Turismo: Importante repunte
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Turismo: Importante repunte

 

Sin duda alguna y a pesar del poco apoyo de la Federación a este rubro, hay que reconocer que, en 2019, el sector turístico tuvo un importante repunte en la entidad. Oaxaca alcanzó una derrama económica de 8 mil 529 millones de pesos; superando en un 23.89% la generada en el 2018, lo que representa 3 mil 573 millones de pesos más. Así lo dio a conocer el titular de la Secretaría de Turismo del Estado (Sectur Oaxaca), Juan Carlos Rivera Castellanos. En conferencia de prensa, el funcionario subrayó que la ocupación hotelera acumulada en el estado fue del 41.47%, 1.39 puntos más con relación al 2018; y la llegada de turistas registró un crecimiento del 6.53%, al recibir cinco millones 367 mil 649 personas, 328 mil 880 más que en 2018. No hay que soslayar que las estadísticas son una muestra de tres polos turísticos: la ciudad de Oaxaca y los Valles Centrales, calificado como destino cultural y nuestros dos destinos de playa: Huatulco y Puerto Escondido.
Los resultados en estos dos últimos fueron, asimismo, considerables y satisfactorios. Algo que llama la atención y en lo que mucho hemos insistido en este espacio editorial, en el incremento de la estancia promedio, pues todo apunta a que somos un destino de paso y no de permanencia. En efecto, en el 2019 se registró un incremento, dado que aumentó en un 8.19% para cerrar con un índice de 1.85 días, contra 1.71 registrado en 2018. Otro de los temas que deben tomar en cuenta en la dependencia responsable es que hay que superar los estándares del turismo de temporada. La capital oaxaqueña y los destinos de playa no pueden ser solamente de Semana Santa, el mes de julio y diciembre, sino que se deben crear las condiciones para que los visitantes del país y el extranjero nos visiten todo el año.
Sin embargo, no es motivo de crítica lo que se ha logrado, sino de ponderar los esfuerzos hechos por el actual gobierno y la Secretaría de Turismo estatal, para alcanzar mejores niveles de afluencia, derrama económica y estancia promedio. Poner en tela de juicio a una dependencia es fácil; lograr el incremento que se ha dado no es tarea simple. Se entiende que no es suficiente. Pero hay que ir apretando el paso para que, en el 2020, sigamos creciendo al ritmo de las exigencias de un sector que parece perfilarse como uno de los pivotes del desarrollo económico.

UABJO: Secuestrada por sindicatos

Desde principios de enero, como cada año, el Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (STEUABJO), inició “su jornada de lucha” para la revisión de su contrato colectivo de trabajo. Antes se realizaba con las formas tradicionales de negociación y diálogo con la Rectoría. Ahora no. Los días que tarden las mesas ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCyA), son de bloqueos en Avenida Universidad, el puente de “Cinco Señores” y el Boulevard Eduardo Vasconcelos. La idea es conseguir incrementos salariales y demás prebendas, a través del chantaje y la presión, afectando a la ciudadanía que ningún pito toca en dicha problemática. Con el secuestro de camiones urbanos u otras unidades de transporte se cierran vialidades y cruceros, con el insano propósito de que el gobierno del Estado intervenga y al final de todo, conceda los millones en prestaciones que solicita éste y otros sindicatos.
La UABJO, a través del rector Eduardo Bautista Martínez ha insistido una y otra vez en la precaria situación financiera de la institución y en que el pago de pensiones y laudos la han vaciado, desde el punto de vista financiero. Pero para los dirigentes sindicales, la institución está en bonanza, por tanto, sin problema pueden seguir sacando los millones para satisfacer una constante demanda de aumentos salariales y muchas más prebendas y vicios. En cadena caminan estos entes, saqueadores del presupuesto universitario. Primero emplaza a huelga el STEUABJO, luego vendrá el Sindicato de Trabajadores Académicos (STAUO) o el Sindicato de Trabajadores de Confianza (SECUABJO). Y sólo mencionamos a tres de los seis que succionan el magro presupuesto universitario.
El pasado miércoles 15 de enero, los dirigentes materialmente enloquecieron, pues es tan grave la situación financiera de la UABJO que en mero día de quincena recibieron el anuncio de que la administración universitaria no podía liquidarles ni siquiera la primera del mes de enero. Con ello, debería quedarles claro que, si no hay recursos para pagar los compromisos con todos los trabajadores y académicos, obviamente que no hay para satisfacer otras demandas. Pero no. Volvieron con los bloqueos y peticiones al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, para que les paguen sus emolumentos, ya devengados, sin quitar el dedo del renglón en otras demandas, algunas de ellas fuera de las posibilidades financieras de la institución.