MORENA: Triunfalismo acartonado | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Paradojas y Utopías

MORENA: Triunfalismo acartonado

 


RAÚL NATHÁN PÉREZ

1).- El espejismo y la confianza

El Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), el partido de Andrés Manuel López Obrador, ese fósil de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM –mi Alma Mater- a la cual ingresó en 1973 y se recibió en 1987, está excedido en confianza. Adolece de lo que el PRI padecía hace años: un triunfalismo burdo y acartonado. En efecto, el fenómeno AMLO ha pegado duro en Oaxaca cuando aparece en la boleta. En 2006 y en 2012. Pero ahora es 2018, el tabasqueño se advierte desgastado e intolerante; con un discurso atropellado y repetitivo. Presto a arremeter en contra de quien lo contradiga. Jesús Silva-Herzog Márquez, Enrique Krauze, Leo Zuckermann o Raymundo Rivapalacio, son los últimos.

En Oaxaca, una de sus peores cartas de recomendación fue el cuestionado gobierno de Gabino Cué. Su discípulo favorito, en cuyo gabinete incrustó de manera atípica a su principal operador en Oaxaca: Salomón Jara. Éste fue, durante los dos primeros años del mal llamado “gobierno de la alternancia”, titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Forestal, Pesca y Acuacultura (SEDAFPA). Y salió como las chachas: tras bambalinas. Cué ni siquiera le informó de su relevo. Fue una salida penosa. Ni explicación ni satisfacción tuvo Jara, con un desfalco brutal.

2).- En la pepena

AMLO ha tenido una virtud: con su discurso del fascismo más puro y refinado, ha pulverizado a la izquierda mexicana. “Están conmigo o contra mí”. Al principio se montó en el PRD. Pero rompió con él. Y creó su propia Iglesia: MORENA, en donde es a la vez, sacerdote y Mesías. O como dijera el historiador don Luis González: es a la vez, enfermero, profiláctico y salutífero. No le apuesta a los seguidores; quiere fanáticos. No son prosélitos los que busca; anhela incondicionales. “El sectario está convencido de que cualquier pacto con el otro es obsceno… Quien cuestiona al prócer, le hace el caldo gordo a la mafia… MORENA ha sido traicionado antes de ganar el poder. El caudillo lo ha entregado al cálculo de sus ambiciones”. (Jesús Silva-Herzog Márquez, AMLO 3.0, en Reforma, febrero 5, 2018).

Me pregunto a menudo: ¿de qué ha vivido, sin trabajar durante tantos años? Hay razón en quien piensa que no se trata de un político profesional sino de un vividor con coartada profesional. Se asume liberal moderno. Para fortalecer sus cuadros de fanáticos ha ido recogiendo la basura de la izquierda: maestros que han estado sujetos a proceso; perredistas oportunistas y chapulines. En mi opinión mutó del fanatismo anquilosado al oportunismo militante. Si no gana habrá “chingadazos”, ya advirtió John Ackerman, el ideólogo de AMLO.

3).- Un discurso incendiario
El discurso de AMLO, no ha contribuido en nada a la reconciliación y unidad de los oaxaqueños. Al contrario, ha polarizado más el encono y el odio. Hay que escuchar a los alfiles del Cártel-22, para darse cuenta que “el socialismo” –según ellos- está a la vuelta de la esquina. O al menos, la Revolución Bolivariana, a la Chávez. Dulce belluminexpertis. “Dulce es la guerra para los que no la han vivido”. La Reforma Educativa y su fracaso son recurrentes.
No hay una propuesta para mejorar la calidad de la educación, sino sólo sobadas de lomo a los maestros, para atraerlos a su causa electoral. El Mesías Tropical parece no escuchar las protestas de sus seguidores en torno a la venta de candidaturas. Los zafarranchos y enfrentamientos han estado a la orden del día. En Tuxtepec, por ejemplo. Si en el PRI se le fueron los demonios encima a Alejandro Avilés, por considerar que era la peor opción como coordinador de la campaña de José Antonio Meade en Oaxaca, Salomón Jara y su parentela, no se salvan del estigma, sólo que de AMLO.

4).- Entre fanáticos te veas
Una acción de incongruencia y oportunismo fue haber hecho alianza con el membrete denominado Partido Encuentro Social (PES). Los pastores cristianos haciendo su agosto. Enajenando la fe de otros fanáticos. Los que regentean el Consejo de Iglesias Evangélicas, como Elías Betanzos, negociando posiciones. Ya la hija está en la estructura de gobierno. En el Istmo traen un enjuague perverso. Pastor Girón ya tronó con “Los Chendos”, pues los cristianos traen como su carta fuerte a otro Santo de su iglesia: Samy Gurrión. Un lugar ad hoc para el teco, que hasta hoy ha estado como “pedo en bacinica”.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:
-¡Vaya, desmadre que se traen en la Comisión de Procesos Internos del CDE del PRI! Primero le dieron cuerda a una caterva de atolondrados (as) para que se inscribieran como aspirantes, luego los batearon. Hay que ver a los “improcedentes” buscando vengarse de su partido.

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial Twitter: @nathanoax