Urgen las carreteras | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Urgen las carreteras

 


Si el objetivo es llevar mayores beneficios a los diversos sectores de la población istmeña y de la Costa, el reto y compromiso debe ser agilizar las obras de las carreteras Oaxaca-Istmo y Oaxaca-Puerto Escondido, pues los oaxaqueños esperan que ahora sí se pase de las palabras a los hechos ya que el tiempo corre.

A pesar de que existe el compromiso de las autoridades de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) de terminar las carreteras a la Costa e Istmo de Tehuantepec, los oaxaqueños confían que en esta ocasión se cumpla con la palabra empeñada, ya que después de varios años han sido limitados los avances, lo que ha pospuesto las aspiraciones de progreso y desarrollo.

Para aumentar la inversión en carreteras, la dependencia apoya ahora modelos de participación público-privada. Los Proyectos de Prestación de Servicios (PPS) son el nuevo esquema de concesiones, donde éstas son entregadas mediante licitación pública, otorgadas al que solicite menor apoyo económico del gobierno.

La SCT fija las tarifas máximas así como el plazo de la concesión y el gobierno realiza una aportación inicial con recursos públicos. Para el PPS, el plazo de contratación del servicio es fijo, de 15 a 30 años, el contrato es una asociación entre SCT y la empresa privada, donde la prestación del servicio es realizada por la empresa a cambio de pagos trimestrales basados en la disponibilidad de la vía y su nivel de uso.

Hoy se presume que la construcción de la autopista Oaxaca-Puerto Escondido en el tramo Barranca Larga-Ventanilla permitirá reducir los tiempos de recorrido de la ciudad de Oaxaca de Juárez a las Bahías de Huatulco, al pasar de 6:30 horas a 3:30 horas en promedio. Disminuirá los costos de operación del transporte federal para ofrecer una mejor comunicación con la Costa, impulsar el desarrollo turístico de la entidad y mejorar la seguridad para los usuarios de la vía.

Un compromiso de la actual administración estatal es precisamente alentar la conclusión de estas obras y antes de que concluya el gobierno de Enrique Peña Nieto, pero la ausencia de recursos y la poca disposición de la empresa constructora poco abona a confiar que se reanudarán los trabajos. Oaxaca ya no puede seguir posponiendo estas obras que ayuden a detonar progreso y desarrollo.

Empleos Formales

La ocupación en el sector informal, que se refiere a todas aquellas actividades económicas de mercado que operan a partir de los recursos de hogares, pero sin constituirse como empresas con una situación independiente de esos hogares, va en aumento.

Constituye el trabajo no protegido en la actividad agropecuaria, el servicio doméstico remunerado de los hogares, así como los trabajadores subordinados que, aunque trabajan para empresas formales, lo hacen bajo modalidades que evitan la seguridad social.

De ahí que para estar en condiciones de empezar a disminuir el número de mexicanos mayores de 18 años que están desempleados, se requiere generar anualmente un millón 700 mil plazas, lo cual sólo será posible manteniendo como mínimo tasas de crecimiento del 6 por ciento del PIB anual.

Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del primer trimestre de 2017 en el estado de Oaxaca, un millón 308 mil trabajadores formaban parte del empleo informal en alguna de sus modalidades. La población de 15 años y más disponible para producir bienes y servicios en la entidad fue de un millón 640 mil personas (55.9 por ciento del total), cuando un año antes había sido de un millón 651 mil (57 por ciento).

Esta variación en 11 mil personas es consecuencia de las expectativas que tiene la población de contribuir o no en la actividad económica. Mientras que 72 de cada 100 hombres de 15 años y más son económicamente activos, en el caso de las mujeres, 42 de cada 100 están en esta situación.

El crecimiento económico inconsistente y las nuevas formas de contratación han originado un virtual estancamiento en la generación de empleos formales, tanto en Oaxaca como en el resto del país, lo que aunado a una inflexible estrategia de topes salariales ha llevado a la pauperización a más de 70 por ciento de la población en el país.

Desde hace varios años, la política fiscal en el país en lugar de generar más fuentes de trabajo las inhibió, pues la creación de nuevos impuestos dirigidos a los mismos contribuyentes afectó también de forma directa los empresarios formales. Si bien los empresarios están conscientes que hay que pagar impuestos, también recuerdan que en este país cuatro de cada 10 pagamos impuestos.

De acuerdo con su informe Perspectivas del Empleo 2017, actualmente casi seis de cada diez trabajadores están empleados de manera informal en México y la gran mayoría de estos trabajadores no están cubiertos por la seguridad social.