Homicidios dolosos al alza | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Homicidios dolosos al alza

 


En un documentado reportaje publicado en un diario nacional, que toma como referencia el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en los dos últimos años, la estadística de homicidios dolosos se ha incrementado en Oaxaca un 44.34 por ciento. Destacan los cometidos de enero a agosto de este año: 804. Sin embargo su contraparte en Oaxaca, a cargo del Teniente de Navío, José Manuel Vera Salinas, no ha presentado un informe al respecto. En las reuniones frecuentes del Grupo de Coordinación Oaxaca, del que forman parte algunas dependencias del gobierno federal y estatal, no se reconoce esta cruda realidad. No hemos estado errados pues al insistir en este espacio editorial del tema de la inseguridad que prevalece en la entidad, pero sobre todo en el incremento en las ejecuciones en Tuxtepec y el Istmo de Tehuantepec, principalmente. La duda que nos queda es el por qué no se le ha informado al gobernador Alejandro Murat de esta situación tan grave, dado que Oaxaca es hoy en día una entidad insegura en el entorno nacional, aunque se le quiera maquillar como un remanso de paz. No ha sido fortuita pues nuestra insistencia en que se destaquen cosas relevantes, no que se publiciten minucias.
Las ejecuciones en las regiones antes señaladas son asunto de todos los días. Ya no es noticia que en Tuxtepec un comando armado penetre en un taller mecánico y acribille a uno o dos sujetos, tampoco es una novedad que en Juchitán –más que en ninguna parte del Istmo- un sicario solitario o en grupo, acabe con la vida de una pareja o un parroquiano. Ello conlleva la tesis de que los grupos criminales andan como “Pedro por su casa” y en absoluta impunidad. Pero ello parece ser algo vedado para quienes tienen a su cargo la seguridad pública de los oaxaqueños. No dicen ni una palabra de estos hechos. En este diario hemos llevado una cuenta puntual de los homicidios dolosos, a veces hasta con nombre y apellidos. Nadie nos ha rebatido que la estadística criminal va en ascenso, lo mismo que los feminicidios, tanto que un grupo de actores y actrices que presentaron una obra en el Teatro Macedonio Alcalá, se mostraron desnudos (as) ante los medios de comunicación para sostener que: “ni una más”. El llamado fue para el gobernador Murat Hinojosa que pareciera no tomar en cuenta esta realidad tan preocupante.

Afloran cuentas viejas

La semana anterior trascendió en los medios de comunicación impresos y electrónicos que los y las legisladoras del Congreso local habían rechazado validar las cuentas del ex gobernador Gabino Cué. No hace falta ser demasiado inteligente para saber que han pasado ya casi dos años de que se dio el relevo y que al menos cuatro ex funcionarios de primer nivel han estado en prisión por presuntos malos manejos. Tres de ellos lograron llevar su proceso en casa y sólo uno, el ex titular de los Servicios de Salud en la entidad, Germán Tenorio, sigue en el penal de Santa María Ixcotel. También es parte de los comentarios de café o mesas familiares, que con algunos, que fueron quienes de veras saquearon la entidad, parece haberse dado un arreglo extra judicial, como Jorge Castillo, el financiero de Cué Monteagudo y Netzahualcóyotl Salvatierra, ex titular de la Secretaría de las Infraestructuras y Ordenamiento Territorial Sustentable (Sinfra). Ambos gozan de cabal salud, no obstante abultados expedientes de maniobras financieras y en la obra pública. Pese a lo anterior, de repente volvió aparecer el tema, ahora con señalamientos al controvertido ex titular de la Auditoría Superior del Estado (ASE), Carlos Altamirano Toledo, a quien se señala de haber dejado pasar las anomalías.
Es importante subrayar que la acción de la justicia en lo que respecta a los emisarios del pasado régimen, parece haber sido selectiva. Ni se detuvo a todos los que estuvieron ni se aprehendió a todos los que son. Mala señal. Justicia selectiva o, en palabras que le acuñaron a Don Benito Juárez: “para los amigos justicia y gracia; para los enemigos la ley a secas”. Por ejemplo, todo mundo se ha preguntado: si cayó Javier Duarte, Roberto Borge, y está en la mira César Duarte, ex gobernadores de Veracruz, Quintana Roo y Chihuahua, respectivamente, ¿cuál es la razón de Estado para que no se proceda legalmente en contra de Gabino Cué, responsable por comisión u omisión del quebranto millonario que recibió la administración actual? Entre la ciudadanía queda la interrogante respecto a irse por los lugares comunes y dejar a las cabezas impunes. El erario oaxaqueño sufrió un quebranto de más de 14 mil millones de pesos, sin embargo, quienes lo operaron en verdad han estado libres y gozando de cabal salud. Cuando ellos caigan en manos de la justicia, los oaxaqueños podremos estar convencidos de que se ha actuado con todo el peso de la ley.