Inseguridad, tema apremiante
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Inseguridad, tema apremiante

 

La inseguridad es hoy en día uno de los flagelos más graves del país. Oaxaca no se escapa del espectro nacional. En menor medida, pero los homicidios dolosos han crecido y las estadísticas en ascenso hacen suponer que no somos ni con mucho, una de las diez entidades más seguras del país, que es parte de un discurso conciliador, pero de espaldas a una realidad más cruda. Por ejemplo, ninguna novedad es mencionar que Tuxtepec y la región de la Cuenca del Papaloapan, son hoy en día el sitio privilegiado de las operaciones de grupos criminales. Sin duda cárteles de la droga que han convertido a esa rica región en un matadero cotidiano. Ahí, la muerte tiene permiso. La inseguridad y el crimen se han extendido por toda la zona. Así lo han demostrado los operativos que ha llevado a cabo la Fiscalía Estatal en San Felipe Jalapa de Díaz o Acatlán de Pérez Figueroa.
Pero ¿qué ha pasado con nuestras áreas gubernamentales que parecen estar paralizadas ante un crimen que sigue comiéndose todo lo que está en pie? Salvo los mencionados, nada se sabe de operativos conjuntos y coordinados con las Fuerzas Federales. Es decir, lo que se observa es una pasividad torpe y burda del gobierno ante hechos consumados como son los crímenes a plena luz del día y en zonas densamente pobladas. Porque no es un secreto que detrás de los homicidios y ejecuciones cotidianos está el narcomenudeo; el pago por derecho de piso; las extorsiones y los secuestros. Los más de 20 homicidios dolosos ocurrido en dicha ciudad en lo que va del año, sólo forman parte de estadísticas. Ninguno solo se ha resuelto. Porque, además, las operaciones del crimen organizado tienen dos estigmas indiscutibles: la crueldad y la impunidad.
Pues bien, aunque sabemos de antemano lo limitado de nuestros (as) legisladores (as) en el Congreso local, habrá que esperar cuáles serán los resultados de la comparecencia hoy, del titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSPO), Raúl Ernesto Salcedo Rosales, que es el funcionario indicado para dar cuenta de esta situación. Como es sabido, la citada comparecencia ha sido diferida por segunda ocasión. Ahora es la oportunidad para que se le cuestione sobre los magros resultados en el rubro de seguridad. O al menos que nuestros flamantes representantes populares hagan el mismo y lamentable papel de las anteriores, en la que han parecido párvulos escuchando sin chistar al maestro.

Reconstrucción, tema pendiente

Si no hay cambios de última hora, hoy comparece también ante la LXIV Legislatura del Estado, el titular del Instituto Oaxaqueño Constructor de Infraestructura Física, Educativa y Deportiva (Iocifed), Adolfo Maldonado Fuentes. Si bien es cierto que es el tercer funcionario en dicho cargo, en la actual administración, ciertamente se le ha cuestionado sobre las omisiones o falta de atención de sus antecesores, respecto a las tareas de reconstrucción posterior a los sismos de septiembre de 2017. Se trata, sin duda alguna, de una tarea pendiente. Sin hacer juicios, que no es tarea de un medio de comunicación como El Imparcial. El Mejor diario de Oaxaca, a sus 68 años de vida, lo cierto es que, desde la gestión del primer director, Orlando Hernández, las cosas han estado de cabeza en la citada dependencia, teniendo hoy mismo un grave rezago en el cumplimiento de su tarea.
Las protestas, toma de oficinas, bloqueos carreteros, etc., que han tenido como principal demanda la reconstrucción de edificios escolares colapsados o destruidos por completo en los siniestros referidos, han sido comunes. Ello implica que, o no hay recursos disponibles o éstos fueron mal invertidos. Y es que se habla de constructoras cuyos propietarios incumplieron con los tiempos y las tareas para las cuales fueron contratadas. Esto es, cobraron los adelantos de las obras y éstas quedaron a medias. Sin embargo, es la hora también en la que no han sido sancionados o sometidos a procesos resarcitorios. En Juchitán, luego de entregarse completo el llamado Centro Escolar y otros edificios, nada se sabe de comunidades como Asunción Ixtaltepec o de la zona de Matías Romero, en donde existen aún aulas sin remodelar o rehabilitar.
Suponemos que nuestros (as) legisladores (as) tendrá información más fresca y actualizada para cuestionar al referido funcionario respecto al avance en la recostruccion de los ya referidos edificios escolares. Es, insistimos, uno de los rubros en los que el gobierno de Alejandro Murat parece no haber reparado del todo. Lo grave del asunto es que aún existen edificios escolares en donde los alumnos no han podido volver a la normalidad desde septiembre de 2017, pues sus escuelas no han sido atendidas como debieran. Y ello es inaceptable, pues mucho se habla de inversiones y grandes proyectos, cuando en lo elemental no podemos hacer una acción de Estado, en el ámbito educativo.