La realidad es que si AMLO ganara el proceso electoral del 2018 | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

¡Que conste.... los olvidados!

La realidad es que si AMLO ganara el proceso electoral del 2018

 


La realidad es que si AMLO ganara el proceso electoral del 2018 no se atrevería a dar un paso para imponer un cambio social, político y económico en el país, no hace una “revolución” ganaría una elección, que no es lo mismo.

NO rompería con el sistema, trataría porque así lo muestran los muy ricos que le apoyan que trataría de modernizar el sistema actual dentro del capitalismo, sanearlo, eliminar gran parte de su ineficiencia, de su corrupción, de sus compromisos con los grupos de poder de la reacción, y en la evolución, trataría de eliminar hasta donde pueda las reformas estructurales en la energía, educación, salud, trabajo, TLC, seguridad, y en tales condiciones se volvería a consignar e investigar a muchos de los políticos actuales que se han puesto de a “pechito” para que sean encarcelados sin que la gente piense que es una venganza política sino un acto de justicia que será aplaudido por las masas.

En tales condiciones, él, trataría como lo muestran sus patrones pertenecientes a los hombres más ricos del sistema, de acelerar el ritmo de crecimiento económico, generar más empleos protegiendo a las empresas y el comercio reduciendo el desempleo y aumentando el consumo local, así se reduce el hambre y la miseria o pobreza, la desigualdad social, y se fortalecería, nuevamente, la producción agroalimentaria, y con ello se evitaría la fuga masiva de gente del campo a la ciudad, es decir, se buscará, dicen sus aliados, eliminar o disminuir la deuda social que está a punto de generar un estallido social en el país.

Por ello apuesta al apoyo mayoritario de la población y al apoyo de los grandes centros financieros, empresariales y comerciales que están uniendo sus fuerzas para acelerar este proceso y a cambio, ellos, controlarán, porque al final de cuentas los que financian los cambios son los que mandan en la realidad y los demás, en las mayorías, son mandados y obedientes grupos de apoyo a este proceso que les puede convencer.

Así la publicidad política tendrá que ser utilizada con amplios márgenes de libertad y podrá ejercer una mayor convicción en el proceso, siempre y cuando AMLO no se convierta en el peor enemigo de él mismo, por ello deberá cambiar el discursos y la forma de comportarse y ligarse con los altos jerarcas de las finanzas, la industria y el comercio, porque ahí estarán sus mejores aliados, porque ellos son, también, los dueños de los medios de comunicación y son los que manipulan la información.
Así tendrá que ser un amante del futbol y no solo del béisbol, tendrá que mostrar una cara amable y una sonrisa fácil y un vestuario acorde a cada ocasión, todo con un lenguaje que muestre su nueva forma de ser para enfrentar el poder no para confrontarse en el poder.

Una cosa es luchar por sobrevivir y otra cosa es luchar por mantenerse en el poder, y él está, ahora, casi a punto de alcanzarlo con poco esfuerzo porque hay que reconocer que sus enemigos en conjunto solo lo fortalecen en sus críticas y sus actos para confrontarlo, no dará pie a la confrontación, dejará que los “perros ladren” y esto lo deben entender los asustados miembros de los partidos que creen que pueden luchar contra él y su poder real.

Tiene una enorme experiencia en las campañas y en el gobierno, los demás, apenas las van a adquirir. Se debe entender que una cosa es llegar al gobierno y otra es llegar al poder, y AMLO, podrá llegar al gobierno y en él hay muchos grupos para conciliar los actos de gobierno y no los cambios de poder.

Así, es vital que si quiere conservar el gobierno deberá hacer una limpia y abatir la corrupción investigando y consignando a los muchos corruptos que invaden al país, entendiendo que: NO FALTAN RECURSOS SINO QUE SOBRAN LADRONES.

Las reflexiones actuales deben ser tomadas en cuenta por los grupos de los demás partidos, por ejemplo, hoy en día, los priistas estarán empeñados en hacer cambios importantes que les brinden alguna certeza de combate o de participación porque no podrán negar que no cuentan con simpatías ni confianza. El mismo presidente que jugaba papel importante en la selección y el cambio, ahora, no cuenta con simpatías ni credibilidad en la población.

No le sirve ni siquiera la fuerza del estado en los medios de comunicación, porque esos mecanismos están superados por los activistas de las redes sociales, y en ello, debemos entender que los mexicanos estamos hasta la madre y hastiados de todo lo que es el gobierno y los partidos políticos, así que no deben desconocer que hasta en esto, AMLO, les lleva ventaja, porque él representa a un Movimiento de Regeneración Nacional y no a un partido político.

Las mismas iglesias en el país ven con buenos ojos a este movimiento y repudian a los demás partidos incluyendo, por ejemplo, al PAN, que se supondría debería tener como aliado a la iglesia católica a la que no ha sabido apapachar e impulsar como debería. Con toda seguridad podríamos explicar que el poder o el ejercicio en el gobierno muestran a las personas tal como son y no hay cambios sustanciales a menos que se dediquen a cambiar el entorno nacional, lo que es imposible, ya que insistiremos, se lucha por el gobierno no por una revolución.

Hoy en día es claro que las gentes del dinero hacen una INVERSIÓN CON AMLO Y DEBEREMOS RECONOCER QUE NADIE INVIERTE EN UNA ELECCIÓN PARA PERDER, a lo mejor por ello se utiliza a Lino Corrodi para que muestre su experiencia en el triunfo al gobierno y en la derrota en el poder. El real enemigo de AMLO es FOX, o cuando menos, así lo quiere hacer sentir.

Lo real en la actualidad es que la política ya no se define ni desarrolla en los partidos sino en los medios de comunicación y en las redes sociales, y en estos mecanismos no importan las ideas sino los sistemas de publicidad y de impacto mediático, por tal motivo, ahora, no se nota el proyecto político o ideológico, sino lo que se dice de las gentes, porque en la publicidad no importan las ideas sino las imágenes y es lo que ahora venden, así, nos vendieron a Fox y a Calderón, y ahora, nos venden a AMLO, y así nos vendieron, por medio de telerisa, a Peña, y entramos a los candidatos de la publicidad que sin ideas solamente han alimentado su ambición y sus riquezas en perjuicio de los demás ciudadanos.

Por medio del sistema de la publicidad política se ha logrado que las masas mantengan mayor confianza en las personas que en los ideales, y es por eso que se les culpa de sus propios errores en los procesos de selección, y no se analizan correctamente los sistemas para que se mejore la percepción y se tenga una mejor visión de la realidad y de lo que puede servir a todos y no a los que manipulan y controlan la información. Así muchos temas sensibles se impactan o se deshacen cuando se realizan las famosas filtraciones, y la realidad se convierte en especulación o simplemente se deja en el escándalo, y esto no genera la conciencia de los cambios sino la de las venganzas y salidas a los resentimientos y frustraciones.

La realidad establece una lógica en las demandas y necesidades de las mayorías y éstas están congeladas en las demandas de empleo, eliminación de la pobreza, en la educación, en la seguridad, en la comida y en la habitación, por tal motivo, cuando los partidos hablan de ideas o de proyectos nadie los entiende o les hacen caso, porque todos se fijan en quién o cual organización brinda satisfactores en bienes o dinero de lo que las gentes necesitan de inmediato y no al futuro.

Por desgracia, el hambre y la miseria obligan a buscar la sobrevivencia inmediata resolviendo las cosas con lo que se necesita en ese momento y en ese día, no en la satisfacción de lo futuro. Se vive al día y no con el día, y eso es la forma en que sobreviven los pobres que son la mayoría.

Ahora, la publicidad oferta en todos los niveles mayor cantidad de bienes que los que se pueden tener y esto conduce al consumismo y el que no los tiene se siente frustrado y por ese motivo se generan las ambiciones.

Todos buscan más de lo que pueden, y así, los créditos chiquitos suman miles de millones de dólares y esclavizan a los pobres y los mantienen apendejados, viendo solo lo que necesitan para sobrevivir no reflexionando sobre el cambio, y en este contexto se desenvuelve hoy en día el proceso del 2018, donde el “populismo” oferta bienes, no cambios… así que si nos jodemos será por ello, y en esto tendrán mucha responsabilidad los súper millonarios del país que hoy controlan el proceso y el destino de los mexicanos… en la oscuridad y tras bambalinas… como siempre lo hacen.