Octava del Lunes del Cerro | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Octava del Lunes del Cerro

 


Como ya es tradicional hoy se celebra la Octava del Lunes del Cerro, ahora denominada Guelaguetza. Para los oaxaqueños, la primera denominación es la clásica antes de que, como ya hemos dicho, la máxima fiesta folklórica del estado y referente único en el país se convirtiera en el negocio en el que ha devenido hasta hoy. En esta tercera y cuarta emisión se habrán de presentar nuevos bailes y danzas; bautizos y mayordomías, de algunas comunidades de las ocho regiones del estado. Habrá nuevos invitados especiales y como ya se ha vuelto costumbre en la actual administración, trato discriminatorio para algunos y benevolencia para otros. Con la cuarta emisión habrán de concluir prácticamente los festejos del mes de julio; el mes de mayor afluencia de visitantes del país y el extranjero; de más derrama económica para la industria sin chimeneas. Quedarán en suspenso ciertas anomalías que ni fueron aclaradas en su oportunidad, tal cual lo habían ofrecido las autoridades, como la reventa fraudulenta de boletos, al igual que explicación sobre algunas licitaciones que se habrían hecho fuera de la ley. Todo al parecer caminar sin novedad en la estructura de gobierno, aunque no en el mismo tenor entre la sociedad oaxaqueña.
Como ya es tradicional asimismo, vendrán las cuentas alegres. El número de visitantes; los millones que dejaron; la derrama por la venta de boletos y la misma, pero de las ferias que se instalaron en en entorno de las fiestas de julio, como la Feria del Mezcal, de Los Moles y otras. Poco se habrá de decir de la inseguridad que golpeó duramente a propios y extraños; del festín de marchas, bloqueos y toma de casetas. Con el evento de hoy, habremos de despedirnos hasta el 2020, con la esperanza de que ahora las delegaciones tradicionales que fueron segregadas por el llamado Comité de Autenticidad, puedan participar y que en ese afán incluyente, no se presenten números tan aburridos y sosos, como los de algunas de las presentaciones del 2019. La mayor crítica se la llevó el llamado Comité de Autenticidad, a quien muchos han calificado como una junta de notables o tatamandones que poco han podido aportar a la recuperar la verdadera naturaleza de nuestras tradiciones, costumbres, folklore y culturas de los pueblos originarios. Una buena tarea será, como ya dijimos, renovar dicho órgano con reglas más claras y fuera de favoritismos.

Ilícitos citadinos

Como decimos en el segmento anterior, las fiestas de julio fueron también festín de ilícitos: robos, extorsiones y asaltos. Todo ello, amén del mapa criminal que se dio en toda la entidad, que da cuenta de que las políticas de seguridad estatales y municipales han fracasado por completo. El asunto de la inseguridad ha sido abordado a menudo. Oaxaca, como se ha difundido en diversos medios, ha sido considerado un estado con alto índice de criminalidad. Los homicidios dolosos, aunque minimizados por las autoridades, se han incrementado. En columnas hemos hecho un recuento puntual de dichas acciones, con nombres y señales. Es impresionante que en Tuxtepec, por ejemplo, haya un promedio de un ejecutado por día. Degollados, incinerados, etc., son producto de la presencia del crimen organizado, que el propio gobernador Alejandro Murat ha reconocido. Parte de ello opera también en la ciudad capital. O ¿cómo se explica que los asaltos a quienes trasladan dinero, como las mismas empresas, se den a plena luz del día? Se presume que existen y operan en los Valles Centrales, bandas dedicadas al asalto y al secuestro y que ahora lo hacen en la impunidad, pues las autoridades tanto estatales como municipales no dan pie con bola.
La semana pasada por ejemplo, el conductor de una camioneta fue despojado de más de 200 mil pesos. Los ladrones fueron evidenciados en redes sociales, pues el ilícito se cometió a la vista de todos. Se ve en las fotografías a los sujetos jaloneando al conductor del vehículo. Luego de su huida nadie más dio cuenta de ello. Por todo lo anterior vale la pena preguntar: ¿Y a dónde se van los recursos federales que están etiquetados para la adquisición de equipo de video-vigilancia? Los asaltantes operan en la más absoluta impunidad y lo peor, bajo la mirada de las corporaciones policiales que simplemente se encogen de hombros. Si como ha anticipado el presidente municipal de la capital, Oswaldo García Jarquín, que en breve hará cambios en su equipo de trabajo, habrá que sugerirle que inicie con el Coordinador de Seguridad Pública, Vialidad y Protección Civil, capitán Aquileo Hermelindo Sánchez Castellanos. Se presume que el cargo le quedó demasiado grande para una ciudad que tal parece que arrastra los problemas de las grandes urbes. Calles inseguras, centros comerciales a merced del hampa, plazas igualmente bajo acoso de los delincuentes.