STEUABJO, Plan B | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Escaparate Político

STEUABJO, Plan B

 


Bien dicen que en política “chango viejo no hace maroma nueva”. Parece que eso pasa en la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, donde los grupos de poder al interior de la institución, principalmente el clan de Los Chapos, insisten en negociar el levantamiento de la huelga del Steuabjo, a la vieja usanza. Es decir, con presiones, dinero, amenazas y chantaje político.

Ante la firmeza del gobierno federal de que el combate a la corrupción y la disciplina financiera lleguen como vientos de fronda a esta Universidad, se han sacado de la manga su plan B. Consiste en repetir la anquilosada práctica de las movilizaciones y confrontaciones, pero sus estrategias no han resultado.

A principio de semana, ordenaron a sus esbirros en los sindicatos SUMA y STAUO organizar una marcha estudiantil contra los huelguistas con dos objetivos:

Primero, confrontar a los universitarios y con la movilización exacerbar el conflicto para incendiar políticamente la Universidad.

Segundo, cuando el problema esté potenciado pedirían la renuncia del Rector Eduardo Bautista.

Este último punto ya se empieza a escuchar, pero no contaban con las voces sensatas que, dentro de los mismos sindicatos, empiezan a desenmascarar las verdaderas intenciones de los que mueven a los porros incitadores como Francisco Velásquez “el Sonrics”, “el Mora”, Gustavo Avendaño Trujillo, Ariel Lujan, entre otros. La marcha contra los huelguistas no tuvo eco.

Resulta inconcebible, pero solo en la Universidad de Oaxaca sucede. Que un conflicto laboral sea puesto en manos de grupos porriles movidos tras bambalinas. Esto explica el despropósito de Ariel Luján, dirigente formal del Steuabjo.

Insiste en que la huelga continúe a pesar de que la parte patronal ya les hizo 50 propuestas, entre ellas la entrega de 11.5 millones de pesos (dinero que aportaría el gobierno del estado) para terminar el conflicto.

El ausentismo de los sindicalizados en las guardias (en las puertas de los edificios de la UABJO solo hay carpas vacías), los abucheos contra los que negocian en lo oscurito en nombre del Steuabjo y la negativa a participar en los bloqueos que ayer “accionaron” con camiones solitarios que secuestran y atraviesan en las avenidas, son síntomas del rechazo.

Los que están arraigados a las viejas prácticas de corrupción están muy nerviosos. No esperaban la reacción de los universitarios que rechazan huelga tan prolongada y demás movilizaciones. Tampoco la decisión firme del gobierno federal de combatir la corrupción de los grupos de poder en esta Universidad.

Ante el natural proceso judicial que conlleva una huelga laboral, los abogados de la Universidad pidieron ante la Junta de Conciliación y Arbitraje que declarara la inexistencia de la huelga. La autoridad laboral dijo que era legal por lo que la parte patronal promovió un amparo y allí sigue el juicio que tardará muchos meses más en ser resuelto.

Otra promoción legal la hace un grupo de estudiantes de Leyes que pidieron el amparo de la justicia federal. Alegan que su derecho a recibir clases está siendo violado. Me informan que si este procedimiento está bien planteado es posible que se siente un nuevo precedente. Un juez federal podría ordenar que el Steuabjo permita la reapertura de las escuelas para que los estudiantes reciban educación sin ningún obstáculo.

Sorprende también que, ante un proceso judicial normal en una huelga de este tipo, Ariel Abelardo Luján Pérez, líder formal del Steuabjo, descalifique los procedimientos y diga que esto se resuelve no con las leyes sino con la conciliación.

Esta es una posición radical cuando vemos que los incitadores de la huelga actúan bajo consigna de los grupos de poder. Irreflexivo, amenaza con prolongar el paro y rechaza, tajante, las respuestas que ha ofrecido la Rectoría con la ligereza de que “son insuficientes”.

En una cerrazón total se niega a acatar las nuevas disposiciones del gobierno federal para el combate a la corrupción. Solo escucha la línea de sus patrones. Insiste en que la Rectoría se niega a entregar plazas a los trabajadores, situación que “no ocurría en los años anteriores”. Esto significa que sigue apegado a los viejos vicios de “años anteriores”, como él mismo dice, cuando en una huelga universitaria negociaban la Rectoría, puestos directivos y dinero, mucho dinero.

MIDEN FUERZAS

Ante posiciones tan radicales, el gobierno y los grupos de poder en la UABJO miden fuerzas.

Los huelguistas y sus sostenedores no quieren perder canonjías y amenazan con movilizaciones. Las autoridades, por su parte, está ventilando los actos de corrupción de los grupos cuasi mafiosos como el manejo del sistema outsourcing, el desvío de los presupuestos (subsidios) que entregan los gobiernos federal y estatal, el manejo oscuro de los ingresos propios de la Universidad, que no son pocos, etc. Como dice la clásica: “Al final del día brota la caca”.

 

 

Visítenos en: www.escaparatepolitico.com
O escríbanos a fsj9420@prodigy.net.mx
Twitter: @escaparate_oax
Facebook: escaparate_politico@hotmail.com