hidrocarburos y los malos funcionarios –algunos de los cuales están en vías de ser extraditados- ha hecho de nuestro petróleo, un aliciente menor a la magra economía del país. La competencia de compañías extranjeras a la paraestatal de los mexicanos, ha sido parte de la puntilla para seguir vulnerando a nuestra industria petrolera nacional.

Seguir protocolos

A donde el gobierno de Alejandro Murat debe enfocar ahora sus baterías de negociación y diálogo, es con los torpes e ignorantes dirigentes del llamado Cártel 22, quienes, aprovechando la crisis sanitaria que ya amenaza seriamente al país y a Oaxaca, quisieran llevar agua a su molino. Es decir, capitalizarla y no sumarse al llamado gubernamental, para hacer frente a esta pandemia mortal. El fin de semana pasado, luego de conocerse las medidas que han instrumentado las autoridades, de inmediato brincaron con el ardid de que las mismas tienen que consultarse con la base magisterial y los padres de familia, pues para ellos es prioridad seguir adelante con el manual ése conocido como “Plan para la Transformación de la Educación en Oaxaca” (PTEO), un proyecto que fue descalificado por expertos en educación desde hace al menos seis años.

Si lo que se trata es de evitar concentraciones masivas, de multitudes y actos en donde concurran cientos o miles de personas, como son partidos de fútbol, béisbol, conciertos, batucadas u otros, además de evitar clases en colegios de los diversos niveles educativos, tendrán que prohibirse, además, marchas y manifestaciones, sin soslayar los bloqueos a carreteras y vialidades, que generan malestar entre la población. Las medidas protocolarias para que la ciudadanía permanezca en casa, obviamente afectarán con dureza a la economía, más aún en vísperas de un período vacacional, cuando llegan a nuestros principales destinos, miles y miles de turistas. Sin embargo, es necesario seguir con los protocolos para evitar los contagios. La vigilancia que tanto las autoridades sanitarias como educativas lleven a cabo, habrá de contribuir, sin duda alguna, a salvar muchas vidas.

Los tiempos cruciales, dicen los especialistas en materia de salud, están por llegar. De aquí a fin de mes se verán probablemente, los efectos perniciosos de la pandemia. En tanto, ya se observan por doquier compras de pánico, falta de insumos, de alcohol y gel anti-bacterial. Desde hace semanas, en farmacias y súper mercados no hay cubre-bocas. Se requieren pues de medidas adicionales para que todo mundo cumpla con los protocolos establecidos de prevención, que dictan las autoridades sanitarias, sin excepción alguna. Se ha dicho que los días de asueto que tendrán los alumnos en las escuelas, no son de vacaciones, sino para que los mismos permanezcan en sus casas y así evitar contagios en calles, avenidas, cines, restaurantes y otros.