Gobernabilidad con pinzas | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Gobernabilidad con pinzas

 


Uno de los rubros que se ha descuidado por completo en la actual administración es la gobernabilidad. El estado va dando tumbos. No hay un solo día en que grupos y organizaciones de diversa naturaleza no pongan la nota. Hay cientos de conflictos agrarios que no tienen visos de solución y miles de demandas que no son atendidas o lo son con puras promesas. Una justificación ante las organizaciones que demandan recursos para obras u otras acciones es que no hay dinero y que el erario está vacío. Pero el dispendio se observa en otros rubros. Ahí no hay restricciones. Otro de los factores que inciden es que se otorgan apoyos a discreción para satisfacer a los protegidos del actual régimen, en tanto que al resto lo tratan con la punta del zapato. El titular de la Secretaría General de Gobierno, Héctor Anuar Mafud hace su mejor esfuerzo, aunque la energía –se dice- ya no le alcanza y tiene que mediar ante una entidad abotagada por la protesta, los bloqueos y el ninguneo al Estado de Derecho. Pese a los nulos resultados ahí permanece inamovible. Se advierte en la cúpula del poder estatal, que lo único que interesa es la figura, lo superficial, la frivolidad, no atender los grandes problemas del estado.

Hay quienes afirman que esta situación de atonía o anomia oficial, no se respiró ni en los peores tiempos del gobierno de la alternancia, pues no hay obras, no hay programas sociales, no hay absolutamente nada de que se tenga que informar a la ciudadanía. Pero la crítica y el análisis del actual régimen tiene un costo importante de negación. De poco sirven los viajes para promover inversiones si en la entidad se respira un ambiente de inseguridad e ingobernabilidad. No puede haber riqueza cuando no existe orden y Estado de Derecho. Lamentablemente ello parece ser lo que menos importa a quienes están en el candelero. El directorio de ejecuciones y crímenes ha ido en ascenso de forma inédita, pero tal parece que se trata de algo superficial y no de un tema serio y de consecuencias. No hay un solo día en que las casetas de cobro de Huitzo y Suchixtlahuaca no estén tomadas por grupos o normalistas. Es un constante dolor de cabeza del que el gobierno estatal se ha desentendido y es una mala lectura para quienes pretendan invertir en carreteras o autopistas. ¿Cómo recuperar su inversión ante el asalto permanente en las casetas de peaje?

Delito al alza

Como hemos comentado en ocasiones anteriores, el robo de los ductos de Petróleos Mexicanos no es nada nuevo en Oaxaca. Es un ilícito que tiene más de veinte años. Y las comunidades en donde viven los delincuentes que se dedican a este negocio ilegal, están bien identificadas. No es un secreto que los lugares por donde pasan los ductos que traen y llevan combustóleo a o de Salina Cruz, son los rehenes permanentes de estas bandas de los llamados huachicoleros. Asunción Ixtaltepec, Chivela, Santa María Petapa, Rincón Antonio, Matías Romero, Mogoñé, San Juan Guichicovi y otras agencias municipales, han sido desde siempre, los refugios de los ladrones de combustible. Es extraño que la Policía Estatal no se haya percatado que en la franja costera que comunica a Huatulco con Salina Cruz, se vende gasolina a granel a vehículos cuyos propietarios viven en las comunidades de esa zona o en otros tramos carreteros concurridos. La venta de gasolina robada es un secreto a voces entre los vecinos de decenas de poblaciones. Tal vez por ello, los supuestos golpes que asestan las autoridades se publiciten con tanta enjundia. El monto de lo que sustraen de manera clandestina es un negocio multimillonario, incluso se menciona al padre de una conocida ex presidenta municipal istmeña.

Las autoridades pues, saben y conocen cómo operan y hacen negocio con el combustible robado. No es un secreto. Y lo saben desde hace muchos años. Con los recientes cambios de comandantes que instruyó el Fiscal General del Estado, sin duda se percibirán los resultados, aunque sean magros y poco significativos. Quienes estaban ahí al mando solapaban no solamente el tráfico de indocumentados, sino abiertamente el robo y venta de gasolina robada. Insistimos: este ilícito es viejo y no hay duda que muchas gasolineras bien establecidas en la región istmeña sean abastecidas de manera ilegal. Parte de la que se procesa en la Refinería “Antonio Dovalí Jaime” de Pemex, va a parar a manos de los delincuentes y grupos criminales. Ahí está la hebra de una serie de asesinatos y ejecuciones que se han dado en la agencia “El Mezquite”, en el municipio de Ixtaltepec, en donde hace sólo unos días, dos personas fueron ejecutadas en sus domicilios por un grupo armado. Es loable el esfuerzo que realizan las Fuerzas Armadas y las corporaciones federales y estatales. Es una lástima, sin embargo, que los resultados a un delito que genera pérdidas millonarias al erario nacional, no pueda ser combatido de fondo y con mayor éxito.