Nuestra Guelaguetza indígena | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Lecciones Constitucionales

Nuestra Guelaguetza indígena

 


La multiculturalidad, o multiplicidad de culturas, de etnias, de folclor, de tradiciones, de costumbres unidas en torno a los bailes regionales, distinguen a nuestro bello Estado de Oaxaca, tuvo su origen en 1932, cuando Oaxaca cumplía cuatrocientos años de haber sido nombrada ciudad por el rey Carlos V.
En torno de muchas fiestas, es considerada la fiesta más grande de los oaxaqueños y una de las más bellas a nivel internacional, la Guelaguetza, o fiestas de los Lunes del Cerro, que el investigador Salvador Sigüenza señala que la palabra Guelaguetza, de origen zapoteco, tiene connotaciones de ayuda mutua y reciprocidad en momentos cruciales de la vida (bodas, nacimientos, defunciones), y ha sido expresión de solidaridad y confianza en el mundo indígena.
Las múltiples manifestaciones de cultura oaxaqueña abonan a la llamada “Identidad Nacional”, el organizar este festejo y atraer visitantes e inversiones ha sido responsabilidad del gobierno estatal y municipal, y los beneficios de esta expresión oaxaqueña también, hasta la fecha no ha habido informes claros con criterios de transparencia y rendición de cuentas, sobre los montos o ganancias que se reciben a la hacienda pública.
En la fiesta de los oaxaqueños no puede haber manifestaciones de violencia o problemas de basura o falta de seguridad pública, las inversiones millonarias de extranjeros y visitantes nacionales se debe reflejar en obras, calles pintadas, llenado de baches, policías a la orden de la ciudadanía o de proximidad al ciudadano, así como cámaras de seguridad para protección ciudadana.
Nuestro glorioso pasado y manifestaciones de bailes y cultura prehispánicos se ha caracterizado por ser de las más bellas expresiones a nivel mundial.
Visitantes nacionales y extranjeros tienen que ser atendidos por locatarios, ciudadanos y vecinos de a pie, en la que esta fiesta oaxaqueña, también debe ser controlado el comercio informal.
El municipio de la ciudad de Oaxaca, cuenta con reglamentos que controlan el comercio informal, vendedores ambulantes, prestadores de servicios, que tienen que regularizar sus vendimias, sin que se obre contra vendedores a manera de robos o violentar los derechos humanos de quienes se gana el pan diario por la venta de sus productos o artesanías.
La Guelaguetza es indígena, no es criolla, ni mestiza del todo, estas expresiones indígenas tienen que respetarse, por tanto, la venta de productos artesanales, de elaboración de telas, tejidos, collares, pulseras, comida artesanal, mezcal artesanal, o productos de origen casero, son expresiones culturales de las que no se puede limitar su venta.
La Guelaguetza es una expresión cultural de libertad de culturas y de expresiones de todo tipo, preservar la música, preservar las tradiciones, las costumbres populares, son responsabilidad de los oaxaqueños.
La Guelaguetza representa no sólo cooperar, sino hace referencia a los tiempos antiguos en donde la ciudad de Oaxaca se llamaba Huaxyacac, “en la nariz de los huajes”, toda una actitud o cualidad con la que se nace, el amor al prójimo de cada habitante zapoteca hacia sus hermanos, una actitud de compartir la naturaleza y la vida.
Nuestra identidad oaxaqueña ya está marcada por la Guelaguetza, el sentido de apoyo y ayuda a los hermanos de otras naciones indígenas, respeto y rescate a sus lenguas y tradiciones, apoyo incondicional, darnos como hermanos el apoyo a nuestra preservación cultural. La Guelaguetza también significa ofrenda o regalo, participación, colaboración, hermandad, solidaridad, sororidad, amistad plena entre pueblos hermanos.
Todos los municipios de Oaxaca, los 570 Municipios existentes, debiesen hacer su Guelaguetza, ya que no es propio solamente del centro o la ciudad de Oaxaca el hacer esta fiesta, sino de todos los pueblos oaxaqueños, de todas las naciones que hablan las lenguas maternas.
Nuestra fiesta étnica, es la más importante culturalmente en América, el acto generoso de dar, en un sentido de cordialidad, hermandad y generosidad; mismo que se destaca al ser la Guelaguetza la fiesta étnico folclórica que más impacto ha tenido en el mundo entero.
Nuestra fiesta multicultural, celebra la hermandad de un pueblo conformado por 8 regiones y 16 grupos étnicos, unidos por un motivo, la ofrenda a la diosa Centéotl (diosa del maíz).
Los indígenas mantenían en sus tradiciones una celebración que duraba ocho días dedicada a las diosas del maíz, Chicomecóatl o también llamada Xilonen, la diosa del Maíz tierno, y Centéotl diosa del maíz maduro, a quienes hacían grandes honores y ofrendas.
El Cerro del Fortín, se transforma en una gran plaza de vendimias y de alimentos que tenemos los oaxaqueños, las expresiones culturales son las que más ganancias lícitas dejan para que el comercio resurja y por tanto debe preservarse nuestra economía en este rubro.
El boleto para entrar a disfrutar de la Guelaguetza, en el auditorio del Cerro del Fortín, oscila entre Sección A será de $1,175.00 M.N. el boleto y de la Sección B, $1290.00 M.N. y $1,045.00M.N.por persona, sin contar con las reventas. Matutino y Vespertino. La Sección C y D, según es gratuito. Esta información la da la Sectur Oaxaca, exhortando a comprar boletos sólo en puntos oficiales. Esperemos también de con transparencia, la rendición de cuentas de los ingresos y destino de los recursos públicos para nuestra ciudad de Oaxaca tan llena de baches y tan necesitada de servicios públicos de calidad.
Ya desde Enero de 2019, se dijo en los medios de comunicación sobre el Salario Mínimo: “Garantizar un salario que permita erradicar la desigualdad social y mejorar la calidad de vida de los mexicanos es el propósito del incremento del salario mínimo en México, que a partir del 1 de enero será de un 16%, es decir, de 102.68 pesos (5.1 dólares) por día, confirmó Luisa María Alcalde, secretaria de Trabajo y Previsión Social (STPS).” Es decir, los oaxaqueños ya estamos lejos de disfrutar la fiesta de nuestras expresiones indígenas.
No basta pintar las fachadas, que no se ha hecho por ninguna administración, no basta tener jardines limpios o lugares agradables, sino que debemos embellecer la ciudad todos los días del año, eliminar el comercio informal, dándoles un lugar digno, espacios grandes para que vendan sus productos, reubicarlos, para que podamos disfrutar nuestros jardines y avenidas que parece ser son mercados y fuentes de ganancias para las administraciones municipales que empañan con basura esta fiesta de los oaxaqueños.
Finalmente bienvenidos nacionales y extranjeros a Oaxaca, nuestra fiesta indígena, fiesta mayor de la Guelaguetza de América, es fiesta de nuestras etnias indígenas y de quienes los reciben con las lenguas madres, orgullo de nuestro continente americano y por supuesto orgullo del mundo entero.