La fiesta más grande de Latinoamérica | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Crónicas Oaxaqueñas

La fiesta más grande de Latinoamérica

 


La mayoría de los oaxaqueños nos sentimos orgullosos de nuestra tierra y no dudamos en promoverla, sabemos lo que tenemos, un patrimonio cultural rico en tangibles e intangibles, que van desde la arquitectura colonial, sitios arqueológicos, lugares históricos y espacios artísticos ideales para la presentación de bailables ancestrales, es tiempo de Guelaguetza.
El arte y la cultura están por todos los rincones, pululan los conciertos de música y las exposiciones de acervos fotográficos, pictóricos y fílmicos, la riqueza gastronómica convida al mundo entero, la oferta se complementa con mezcal y artesanías, en resumen, en este mes se desarrolla la fiesta más grande de Latinoamérica.
Los que habitamos esta tierra mágica cuya capital es reconocida como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO desde 1987, quisiéramos que todo el mundo viniera a disfrutarla, complementariamente, la llegada de los visitantes permite ingresos vitales para apoyar a una maltrecha economía.
La esperanza de vender servicios y los productos acumulados es alta, los preparativos duraron meses, se nota, se siente, las comunidades de las ocho regiones buscan con desesperación que sus bailables sean elegidos por el comité de autenticidad para mostrarse en alguna de las cuatro presentaciones de la fiesta del lunes del cerro, también conocida como Guelaguetza.
Todas las delegaciones elegidas deben perfeccionar durante meses de ensayo los movimientos, la música, la vestimenta, los peinados, los versos, etcétera, no se puede improvisar pues los ojos de turistas y del mundo a través de la televisión van a seguir con detalle cada presentación.
Todos los artistas del pincel, buscan para estas fechas un espacio donde mostrar su inspiración, las galerías no son suficientes y se improvisan paredes en hoteles, corredores, casonas y hasta en la calle para colgar sus cuadros, como dice el refrán, el que no enseña no vende, los pintores se mantienen en la búsqueda de espacios para encontrar una fórmula que les abra un mercado.
El objetivo es identificar y explotar algún resquicio que les conduzca hacia la valoración de su obra y hacerse famosos, con ello podrán vender todos sus cuadros y ganar dinero para vivir sin privaciones como suele sucederle a todos ellos en sus inicios.
Gracias al empeño que ponemos los oaxaqueños, léase gobierno, agrupaciones o ciudadanía en general, por promover en medios de comunicación y redes sociales a nuestra fiesta máxima y todas las bellezas del estado, es que viene mucha gente con la esperanza de encontrar lo prometido, llegan los turistas ávidos de aprovechar sus vacaciones con esparcimiento, cultura y diversión.
Los oaxaqueños esperan con ansias que llegue julio para ofrecer el producto de su esfuerzo, que generalmente es la mezcla de un trabajo manual artesanal que no tiene repercutido en el precio todo ese arte y habilidades y una materia prima que aún se debe pues se ha adquirido a crédito a manera de inversión o pagado con el poco dinero atesorado en meses de trabajo.
Es fácil imaginar que todos quieren disfrutar sin contratiempos sus vacaciones o ejercer el comercio para salir de deudas y aguantar otra temporada de sequía, por eso es inconcebible que nuevamente haya gente que trabaja en el gobierno, que se diga de Oaxaca y esté dispuesta a tirar todo ese esfuerzo a la basura.
El plazo en que se realiza la Guelaguetza ya se sabe, siempre es el mismo, los dos lunes posteriores al 16 de julio que es la celebración de la Virgen del Carmen, si todos lo sabemos, si Oaxaca se ha vuelto un atractivo nacional y poco a poco también internacional, entonces porqué el gobierno actúa como si la fecha les llegara de repente, como si no supieran de la importancia de la misma para todos.
Cómo es posible que empiecen a pavimentar o simplemente reencarpetar los accesos a la ciudad de Oaxaca llegando por la supercarretera del centro del país, en qué cabeza cabe levantar el piso y cerrar completamente la circulación en Viguera, en el camino que va desde el monumento a Don Benito Juárez hacia la margen norte del río Atoyac.
Ese acceso es el único autorizado para circular unidades superiores a las tres toneladas de peso, es decir, los cientos de camiones que accesan todos los días con mercancías para los diferentes mercados ahora deben seguirse derecho y buscar más adelante como incorporarse a la margen del río, la entrada del Tecnológico podría ser una opción.
Solo que también tuvieron el brillante chispazo de iniciativa de encarpetar al mismo tiempo alrededor del Monumento a la Madre y parte del Cerro del Fortín, solo dejan un carril para circulación y resulta que enviaron hasta ahí todo el tráfico que antes se desahogaba en la margen del río a partir del Big Ben (el gran monumento del Lic. Benito Juárez), el atascón es espantoso.
Justo cuando se espera el arribo de miles de turistas, en lugar de darles facilidades para que su estancia sea placentera, lo primero que se hace es hacerlos enojar, desesperarlos, que al menos por un momento duden si fue la mejor elección venir a nuestro estado a disfrutar la fiesta y al mismo tiempo descansar, no puede ser, es inconcebible y cada año se esfuerzan por buscar la manera de molestarlos.
¿Será que quieren dar la imagen de que están trabajando? ¿Acaso los recursos destinados a pavimentación tardan tanto en ser aprobados cada año que hay que empezar las obras a escasas horas de iniciar el jolgorio? Lo bueno es que la cuarta transformación ya terminó con todo indicio de corrupción, ¿o no?, se supone que ahora sin moches se harán obras de mejor calidad, pero ¿eso es lo que se ve?
La pobreza del grosor del encarpetado o el montón de tierra suelta que le ponen encima esperando que el paso de los automóviles ayude al compactado provocando una polvadera impresionante en la zona, parecieran indicar lo contrario, todos los cambios de fondo toman tiempo, solo queda esperar que para el próximo año todo mejore, la calidad de las obras y la atención y facilidades para los visitantes.

Si desea contactarme favor escribir a jpr.cronicas@gmail.com
Facebook: Jaime PalauRanz
Twitter: @jpranz
Seguiré comentando la próxima semana.