CATEM: Tolerancia e impunidad
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Paradojas y Utopías

CATEM: Tolerancia e impunidad

 

1.- Un serio asunto de seguridad

Los sindicatos que controlan el transporte en Oaxaca, representan hoy en día una amenaza para la seguridad. Lo hemos dicho. Antes fue la CTM; hoy es la Confederación Autónoma de Empleados y Trabajadores de México (CATEM). Aquella mantenía el control no sólo del acarreo de materiales, también cobraba derecho de piso y hasta regenteaba prostíbulos y cantinas. Taxis, moto-taxis, similares y negocios conexos. Santa Cruz Amilpas y Santa Lucía del Camino eran sus centros de operación. El pasado 4 de enero, miembros del sindicato de Pedro Haces Barba, se enfrentaron a golpes con elementos de la Dirección de Vialidad, frente a sus oficinas. Nadie fue detenido. La agresión a la autoridad quedó impune, como la mayoría de los arrebatos violentos de dicho sindicato. Las redes sociales dieron cuenta del enfrentamiento, cual si fueran pandilleros.

El 7 de enero se suscitó una balacera en límites de las comunidades citadas. Sicarios –que no transportistas- de CATEM, se enfrentaron de nueva cuenta con la Policía Vial y la Municipal de Santa Lucía. Dos mujeres, ajenas al problema, fueron heridas en la refriega. Seis detenidos y un cateo, en donde se aseguraron hasta animales exóticos y una poderosa Magnum .357. Como narcos pues. No es la primera vez que dicho sindicato y sus “jóvenes delincuentes”, entre ellos los hermanos Erick, Juan e Iván Luis Villaseca, generan un zafarrancho. Total, la historia del transporte, en los últimos años, se ha escrito son sangre. Muertos y heridos hacen un abultado directorio. La lucha por las obras -y “otros negocios más rentables”- es a muerte.

2.- Justicia y gracia o la ley a secas

Si bien es cierto que la podredumbre ominosa en el transporte viene de atrás, los enfrentamientos se han exacerbado a partir de la irrupción de CATEM. Antes del inicio del actual gobierno, era sólo un membrete. Hoy es un verdadero Cártel. Irrumpió con fuerza, pues desde las altas esferas del poder público le allanaron el camino. Tal cual si le hubieran estado preparando el terreno. Primero, el operador político estrella en asuntos de transporte, José Manuel Vera, cachondeó hasta el hastío a los dirigentes. Era una delicia ver caravanas de camionetas blindadas escoltando a estos hamponcetes. Derroche de poderío. Como si fueran un Estado dentro de otro. Los llevaron a las alturas, luego los dejaron caer en prisión o fuera de la ley.

Hay al menos cuatro factores detrás de la irrupción violenta de CATEM: a) El ajuste de cuentas inter-familia, que borró del mapa a los hermanos Luis Martínez: Juan Luis –fallecido por problemas patológicos-, Armando, Gilberto y Mayra –los tres asesinados en diferentes hechos-. El efecto fue el desmantelamiento de CNP y FESO; b) La detención, consignación y reclusión en un penal federal de Marco Antonio Cruz Sánchez, Secretario de Finanzas de la CTM y el asesinato de su hermano Wilfrido, dejó a dicha confederación en la lona; c) La puesta fuera de la ley a los hermanos Luis Villaseca y el reacomodo en el Sindicato “Libertad”, ahora bajo la tutela de Guadalupe Díaz y d) La desaparición de escena de Francisco Martínez Sánchez, a) Don Panchito, dirigente del Frente “14 de junio”, que ya había creado su coto de poder y pretendía meterse al ajo. Su hijo, Francisco Javier Martínez, está en prisión.

3.- Tolerancia e impunidad

La migración de ex miembros de la CTM y los leales a los Luis Villaseca –ex miembros de “Libertad”, que quedaron sueltos- fortalecieron las filas del referido sindicato. Empero, la única oposición que tiene el referido sindicato, tal vez sea este último, coto de Hugo Bello Valenzo, a nivel nacional y Guadalupe Díaz en Oaxaca, una vez que pintó su raya de los citados hermanos Luis Villaseca. De ahí en fuera, no tiene competencia. Pero quiere tragarse todo el pastel. Y de ahí sus arrebatos violentos, bajo la premisa de que goza de la venia y protección oficial. Es decir, CATEM ha crecido y fortalecido sobre un montón de estiércol y los restos de aquellos sindicatos que, con habilidad política inusual, fueron borrados del mapa. Así las cosas.

 

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

¡Vaya, luego de que se presentaran a más de dos meses del III Informe del gobernador Alejandro Murat, tal parece que las comparecencias de los titulares de las áreas, han sido un mero formulismo! Nuestras lumbreras han mostrado ignorancia supina sobre los temas. Puro circo y protagonismo.

 

Consulte nuestra página:

www.oaxpress.info

www.facebook.com/oaxpress.oficial

Twitter: @nathanoax