Las universidades todas, debe producir mejores líderes | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Es mi opinión

Las universidades todas, debe producir mejores líderes

 


Los ciento siete años de la Universidad Nacional Autónoma de México, (Creada en 1910) y el discurso de Justo Sierra sigue vigente donde manifiesta: (…) nosotros decimos a los universitarios de hoy, la verdad se va definiendo, buscadla, enfatizando que (…) tenéis encomendada la realización de un ideal político y social que se resume así: democracia y libertad.

Es un tema obligado para quienes tenemos por oficio comentar sobre asuntos que impactan de una u otra forma a la sociedad. Perfectible como todas las instituciones humanas, los más de cien años de la UNAM ofrecen contextos de primer orden para la reflexión trascendente.

La UNAM es reconocida por propios y extraños como la fuente más importante de conocimiento universal en nuestro país, que da carácter a quienes en sus aulas forman su espíritu y adquieren la ciencia que les permite vislumbran las tareas que harán en el ejercicio de sus carreras. Como todo buen árbol, la lógica más elemental supone que debe producir buenos hombres en la más amplia acepción del calificativo “buenos hombres”. “Por mi raza hablará el espíritu”.

Este lema abarca todas las acciones que la institución realiza para hacer mejores a los hombres. Así, la UNAM como todas las universidades del mundo, suponemos buscan mejorar a los hombres, para mejorar a la sociedad y que en sociedad los individuos puedan acceder a niveles superiores de convivencia y sano desarrollo.

Muchos y brillantes maestros y filósofos del mundo se han ocupado de los llamados, “problemas del conocimiento”. Libros y más libros se han escrito sobre este tema. El debate sigue y al parecer seguirá, al fin, fruto del crecimiento intelectual del hombre mismo. El Consejo Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, bien haría preguntarse qué tan buenos hombres ha producido esa institución, especialmente en los albores del tercer milenio, cuando se habla del “poder del conocimiento”

En lo personal me pregunto, y sin temor a equivocarme, al hacer esta pregunta, sé que represento a los mexicanos poco más o menos informados como yo. Si la teoría del conocimiento supone que las universidades hacen mejores a los hombres, entonces, ¿Por qué la sociedad mexicana está tan descompuesta y en decadencia? En la ignorancia que me acompaña, me pregunto también: ¿No son capaces las universidades de formar líderes honestos y científicamente capaces de gobernar bien a un país lleno de ignorantes como yo?

Aquí debo subrayar que no es mi propósito aguar la fiesta del cumpleaños de la UNAM, ni descalificar a quienes han puesto su esfuerzo en hacer grande a esa institución pública. Al contrario, más universidades necesitamos, pero eso sí, con mayor capacidad y vocación de autocrítica para que sean fuentes preclaras del conocimiento universal. Las universidades todas, debe producir, mejores líderes políticos, mejores economistas, mejores periodistas, mejores médicos, mejores maestros, mejores artistas, mejores sacerdotes, mejores diputados, mejores gobernadores, mejores presidentes de la república. Mejores hombres para no hacernos bolas.

No es necesario un doctorado en ciencias, para saber que nuestros ambientes vital, y socialmente están contaminados con miles de programas de estudios que las universidades, públicas y privadas, presumen como “estudios de excelencia” “líderes competitivos”: ¿Qué se entiende por excelencia y competencia en esas propuestas? ¿Qué tipo de líderes se forman en las universidades, insisto, públicas y privadas?”

Si no hay nada extraño, ni nada descompuesto en las instituciones de educación superior, entonces ?Qué es lo que está pasando en nuestro ambiente social e institucional? No soy exagerado ni extremista, se trata de una sincera invitación para que todos, sabios e ignorantes, maestros y estudiantes hagamos mejor la tarea en materia de educción. Esto es importante. Y ¡Hay que decirlo!

Es mi opinión. Y nada más…
raulcampa@hotmail.com