La muerte tiene permiso | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Debates y Deslindes

La muerte tiene permiso

 


Adiós, señor obispo
—Los seis magníficos

“En la selva los cazadores nunca le tiran a las hembras ni a las crías, hay un código de honor. Aquí en la política oaxaqueña vuelve aparecer un personaje siniestro que no puede enfrentar al macho y le dispara a la crías y si son hembras utiliza tiros expansivos”.
Una ola de violencia se ha desatado en Oaxaca con un destinatario común, la clase política que ha detentado en un momento puestos intermedios de presidentes municipales, síndicos, diputados locales, etcétera. De los que llevo en la cuenta han aparecido en el escenario oaxaqueño en un año más de 12 asesinatos de ese tipo de personajes que anhelan el poder y el dinero fácil que da la política. Parece que hay otros que también lo desean y ven en la violencia y el asesinato la posibilidad de sacar a sus competidores del escenario y quedarse con el Botín. Dos personajes con estas características de políticos militantes que anhelan volver a detentar el poder y firmar el presupuesto y están en la contienda política de las definiciones, me comentaron que la situación se está poniendo muy peligrosa y que ellos como precaución han puesto en manos seguras de amigos, notarios, autoridades y fuera del estado, los datos de las personas que le disputan el poder y que puede por la vía rápida borrarlos de la lista de electores y de elegidos.
Grave situación a la que hemos llegado. En el país hay más de 600 mil personas asesinadas y ahora con verdadero terror vemos que la violencia ataca en especial a la clase política oaxaqueña, las formas civilizadas que utilizaban en otros tiempos de dar embajadas u otros puestos a los derrotados han desaparecido.

Todavía recordamos a nuestro querido inolvidable general Álvaro Obregón, quien afirmaba que no había general que resistiera un cañonazo de 50 mil pesos. Ahora, por los fraudes y desfalcos que ocurren en las dependencias oficiales, esos cañonazos se han multiplicado y suman ahora varios millones de pesos con lo que se apacigua a un político. Sin embargo parece que ya no es de suficiente el dinero para renunciar a un puesto político, se obtiene más en el puesto dicen.

Estos personajes han de estar verdaderamente asustados para confiarme estas cuitas. Yo que nunca personalizó en mis columnas y hablo de temas generales, creo que sólo en tres ocasiones hablé de uno o dos políticos oaxaqueños. No creo en esa forma de periodismo. Esta situación me preocupó, si revisamos El imparcial vemos que llegan a más de 15 los muertos incluyendo a dos empleados de este diario. ¡A la que hemos llegado!, en esta nación sin controles, donde la naturaleza nos pone el ejemplo de estar moviéndonos el tapete cada viernes, se agrega la violencia en la política. El gobierno estatal y el federal son incapaces de controlar las ambiciones políticas y económicas de los grupos locales y municipales, vemos con tristeza que la muerte tiene permiso.

Eclesiásticas
Invitado por una persona a la que respeto profundamente y admiro, fui a la misa del santuario de la Soledad en la que se despidió el arzobispo José Luis Chávez Botello, de Oaxaca. Esperaba encontrar la iglesia llena de fieles que despedían a su pastor con lágrimas en los ojos y conmovidos por su sabiduría, no fue así. La concurrencia era más o menos la misma de una misa del jueves en la tarde, había numerosos sacerdotes oficiantes y oficio el obispo ese ritual maravilloso que es la santa misa, que se repite millones y millones de veces en todo el mundo católico. El obispo en su homilía nos dijo que no se iría, que esta no era una despedida, sino un hasta luego. Y seguramente tiene razón, ¿adónde va un obispo, se tiene que quedar entre su última grey. Nuestro obispo mantuvo su comunidad unida, fue una larga y difícil lucha porque grandes fueron los retos de Oaxaca, festejemos sus aciertos y diremos que confiamos en la aprobación de sus fieles, diremos que recogió lo que sembró: paz unidad y concordia entre sus fieles.

Otro hombre ocupará su lugar, esperemos que tengan la misma sensibilidad a las necesidades sociales, a la miseria y el hambre que hay en Oaxaca, al consuelo que necesita una sociedad tan agredida desde su infancia por los maestros del Cártel de la 22, más tarde por las policías, por la naturaleza y por una administración estatal que finalmente no puede atender las demandas y necesidades de la sociedad, enfrascada en las disputas de una clase gobernante que no quiere dejar el poder y que no quiere cambiar. Despidamos a este hombre que sin duda alguna actuó de buena fe.
Tregua electoral

No puede uno dejar de escribir sobre la contienda electoral y sobre la agenda que dicta cada semana Andrés Manuel López Obrador. Cada lunes como máximo actor político anuncia el tema a discutir en los próximos días. Sólo le llega a los talones en la presencia noticiosa el “peloncito” Anaya que no ha salido de una cuando ya se metió en otra: fraude, lavado de dinero, o apropiación tramposa de objetos o posiciones políticas.
Evidentemente que es un alumno aventajado de mafioso. Él niega lo que ocurre y le da un tinte político a esas acusaciones, pero ahí están, surgen cuando se ve su vida pública, cuando se analiza su fortuna. Es el típico trepador social cuya boda, relaciones, amistades son utilizadas para ascender en los puestos y hacer más y más dinero. Eso no tiene nada de malo, me dirán y tienen razón, en el capitalismo salvaje esa es la razón de la existencia, pero hay reglas de juego, reglas que por lo que vemos las ha violado cada momento este “peloncito”, que incendia todo lo que toca para sacar una jugosa tajada. Imaginémonos si eso hace con el dinero privado, qué no hará con el público.

Por otra parte, yo no creo que haya todavía nada definitivo, faltan los meses críticos y el PRI metió a puro peso pesado, llenos de mañas, no para levantarla figura de José Antonio Meade, sino, para el día de las elecciones: meter votos rellenando las urnas, taquear la elección, robarse las urnas, acarrear gentes de otros distritos, trampear en el día de la votación. En eso son todos primeras figuras. Para eso los metieron a la campaña. No olvidemos que esta será una elección de Estado.