Luego del niño ahogado a tapar el pozo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Horizontes

Luego del niño ahogado a tapar el pozo

 


“Luego del niño ahogado a tapar el pozo”. Qué vergüenza, pero en México tal cual ocurre, aunque hasta usuarios de las redes sociales habían alertado de manera oportuna, sobre el riesgo que representaba para los usuarios el Paso Exprés de la autopista México-Cuernavaca, bajo el cual cruzan tuberías de alcantarillado y drenaje, como siempre ocurre las autoridades hacían caso omiso. Tuvo que caer un auto con dos personas por el socavón que el pasado miércoles se abrió, donde murieron padre e hijo, para que a todo vapor se taparan baches que llevaban años en la Ciudad de México. Porque las cosas tampoco funcionan en el ámbito local, donde abundan las obras inconclusas, aun cuando los capitalinos en impuestos, multas y parquímetros, gastamos un dineral.

Pero volviendo al tema de origen de esta columna, el colmo es que la obra del Paso exprés de la autopista México- Cuernavaca, costó más de 2 millones de pesos. El Secretario de Comunicaciones y Transportes sin reparos, declaró: -“Llevo 48 años en el servicio público y si me piden mi renuncia, estaré encantado por haber servido a mi país”.

Por lo pronto José Luis Alarcón Ezeta, Delegado de la SCT en Morelos, fue destituido luego de que el vehículo cayera en el socavón. Lo cierto es que a la máxima autoridad en el rubro de obra pública, corresponde supervisar de manera minuciosa, a las empresas que acuden a sus convocatorias, no es tarea fácil elegir a las mejores constructoras para las licitaciones, ya que estas serán las encargadas de edificar de manera segura las obras que les correspondan; cumplir con responsabilidad social, y no únicamente por las jugosas ganancias que habrán de percibir.

El asunto no ha concluido, en días recientes la Coordinadora del Grupo Parlamentario del PRD en el Senado de la República, Dolores Padierna Luna, manifestó que habrá de solicitar la comparecencia del Secretario de Comunicaciones y Transportes, ante la Comisión Permanente, a fin de que dé una explicación del hundimiento en el Paso Exprés de Cuernavaca, en el que por cierto nos la hemos rifado miles de mexicanos sin tener la menor idea de lo mal que estaba la obra.

Más valdría que las autoridades revisaran cuanta construcción millonaria se ha realizado en las carreteras de nuestro México. Pese a ser una de las más caras del país el Circuito Exterior Mexiquense, que fue concesionado a la empresa española OHL, presenta deficiencias en su infraestructura. Asimismo el tramo México- Querétaro de la carretera federal 57 es el más peligroso de México, al carecer de señalamientos, separación del tráfico por medio de un camellón central, demarcación, y diseño de intersecciones apropiadas, así como acotamientos pavimentados, entre otros.

En diversas entidades de México proliferan los proyectos carreteros inconclusos, a los que se destinaron miles de millones de pesos. A veces las obras están en el abandono, tal es el caso del boulevard Periférico Centenario que se construye al norte de la Ciudad de Zacatecas, su construcción lleva dos años y de la conclusión de las mismas ni hablar, porque no tiene para cuándo. Asimismo el plan Nuevo Guerrero que dio a conocer el presidente Peña Nieto en noviembre del 2013, con una inversión de 30 mil millones de pesos, presenta obras inconclusas.

Así las cosas, los mexicanos merecemos respeto, cuántos más accidentes deberán haber para que las autoridades se pongan las pilas y se den a la tarea de concluir las obras pendientes; sobre todo, qué tiene que pasar para que se responsabilicen y den seguimiento a las edificaciones, supervisen paso a paso cada obra con el fin de que no haya un muerto más, a causa de la corrupción, de entregar obras apresuradas o de plano mal hechas. ¿Hasta cuándo señores funcionarios públicos habrán de hacer bien su chamba?

Es una pena que tanto en autopistas de nuestro país como en calles y avenidas de la Ciudad de México, haya peligro por la situación de deterioro en que se encuentra el pavimento. Peor aún que nuestras autoridades se echen culpas unos a otros y no den la cara y solucionen los problemas que nos aquejan. ¿Hasta cuándo habrán de entender, que problema que se soslaya estalla?

tere_mora_guillen
@yahoo.com.mx