Reconstrucción: A paso de cojo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Reconstrucción: A paso de cojo

 


Sin duda alguna nos ha llovido a los oaxaqueños. Miles de viviendas resultaron dañadas con los sismos de septiembre de 2017. Muchas de ellas no han recibido un solo intento de ser demolidas o reparadas. Los damnificados acusan abandono, en algunos casos; en otros, tortuguismo burocrático. Se habla de favoritismo en empresas foráneas, que han estancado más la reconstrucción. Y ciertos ediles, como Gloria Sánchez López de Juchitán de Zaragoza, más por afán protagónico que por atender las necesidades de su pueblo, insiste en otro censo. Como ya hemos comentado en este mismo espacio editorial, hay todavía escombros en las calles y avenidas. Es decir, a cinco meses del siniestro del 7 de septiembre y el remate del 23 del mismo mes, ni siquiera eso ha sido posible en poblaciones afectadas como Asunción Ixtaltepec. Sin embargo, el problema se ha complicado para los gobiernos estatal y federal. Según datos aportados por la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPCO), hasta el pasado lunes se habían contabilizados 80 escuelas, 5 hospitales, 3 universidades y cerca de 4 mil casas afectadas por el siniestro de 7.2 grados en la escala de Richter, en la costa.

Ello sin tomar en cuenta el otro sismo, éste de 6 grados, que nos despertó en la madrugada del mismo lunes y los subsiguientes, que obligaron a las autoridades del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), a suspender las actividades escolares en colegios públicos y privados. Al momento, la Coordinación Nacional de Protección Civil, dependiente de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), ha emitido la declaratoria de emergencia en 33 municipios de la región de la Costa, que los hace susceptibles de recibir el apoyo del Fondo Nacional para Desastres Naturales (FONDEN). Esto es, no solamente resultaron afectadas poblaciones como Santiago Jamiltepec, Pinotepa Nacional, San José del Progreso y Huaxpaltepec, sino una treintena más, lo que implica daños mayores y devastación. En EL IMPARCIAL. El Mejor diario de Oaxaca, hemos publicado en estos días, sendos reportajes sobre la situación que prevalece en la región, así como entrevistas a algunos damnificados que están en espera de que la Providencia o el gobierno les tienda la mano. Obvio, no será tarea fácil si se parte de la premisa de que quienes padecieron efectos similares en sus vidas y patrimonio hace cinco meses, aún siguen esperando la realidad de la benevolencia gubernamental.

SNTSA: ¿Obstinados o irresponsables?

La semana pasada el ex titular de los Servicios de Salud en el Estado (SSO), Juan Díaz Pimentel puso sobre la mesa del ejecutivo estatal su renuncia al cargo, que desempeñó por un breve tiempo. Ésta era, por lo que pudimos captar en el prolongado conflicto de los trabajadores sindicalizados, regularizados y demás, una de las condiciones para allanar la solución a la problemática. Ello desde luego, era parte del capricho de algunos dirigentes, para evitar que las irregularidades, tráfico de influencias y demás vicios, salieran a flote. Pero no. Cientos de trabajadores, de conformidad con los acuerdos emanados de una asamblea reciente, se negaron a retornar a sus actividades el pasado lunes 19 de febrero. Una actitud irresponsable y aberrante, habida cuenta de la situación de emergencia que vive el estado, a raíz de los sismos que nos han golpeado. Los integrantes de la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSS), no aceptaron los compromisos asumidos por sus dirigentes y prácticamente los han rebasado, poniendo en entredicho al Secretario General, Constantino Mario Félix Pacheco, que se ha regodeado en la renuncia de Díaz Pimentel, la cual ha asumido como una conquista de su gremio. Pero no es así.

Según trascendió, en la asamblea que sostuvo el viernes el pleno de delegados pertenecientes a la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salubridad y Asistencia (SNTSA), se destaca que el ejecutivo estatal, Alejandro Murat cumplió en tiempo y forma con los compromisos asumidos, por lo cual, es imponía el retorno de todos los trabajadores a sus respectivos centros de responsabilidad, en todo el estado. Pero nada ocurrió. Mentes perversas y manos que manejan dolosamente a ciertos sectores, se han negado a cumplir y, emulando a los parásitos de la Sección 22, han copiado a la perfección sus esquemas de chantaje y presión. Se dice incluso, que no obstante la burla a las autoridades, algunos cabecillas sindicales, una vez que se liberaron los pagos a los regularizados, contrataron a cientos de ellos, fuera de todo orden legal y presupuestal. El gobierno estatal cumplió con la mayoría de las demandas laborales, por lo que no existe justificación alguna para que trabajadores sin escrúpulos sigan jugando con la vida de los oaxaqueños, sobre todo de aquellos que menos tienen.