Demonio incendiario | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Escaparate Político

Demonio incendiario

 


En la historia del incendio de Roma, se dice que el emperador Nerón aprovechó el incendio del año 64 d.C. para erigir su gran palacio, la Domus Aurea, mientras acusaba a los cristianos del desastre para alejar de sí las sospechas. Hoy, la mano del pirómano Flavio Sosa “El Demonio de Tasmania”, se ve en la quema de casas y carros en los asentamientos que controlaba “Pancho Mugres” alrededor del tiradero de basura municipal. También culpa a otros de la inusitada violencia que motivó hasta la presencia del Ejército Mexicano.
Analistas sobre cuestiones de seguridad examinan el comportamiento de este agitador nato. Concluyen que es la misma táctica de terror percibida en los conflictos políticos incitados por Flavio Sosa, operador estrella del partido Morena. Hay que recordar los métodos que utilizó en el 2006 al frente de la APPO y el cártel 22, cuando incendiaron, literalmente, nuestra ciudad. Lo mismo pasó en Choapam a principios del gobierno “del cambio” que devino en el “gabinato”. Llegó al extremo de una masacre. El 14 de mayo de 2011 mataron a 10 campesinos. Hubo 14 heridos de bala, nueve de ellos aún padecen secuelas.
Marisela Silva López, quien encabezó el mes pasado una protesta frente al Palacio de Gobierno, informó que aún están pendientes 16 órdenes de aprehensión contra los responsables. Reiteró su acusación contra Flavio y su lugarteniente César Mateos. Es la hora en que no aplican justicia.
A decir de los activistas de la 14 de junio Flavio Sosa es el “principal incitador” de los militantes del partido Morena en la colonia Vicente Guerrero. A eso se debe que en el enfrentamiento de ayer, el método de los “morenistas” para sembrar el terror haya sido el incendio de casas y vehículos. Obvio, el mismo procedimiento aplican los matarifes de la otra banda delincuencia. No pueden llamarse organizaciones “sociales”.
Acusan también que la presidenta municipal de Zaachila, Maricela Martínez Coronel, neófita en cuestiones políticas, es fácilmente manipulada por “El Demonio de Tasmania” para aplicar la Ley del Talión.
El terrorismo de ayer en esas colonias de Zaachila, no tiene precedente. Lo curioso es que, hasta anoche, no había detenidos, de ningún grupo. Me dicen que la Policía recibió instrucciones de “actuar a medias”. A eso se debe que ni “Pancho Mugres” ni su hijo Javier, y menos Flavio Sosa, hayan sido perseguidos. El Ejército sólo hizo presencia para disuadir.
Javier quien ahora también es cabecilla de la CNP, no sólo dirigía la ofensiva de sus huestes, paseaba su impunidad en una camioneta suburban con pistoleros en cuatro motocicletas. Por cierto, el hijo de “Pancho Mugres”, tenía prevista para hoy una recepción para que el líder nacional de CNP Eduardo Santillán Carpinteiro, lo ungiera “líder”. Vaya, ingenuidad ?No sabe la clase de alimaña que quiere empoderar? Javier es más sanguinario que Juan Luis Martínez a quien expulsaron como dirigente de CNP en febrero del 2013.

Bajo sospecha

De acuerdo con los informes filtrados por el colega Alfredo Martínez en el Diario Tiempo, el polémico Alejandro Avilés Álvarez, sigue fiel a sus negocios desde la facilidad que le permite su influencia política. Son transacciones millonarias, como el de su constructora. Sólo para el pago quincenal, requirió de tres cuartos de millón de pesos en efectivo. Tal fue la cantidad que uno de sus empleados y un guardaespaldas, retiraron del banco donde los asaltaron con resultados fatales.
La suspicacia surge desde el momento en que el custodio que murió era el mismo comandante del equipo de seguridad de Avilés, en sus tiempos de poderoso funcionario.
La trayectoria pública de Avilés, siempre ha estado en el ojo del huracán. Su debatible actuar alcanzó los límites más altos de la controversia como líder indiscutible de la LXII legislatura. Arrancó al Ejecutivo prebendas como la facultad de poner y quitar administradores municipales, triplicar el presupuesto cameral, imponer a 23 administradores municipales con gran impunidad para saquear las arcas públicas; protegió a presidentes municipales que no rindieron cuentas, etc.
Su gran mérito fue fidelidad y complicidad con su partido, el PRI, y con los mandos cupulares durante la marginación que padecieron en el sexenio del “gabinato”. Al ganar Murat, lo premiaron con la segunda posición política más importante después del gobernador.
Dos hechos que hablan de que va cuestabajo.
1. Cuando Avilés conducía los hilos en el Congreso y Adolfo Toledo Infanzón, manejaba la comisión de auditoría, recibían a cuanto presidente municipal les pedía impunidad. Aunque las auditorías detectaban desvío de recursos, se encargaban de que el poder judicial, máxima autoridad en este tipo de revisiones junto con la “autónoma” ASE, se hicieran de la vista gorda. A esto se atribuye que, hasta hoy, la Auditoría Superior del Estado, se atreva consignar a la Fiscalía General, 45 expedientes de presidentes municipales acusados por presunto desvío de recursos públicos.
2. Al frente de la Segego se enfrentó a los chapos Martínez, Abraham y su hijo. Intento quitarles poder. No pudo. Ambos, cobijados por el Morena y su dueño, “El Peje” AMLO, mantienen control férreo de la Universidad Benito Juárez. En la disputa por el edificio central, manejó otro grupo con “La Loba” Leticia Mendoza, para contrarrestar a los Chapos. El resultado fue terrible. Incendiaron, por segunda vez, el histórico inmueble.
Antes de su sorpresivo cese, Avilés creó otro sindicato, el de Universitarios Académicos (SUA). Siempre de la mano de Leticia, se atrevió a imprudencia colosal. Si la UABJO está en inanición con la carga de cinco, aún se atrevieron a imponerle el sexto sindicato.
El “líder” es Amado Miguel Wilches Ramiro a quien tripula el sempiterno Silviano Cabrera Gómez. Amenaza con suspender actividades académicas y de investigación en toda la Universidad, si no les pagan un bono.
Comentan que Silvano tiene la orden de su jefe Avilés de “desestabilizar a la Universidad” y, de paso, chantajear para conseguir el bono que otorga el Gobierno del Estado.
?Pobre Universidad! Reventada por este tipo de chantajistas que lo único que buscan es dinero.
Al SUA le dieron su registro las autoridades de la JLCyA por instrucciones de Avilés, poco antes de que cayera en desgracia por usar un helicóptero del Gobierno para fines familiares.

Visítenos en: www.escaparatepolitico.com
O escríbanos a fsj9420@prodigy.net.mx
Twitter: @escaparate_oax
Facebook: escaparate_politico@hotmail.com