Arrancó el censo 2020 | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

El hombre y su palabra

Arrancó el censo 2020

 


Ya arrancó el Censo de Población y Vivienda 2020. Del 2 al 27 de marzo, 151 mil encuestadores del INEGI visitarán 45 millones viviendas en nuestro país. Este ejercicio estadístico busca obtener una fotografía de México.

A pesar de la difusión y participación de las ciudadanas y ciudadanos en cada censo, pocas veces se conoce y dimensiona la importancia que éste tiene. Por tal razón, a continuación, se mencionan algunos elementos que debemos tener presentes.

De acuerdo con Naciones Unidas, a nivel mundial el censo de población y vivienda es un ejercicio en el cual se reúnen, procesan y divulgan estadísticas detalladas sobre la población, su composición, características, distribución espacial y organización (familias y hogares). Asimismo, los censos son realizados periódicamente; Naciones Unidas recomienda que se levanten al menos cada diez años.

Para el caso de México, el Censo 2020 tiene como objetivo producir información sobre la dimensión, estructura y distribución espacial de la población, así como sus principales características socioeconómicas y culturales, también de obtener la cuenta de viviendas y sus características, como lo son: materiales de construcción, servicios, equipamiento e instalaciones, entre otras.

La información que proporciona el censo es ocupada por el gobierno, el sector privado y la sociedad civil; además, permite cumplir con diversos propósitos. Con el Censo 2020 se podrá, entre otras cosas, disponer de la información para la distribución del presupuesto conforme a lo establecido a la ley de Coordinación Fiscal, sustentar el diseño y evaluación de las políticas públicas de los tres niveles de gobierno, construir indicadores socioeconómicos, permitir la comparabilidad de la información para poder analizar el desarrollo del país en el contexto internacional y conocer la dimensión y ubicación de las poblaciones definidas como vulnerables para focalizar acciones para su desarrollo económico.

Debido al desarrollo tecnológico y el interés por conocer aspectos que habían estado relegados en los censos pasados, la edición 2020 tiene novedades. Por primera vez las entrevistas se llevarán a cabo por medios digitales y los datos encriptados se enviarán directamente a la base de datos, con esto el procedimiento es más eficiente; la publicación de resultados será a los siete meses y medio de concluir el levantamiento, el menor tiempo en la historia de los censos en México. Además de los resultados a nivel nacional, estatal y municipal, será la primera vez que el censo ofrezca resultados a nivel manzana urbana, con ello se obtiene información más puntual. Asimismo, será la primera vez se realicen preguntas sobre la afrodescendencia, con lo cual se podrá conocer más sobre este grupo de la población que no había sido tomado en cuenta por el gobierno.

Sin duda, el Censo de Población y Vivienda 2020 nos beneficia a todos. Por tal razón es importante que difundamos a nuestros familiares y amigos su importancia, asimismo, cuando los entrevistadores toquen a la puerta, debemos contestar el cuestionario.

Claro, no se puede negar la renuencia a participar en el censo por la inseguridad que se vive en el país, ante eso, el INEGI dio a conocer que el personal a cargo de realizar las entrevistas deberá portar un uniforme que consta de sombrero, chaleco y mochila azul, todos tendrán grabada la palabra INEGI, asimismo, el entrevistado debe saber que el personal del INEGI no puede ingresar al domicilio y que la entrevista se realizará en la puerta de la vivienda. Cualquier duda puede resolverse por dos vías. La primera es el sitio web censo2020.mx y la segunda llamando al 800 111 4634. En estas plataformas le proporcionarán información sobre el encuestador.

Corrupción, problema generalizado

En junio de 2019, Milenio publicó que organizaciones criminales ordeñan al ISSSTE: desde 2008, el instituto ha perdido decenas de millones de pesos en robo de medicamentos controlados y de alta especialidad, particularmente medicinas de alto valor como antiretrovirales, tratamientos contra el cáncer y psiquiátricos.

En las actas se pudo constatar que el seguro hizo un inventario del medicamento robado en el que se constaron los precios unitarios, dosis robadas y el total del monto. Por ejemplo, sorafenib comprimido, que se usa para tratar el carcinoma de células renales avanzadas, que tiene un costo de 52 mil 800 pesos en el mercado.

Otro es el eptacog alfa, que sirve para tratar los episodios hemorrágicos en los pacientes con hemofilia, y que tiene un precio de 47 mil 689 pesos. Aquella vez se sustrajeron 10 dosis, lo que tuvo un impacto económico de 470 mil 689 pesos.

El dasatinib tableta, con un precio de 34 mil 426 pesos, es usado para tratar a personas con leucemia mieloide crónica, un tipo de cáncer de los glóbulos blancos. De este fármaco se robaron 10 piezas, lo tuvo un costo de 344 mil 265 pesos.

También se robaron 370 piezas de etanercept, que tiene un precio en el mercado de 5 mil 424 pesos y que representó una merma de 2 millones de pesos. Esta medicina es para aliviar trastornos autoinmunes.