Los grandes retos en salud: deudas, desabasto y carencias
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Los grandes retos en salud: deudas, desabasto y carencias

La deuda pública creció 135% en los últimos seis años


Los grandes retos en salud: deudas, desabasto y carencias | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Archivo / ilustrativa

De no contar con el apoyo federal a corto plazo, las nuevas autoridades de salud de Oaxaca no solo se enfrentarán a la deuda pública que creció en 135% en los últimos seis años, sino también a las que se mantienen con proveedores de distintos servicios.

Las y los nuevos funcionarios de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) recibirán una dependencia con constantes quejas y denuncias no solo de los trabajadores sindicalizados, sino también de usuarios de centros de salud y organizaciones sociales que constatan las deficiencias en los centros y unidades hospitalarias.

Aunque el Gobierno federal anunció que para diciembre iniciará una fuerte inversión para el sector salud de Oaxaca, en el mejoramiento de abasto de medicamentos, infraestructura y equipos, por ahora las autoridades de salud deberán hacer frente a los faltantes de medicinas en más del 40% y a los cobros indebidos en unidades como el Hospital General “Dr. Aurelio Valdivieso” o el de la Niñez Oaxaqueña, donde se cobra por cirugías, estudios de laboratorio y otros servicios.

Las nuevas autoridades de salud deberán revisar también el tema de los médicos especialistas y enfermeras despedidos en septiembre de 2021, pese a que Oaxaca presenta un déficit en ambos rubros que no ha podido ser solucionado, aunque el Gobierno federal recién solicitó el apoyo de 61 médicos cubanos que laboran en distintas unidades del IMSS en el estado.

En el Hospital Civil, además de varias deficiencias, se tendrá que solucionar en breve la cancelación de operaciones de la Central de Esterilización y Empaquetamiento de Material y Equipo, donde la Comisión Federal contra riesgos Sanitarios (Cofepris) puso un sello de suspensión desde el 2 agosto, por representar un riesgo sanitario y el cual no ha sido retirado a la fecha.

Para la nueva administración, significará un reto combatir el resurgimiento del paludismo, el aumento de casos de dengue, así como de las enfermedades crónico degenerativas y distintos tipos de cáncer, que ubican a Oaxaca entre los primeros lugares del país en mortalidad como consecuencias de los mismos.


 

Relacionadas: