Camaleones reciclados | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Detalles

Camaleones reciclados

 


A pocos días de terminar las precampañas el ambiente político sigue tan viciado que ya nadie cree que realmente ocurrirá un cambio, durante este 2018 los precandidatos para abanderar sus partidos y sus nuevos colores, en el caso de algunos, no nos ha dejado ninguna sorpresa, los nombres de muchos de ellos han estado tantas veces en las boletas de las elecciones que, en lugar de causar coraje, asco o una sensación de que nuestro país sigue siendo gobernado por viejos cacicazgos políticos, lo que provoca es una apatía generalizada.

Se supone que esta elección, en la cual la alternancia podría darse otra vez, está anunciada como una batalla presuntamente campal, ya que los últimos gobiernos priistas y panistas no han logrado que los mexicanos tengan mejores condiciones de vida generalizadas, y al contrario han hecho que se incrementen la pobreza y el descontento social hacia las instituciones gubernamentales y a hacia los partidos políticos.

Me da la impresión que los aspirantes sólo están corriendo como perros famélicos hacia los platos con croquetas, sin importar qué o quién esté en su camino ellos deben llegar solamente a comer, porque no traen propuestas de trabajo, sólo discursos denostativos en contra de otros aspirantes, hasta de sus propios partidos, todos quieren escaños, poder, imagen pública, quizá algunos sí busquen hacer política , algunos ya los han ocupado con anterioridad, y su nulo trabajo los ha hecho pasar sin pena ni gloria.

La fuga de cuadros es impresionante, nuestros políticos parecen párvulos peleándose por la sonaja en la escuelita, si no la obtienen lloran, gritan, y si siguen sin tenerla, se cambian de escuela, hasta que la obtengan.

Muchos dejaron las ideologías de sus partidos, y los fundamentos con los que crecieron en sus carreras políticas, cambiando de color como camaleones, sólo si les conviene, es aquí donde el electorado debe analizar bien su futura elección, porque eso de estar saltando de curul en curul con el instituto político que se las ofrezca, no está bien.

Se han vuelto mercenarios y se venden al mejor postor, con sus amenazas constantes de dejar el barco, como las ratas cuando éste se hunde, me intriga a qué juegan los políticos, hoy se registran para un cargo y en la noche dicen que ya no, o sólo siguen la faramalla de los preregistros en sus partidos para ir de todas formas por el principio de representación proporcional.

Quiero hacer una crítica fría y por eso me atrevo a preguntar para qué carajos tuvimos una Revolución que buscaba el derrocamiento de un presidente que duró más de 30 años en el poder, el famoso oaxaqueño el General Porfirio Díaz Mori, si al final de cuentas la reelección sería aceptada y vista con buenos ojos, aunque sea sólo a nivel legislativo, presidencias municipales, regidores y síndicos.

Sería terrible que el presidente de los Estados Unidos Mexicanos se reeligiera, pero no cabría la duda, a veces la involución obliga a los otros a buscar el avance otra vez.

Por ejemplo, han existido personajes de la izquierda como Pablo Gómez que no necesitó que se modificara la ley para estar en la cámara, fue cuatro veces diputado federal y luego senador, o sea que de todas formas fue la misma gata, pero revolcada, o como en varios estados que sus próximos candidatos sólo son chapulines que brincan de un pasto a otro, sin trabajar, ni terminar los periodos de sus cargos, porque tienen mucha prisa para llegar al siguiente escaño.

Ojalá que el proceso democrático en México sí avance para bien y dejen el circo, otro punto que considero sólo de papel es el Artículo 7 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, porque dice que una obligación para los partidos políticos la igualdad de oportunidades y la paridad entre hombres y mujeres para tener acceso a cargos de elección popular y yo no veo más que a una precandidata a la presidencia de México, que tuvo que salir de su partido por falta de apoyo.

Seguimos en un país machista, con una gran historia que deberían estudiar los nuevos cuadros políticos que según “están formando”, porque no les dan oportunidad, entiendo que algunos son bastante ignorantes, aunque tengan maestrías y doctorados como ocurre en varios políticos de Oaxaca, que sólo tienen un papel y nada de trabajo en el estado.

@fuaper