Réplicas del sismo del 7 de septiembre podrían durar años | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Réplicas del sismo del 7 de septiembre podrían durar años

Expertos señalan que es posible que haya más réplicas que pueden alcanzar magnitudes de hasta 7 grados


Réplicas del sismo del 7 de septiembre podrían durar años | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca ocupa el primer lugar en movimiento terrestres con 8 mil 89 sismos.

Especialistas del Servicio Sismológico Nacional (SSN), señalan que las réplicas de los grandes terremotos como lo ocurrido en el Golfo de Tehuantepec el 7 de septiembre, pueden seguir por varios días, meses hasta años después del evento principal.

El Imparcial de Oaxaca

Lo que ocurre en el Istmo de Tehuantepec donde hasta las 11:30 horas del 20 de octubre se reportaron 8 mil 274 réplicas del terremoto de 8.2 grados, mantienen en alerta a los geólogos, pues la gran cantidad de sismos que han seguido después de la noche del 7 de septiembre nunca antes se había visto.

Xyoli Pérez Campos, jefa del Servicio Sismológico Nacional, explicó que cuando ocurre un sismo de magnitud considerable, las rocas que se encuentran cerca de la zona de ruptura están sujetas a un reacomodo.
Durante este proceso se genera una serie de sismos en esta zona conocidos como réplicas, las cuales son de menor magnitud y pueden ocurrir minutos, días y hasta años después del evento principal. El número de estas réplicas puede variar desde unos cuantos sismos hasta miles de eventos.

Por ello, expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) reiteraron que los sismos y las réplicas no son predecibles, por lo que pidieron no hacer caso a los mensajes alarmistas y apócrifos que circulan en las redes sociales y que advierten de un gran movimiento telúrico.

Pérez Campos detalló que es posible que haya más réplicas que pueden alcanzar magnitudes de hasta 7 grados, por lo que recomendó a la población estar atenta. “México está en una región sísmica, en donde convergen las placas de Cocos y Norteamericana, lo que provoca constantemente estos fenómenos, la gran mayoría de ellos sin consecuencias”.

Durante 2016, se registraron 15 mil 400 temblores, lo que habla de la sismicidad en el país. Históricamente, se cuenta con un registro sísmico en el país desde 1910, año de la fundación del SSN, y desde entonces a la fecha éste es el segundo más intenso, junto con el registrado en 1932 en las costas de Jalisco-Colima, de 8.2 grados.

Hasta las 13:00 horas del 20 de octubre, a nivel nacional el SSN reportó 18 mil 584 sismos, Oaxaca ocupa el primer lugar de ocurrencias con 8 mil 89 sismos, que no tienen nada que ver con las réplicas que se han presentado después de la noche del 7 de septiembre tras el terremoto. En segundo lugar a nivel nacional se ubica el estado de Chiapas con 4 mil 822 eventos, le sigue Guerrero con 2 mil 566 y Michoacán con 745.

Antes del terremoto, hasta el 6 de septiembre de 2017, en Oaxaca se habían contabilizado 3 mil 550 sismos, lo que indica que los movimientos telúricos que se han sentido en las diversas regiones no solamente tiene que ver con las réplicas sino con la gran actividad sísmica que suele ocurrir año con año en la región donde convergen las placas tectónicas.

Xyoli Pérez Campos aseguró que tras los terremotos del 7 y 19 de septiembre, “hemos vivido dos de los sismos más importantes de nuestra historia como país”, por lo que es natural sentir ansiedad, no obstante pidió en todo momento mantener la calma.

“Nuestro país es altamente sísmico, tenemos que estar preparados no preocupados todos los días. Ante la calma podemos reaccionar mejor”, señaló.

En descenso

A poco más de un mes del terremoto, las réplicas han disminuido de manera paulatina, incluso las magnitudes tienden a descender, especialmente en la región del Istmo de Tehuantepec.
El 8 de septiembre de 2017, un día después del terremoto se reportaron 251 sismos en Oaxaca, tanto derivado de las réplicas como sismos con otros epicentros, el 23 de septiembre cuando ocurrió una de las réplicas más fuertes de 6.1, se contabilizaron 204 sismos.

Al cumplirse un mes del terremoto de 8.2 grados, el pasado 7 de octubre los números indican que las réplicas disminuyeron considerablemente hasta en 73 movimientos telúricos, a comparación con los 251 que se contabilizaron el 8 de septiembre.

En este rango de réplicas se han mantenido los sismos, el 1 de octubre se contabilizaron 111 movimientos y el 18 de octubre, el SSN reportó 50 sismos, lo que indica que las réplicas y la actividad sísmica que se presenta de manera normal en Oaxaca se han mantenido en descenso.

“México está en una región sísmica, en donde convergen las placas de Cocos y Norteamericana, lo que provoca constantemente estos fenómenos, la gran mayoría de ellos sin consecuencias”.
Xyoli Pérez Campos
Jefa del Servicio Sismológico Nacional

Información y prevención, esenciales

Para Francisco Díaz Covarrubias, del Instituto de Geografía de la UNAM, la sociedad, desde autoridades hasta ciudadanos, deben asumir que México es un país que enfrenta constantemente riesgos como sismos, inundaciones y huracanes; “debemos aprender a vivir con ellos mediante la prevención”.

Destacó que, como nunca, en los últimos 40 días (desde agosto hasta la fecha) la naturaleza ha puesto a prueba a México con tres huracanes, dos grandes sismos, dos tormentas tropicales y lluvias intensas.
Sobre la posible ocurrencia de otro gran terremoto, los especialistas dieron a conocer que en cualquier momento puede ocurrir o incluso puede tardar miles de años, y éste podría darse en la brecha de Guerrero que por muchos años no ha liberado la energía en la tierra.

El número las réplicas puede variar desde unos cuantos sismos hasta miles de eventos.
En el Istmo de Tehuantepec, hasta las 11:30 horas del 20 de octubre, se reportaron 8 mil 274 réplicas del terremoto de 8.2 grados, lo cual mentiene en alerta a los geólogos.
A poco más de un mes del terremoto, las réplicas han disminuido de manera paulatina en número y magnitud especialmente en la región del Istmo de Tehuantepec.

 

Relacionadas: