Medida emergente necesaria | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Medida emergente necesaria

 


Medida emergente necesaria

El pasado fin de semana, el gobierno federal, a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP), tomó una determinación inédita en la historia del país: adelantar el período vacacional de Semana Santa, por quince días, a fin de evitar contagios y la proliferación del llamado Covid-19, que después de la República China, ha hecho estragos en Europa. En Oaxaca, el gobernador Alejandro Murat fue quien anunció que el período de descanso será del 20 de marzo al 20 de abril. Ello con el fin de seguir las instrucciones del Sector Salud, de no permitir concentraciones masivas o actos que puedan contribuir a la proliferación del virus, habida cuenta de que los pronósticos no son nada favorables, particularmente a las personas de la tercera edad o con afecciones cardiacas o en las vías respiratorias.

Para los medios europeos, de alguna suerte, al gobierno de México, tan inconsciente y confiado, debería asumir alguna responsabilidad, dado que el asunto no es nada simple. Por ello, hay que aplaudir las medidas que han asumido, tanto el gobierno federal como el estatal, en suspender clases. Antes de ello, ya lo habían hecho, instituciones como el Tecnológico de Monterrey, la Universidad Iberoamericana y otras del sector privado. Bajo la premisa de que ello no tiene etiquetas, sin duda lo harán ahora las del sector público. No hay la menor idea de que son medidas extremas, pero son necesarias, sobre todo en nuestra entidad en donde existe un grave rezago educativo, cuya responsabilidad se acuña al llamado Cártel 22. Éste es quien ha contribuido a que los educandos de dicho sector, arrastren niveles históricos de atraso y rezago educativo.

Nada tan reprobable sería que dicho gremio se oponga, como ha circulado en redes sociales, a las medidas impuestas ya por la Secretaría de Educación Pública y por el gobierno estatal. Se trata de salvaguardar la vida de alumnos y maestros. Adoptar una actitud contraria reflejará no sólo indolencia sino estupidez. No se trata ahora de una lucha social falsa, sino de la misma supervivencia de los alumnos, sean del nivel que sean. Por lo pronto, hay que aplaudir las medidas adoptadas por las autoridades, justas, oportunas y severas, pero en consonancia con lo que estamos viviendo, que sólo los torpes, ignorantes y pusilánimes no quieren ver. Suspender todos los actos masivos y las clases en el sistema educativo, serán un buen antídoto para la gravedad de los que apenas empezamos a vivir.

Cártel 22: ¿Ahora es responsable?

Luego de trascender las medidas que adoptó el gobierno federal el estatal para hacer frente a la emergencia sanitaria que todo mundo conoce, la dirigencia del conocido como Cártel 22, emitió un boletín, no sólo poniendo en tela de juicio las medidas instruidas sino además, poniéndolas en tela de juicio, con la consigna de poner a consideración de los padres de familia y maestros, sobre todo los que aplican ya el cuestionado Plan para la Trasformación de la Educación en Oaxaca (PTEO), las medidas decretadas no sólo por el gobernador de la entidad, Alejandro Murat, sino por el mismo gobierno de la Cuarta Transformación. Sin duda alguna, los disparates, las posturas protagónicas y torpes, siguen en el radar del Cártel 22. Ante el pueblo oaxaqueño no caben posturas demagógicas y de supuesta responsabilidad, cuando todos sabemos que el rezago educativo y el atraso histórico de la educación en Oaxaca tiene a un responsable: el magisterio afiliado al Cártel 22.

El asunto es: ¿y de dónde salió tan responsable dicho gremio, cuando todos, todos en Oaxaca sabemos de qué está hecho? Irresponsable, corrupto, convenenciero, etc. ¿Cuál es el papel de este gremio podrido en torno a la vida y la supervivencia de los alumnos a los que se presume “enseñan”? No fueron pocos los que al leer su boletín arremetieron en contra de estos fanáticos e ignorantes. Su papel, desafortunadamente, es importante para prevenir la proliferación del llamado Covid-19. Sólo un ignorante no sabe los efectos letales que ha tenido en el mundo.

Sólo un torpe, obtuso y estúpido, no acaba de discernir lo que podría implicar para México, sobre todo en la población estudiantil, reparar en la crisis que hoy prevalece en el sector salud, en donde no hay ni medicinas ni vacunas.

En este espacio editorial hemos develado desde hace cerca de dos décadas, la irresponsabilidad, la corrupción y la torpeza del Cártel 22, desde los años aciagos del 2006, cuando obnubilados por una supuesta insurrección, cayeron al vacío de la demagogia y la incredibilidad. Ojalá que ahora, por lo que vive el mundo, no vayan a caer en el ridículo, exhibiendo su ignorancia, su torpeza, su fanatismo y, sobre todo, su indolencia. Que nadie les crea, será un boomerang para un discurso acartonado, falso, demagógico, en el que nadie cree. Si antes sus llamados tuvieron algún efecto, todo apunta que ahora nadie los tomará en cuenta.