Oaxaca, a la zaga en producción de flor de muerto - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Oaxaca, a la zaga en producción de flor de muerto

Lidera el mercado el Edomex


Oaxaca, a la zaga en producción de flor de muerto | El Imparcial de Oaxaca
Fotos: Adrián Gaytán / El productor Felipe Hernández, de San Antonino Castillo Velasco

Oaxaca permanece alejado de los grandes productores de flores de temporada, toda vez que de acuerdo al Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), el Estado de México (Edomex) lidera las ventas nacionales.

Y es que en México la celebración de los fieles difuntos data desde la época prehispánica, fecha que tiene lugar los días 1 y 2 de noviembre, pero desde que inicia octubre, se pueden ver ofrendas, pan de muerto, calaveritas de azúcar, veladoras, catrinas, papel picado y la emblemática flor de cempasúchil.

A nivel local, el volumen de cresta de gallo se generaron mayoritariamente, en presentación de “gruesas”, mientras que la flor de Cempasúchil en toneladas, así como plantas y manojos  de flor conocida como nube.

De acuerdo al SIAP, el Estado de México fue el mayor productor de ornamentos en la época otoñal, ya que aportó 81.4% del valor, siendo  el principal productor en crisantemo y clavel y segundo en cempasúchil, nube y terciopelo.

Un estado que le ha restado a la entidad es el estado vecino de Puebla, dado que  generó 10.5% del valor de la temporada posicionándose como el segundo estado con el mayor aporte.

Los productores poblanos se posicionaron como  líderes en la producción de  de Cempasúchil, terciopelo y nube, y el segundo en crisantemo.

Mientas que el tercer lugar fue ocupado por la Ciudad de México, debido a sus zonas de cultivo como Xochimilco y Milpa Alta aportando 1.4%, destaca el tercer lugar en valor la flor de Cempasúchil.

Con 1.3% del valor generado, Michoacán ostenta el tercer lugar en nube y el cuarto lugar cempasúchil, el resto de entidades dedicadas a estos ornamentos aportaron en conjunto 5.5% del total del valor de temporada, entre estas Oaxaca.

Cabe recordar que entre los elementos representativos del día de muertos, las flores juegan un papel emblemáticos en estos días, pues simbolizan un homenaje que colocan las familias mexicanas en honor a alguna persona cercana que haya fallecido.

Por la cual se observan en la tradicional ofrenda, altares, fachadas de los hogares y en los cementerios, mismos que permanecen abiertos, de acuerdo a las disposiciones de sus municipios, día y noche, para que las familias puedan visitar las tumbas de sus seres queridos y decorarlas con flores, veladoras, comida y otros productos.

 

El campo oaxaqueño a la zaga respecto a la producción en otras entidades

 

El Origen

Su nombre proviene del náhuatl “Cempohualxochitl” (Zempoalxóchitl) que significa “veinte flores” o “varias flores”. Sus pétalos deshojados de color anaranjado y amarillo simbolizan el camino y olor que trazan las rutas a las ánimas porque se supone que guardan el calor del sol y su aroma las llama.

Y se emplea como decoración y significa señal de condolencia sin embargo, varía según el color, en conjunto simbolizan lo que permanece, aquello que es puro y eterno, es una de las flores más empleadas en los cementerios con una amplia gama de colores, las que poseen color morado representan un símbolo de veneración.

 

La flor de muerto como negocio

Según datos de la dependencia federal, en 2021, alrededor de 46 tipos de flores se cultivaron a nivel nacional, alcanzaron un valor de producción de 9 mil 590 millones de pesos y de ese total las cinco flores de temporada cifraron 2 mil 926 millones de pesos.

En conjunto representaron 29.3% y las demás 70.7%, de ellas, el mayor aporte en millones de pesos fue: crisantemo (mil 889), clavel (839), cempasúchil (139), nube (35) y terciopelo (24).

En 2021, se sembraron 6 mil 761 hectáreas dedicadas a la producción de flores, de ellas, 2 mil 777 fueron de crisantemo, 2 mil 198 de cempasúchil, 900 de nube, 625 de clavel y 261 de terciopelo.


 

Relacionadas: