Efectos negativos | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Efectos negativos

 


Sin asumir aún oficialmente el poder ejecutivo, las medidas que está asumiendo el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, están creando un entorno negativo en el país. La cancelación del proyecto del aeropuerto de Texcoco de inmediato tuvo reacciones inéditas en nuestra moneda. A nivel internacional se están sentando malos precedentes que no comparten millones y millones de mexicanos. La semana anterior por ejemplo, AMLO envió al Congreso una iniciativa de ley para cancelar las visitas de inspección en varios rubros: salud, ecología, asuntos laborales, etc. En el contenido de la citada iniciativa de ley se apela a la buena fe de aquellos que figuran en el padrón de comercio y otros, que antes padecían el acoso de inspectores y supervisores. Contempla algunas acciones al respecto. Lo grave es que sin ser ejecutivo federal pareciera estar traslapándose con el gobierno constitucionalmente en funciones, en una situación inédita de duplicidad. Hay quienes con afán crítico han descalificado algunas medidas descabelladas, que generan incertidumbre y malestar, pero sobre todo porque a lo largo de la historia, el gobierno electo guarda prudencia en el lapso que va de la calificación de las elecciones a la toma de protesta.

Lo que ha calado hondo es la forma tan ruin en la que descalifica a los medios de comunicación. Y en cosas graves no da la cara. Por ejemplo, uno de sus hijos fue descubierto como huésped de un costoso hotel de Madrid. Nada se ha dicho al respecto, pero si opina del caso, saldrá con alguna barrabasada. Es evidente el doble discurso, la doble moral. Pero se insiste e insiste en la lucha contra los corruptos y demás mensajes y dobleces. Faltan menos de dos meses para que tome posesión y en los medios aparece tanta información de lo que hace o dice que tal parece que ya está en funciones, lo que ha causado no sólo un efecto negativo en diversos rubros, sino hasta el escarnio público en redes sociales. Un columnista reconoció hace unos días que el discurso de toma de posesión del primero de diciembre podría convertirse en un informe de gobierno. Sin duda pues, esperan tiempos difíciles al país. Por lo pronto, a hechos graves como el incremento en el precio de la gasolina, parece utilizar la política del avestruz. La mayoría de legisladores del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), continúan igualmente con un doble discurso.

Obra sin avance

Un gran molestia ocasionó en el pasado festejo del Día de Muertos, el cierre parcial del histórico panteón de San Miguel, sobre todo porque no se difundieron medidas sobre dicha restricción, sino que la gente llegó con flores, veladoras y el propósito de compartir un rato en las tumbas y capillas, con sus difuntos, para encontrarse con el antiguo panteón cerrado con tablas y candados. Es importante recordar que dicho monumento histórico quedó seriamente afectado desde los sismos de 8.2 grados y 7.1 en la Escala de Richter, del 7 y 19 de septiembre de 2017, respectivamente. Se trata de un edificio antiguo cuyas paredes se observan con cuarteaduras y fisuras. Desde dicho siniestro ha permanecido parcialmente cerrado y con horarios restringidos para quienes acuden a visitar a sus familiares fallecidos. Sin embargo, lo que informaron los empleados del ayuntamiento que laboran en el panteón, es que el gobierno de la ciudad tomó esa decisión ante el peligro que representa que una multitud ingresara y pudiera provocar una tragedia, por el ruido o el movimiento. Sin duda, no estuvo por demás tomar las providencias que amerita una situación similar.

Sin embargo, lo que no ha convencido a la ciudadanía es la lentitud con la que avanzan las obras de rehabilitación. Es evidente que un monumento histórico debe tener la supervisión y vigilancia del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), además de cumplir con una serie de lineamientos arquitectónicos y demás. Ello no debe ser impedimento para que las autoridades responsables actúen con tanta dilación. Es prácticamente la parte central la que resultó con afectaciones graves. Y es evidente que se llevan a cabo trabajos de rehabilitación, pero su avance no se percibe y ello es notorio, pues a más de un año del siniestro referido, siguen las restricciones para el ingreso. Ni siquiera el año pasado fue objeto de las mismas, a pesar de que los sismos habían ocurrido en fechas recientes. En opinión de EL IMPARCIAL. El Mejor diario de Oaxaca, el ayuntamiento de la capital debe exigir a los responsables de la obra agilizarla y cumplirle a la ciudadanía oaxaqueña. Se trata de un referente de la memoria colectiva, habida cuenta de sus siglos de historia y de lo que alberga entre sus paredes y añosos nichos. Nadie quiere seguirlo viendo como una obra eterna y sin concluirse, sino abrirlo como ya es costumbre y mostrar ahí, como cada año, lo mejor de nuestra tradición del Día de Muertos.