¿Y el método de calificación para el nuevo ombudsman? | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Hagamos Conciencia

¿Y el método de calificación para el nuevo ombudsman?

 


En las últimas semanas, como en las últimas veces en las que se ha realizado el cambio de titular de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, se ha tornado un ambiente enrarecido por descalificaciones que se leen en notas informativas que circulan en portales web y redes sociales, señalando “mano negra” para definir a la o al titular del organismo vigilante del actuar del Estado, además de verlo como una agencia de colocación de personal.

Deberá tener mucha prudencia y tino, el H. Congreso del Estado de Oaxaca, al manejar este tema, debido a que, aún sin haber sido ocupado por el nuevo o nueva titular, ya trae una carga de señalamientos negativos que ponen entre dicho a quién y quienes ocuparán ese organismo que de por si tiene una carga moral.

Mucho dependerá de las formas en que el H. Congreso, decida en primer término la terna de quienes podrían ocupar la titularidad, si existe opacidad en la selección, ya habrá lucubraciones que harán daño a la imagen de quién fuera elegido, y con todo lo que esto trae consigo, la descalificación de la población, que ahora tiene su fuerza en las redes sociales, con sus opiniones, fundadas o no, para opinar al respecto.

La Comisión de Derechos Humanos de la Cámara tiene en sus manos, la oportunidad de continuar con la transparencia del proceso, recordando que en días pasados permitieron la transmisión de las ponencias de cada uno y una de las participantes, acercando de manera positiva el proceso al público, cómo debe ser este y otros procesos de toma de decisiones, pero la pregunta es ¿fue una simulación de la primera etapa y ahora en lo oscurito, definirán la terna y al titular?
Con todo el candor de quien todavía cree en las instituciones, considero que no deberían cortar este proceso que ellos mismos comenzaron, deben hacer pública la evaluación de la terna y luego de la o el titular, que nos muestren el método empleado, para calificar o descalificar a los 39 participantes que se prepararon para exponer sus razones.
Muchos esperamos que se continúe con la claridad en la selección, es por el bien del Organismo, de quien quede al frente, porque le da certeza a la seleccionada o seleccionado, ayudando a disminuir los señalamientos de corrupción que se aproximan y que se leen, en muchos medios de comunicación.
Hay muchos métodos para seleccionar a la persona idónea para ocupar este puesto, supongo que entre tantos asesores y personajes doctos en la materia que cuenta el H. Congreso del Estado, habrá una fructífera discusión de cual emplear, de manera particular sin ser experto en la materia, se mencionan algunos métodos que resultarían útiles para evaluar a los y las candidatas, sólo con la intención de mostrar que hasta un simple ciudadano, como su servidor, puede elaborar una.
Tenemos por ejemplo el método de escala gráfica, de los más empleados, que si se aplica de forma adecuada, evita la subjetividad, consiste en aplicar un formulario de dos entradas en donde la primera columna tiene los factores de evaluación y las demás columnas tienen el grado de variación que va desde la menor puntuación hasta la mayor y así realizarla por cada uno y una de las participantes, la cuestión sería, ¿qué se evaluará en la primera columna?
Otro, es el método de investigación de campo, basado en entrevistas mismas que ya fueron realizadas, con la finalidad, en primer lugar de evaluar el desempeño de los entrevistados en sus “saberes” en derechos humanos, en segundo lugar un análisis más profundo con preguntas, mismas que ya les fueron hechas, en tercer lugar evaluar los planes de acción que se supone habrán llevado los y las candidatas, en cada una de las etapas citadas, deberán de ponderar una escala de calificación, para ir sumando sus resultados por cada participante, posteriormente se comparan en grupo y se obtiene a los tres de mayor escala.
O bien se puede usar el de elección forzada o el método de 360 grados, que puede ser quizás el más completo, porque no solo compara el desempeño de un momento de prueba, sino de la evaluación de un conjunto de personas, entidades, organismos y sociedad que puedan participar en ello.
Este ejercicio, insisto, sólo tiene la intención de mostrar que deberá existir un método de evaluación que se aplique a los participantes y que sería muy importante darlo a conocer.
Habrá que recordarles a los integrantes del H. Congreso del Estado de Oaxaca que la persona que seleccionen para ocupar el puesto, deberá hacer frente a evaluaciones de su desempeño, como lo dejan ver Alejandro Monsiváis y Lena Brena en su trabajo de investigación “Los ombudsman en las entidades federativas en México: ¿cómo explicar su desempeño?”, quienes proponen que una o un ombudsman debe contar con “capacidades institucionales, promoción de la legalidad y el Estado de derecho y contribuciones a la convivencia democrática”, cuyos componentes están establecidos en dicho documento, para que quién pretendan hacerse cargo de este organismo deberá -al menos- cumplir. ¡Es cuanto!
Twitter@g_vasquez