Bacterias, culpables del cambio de coloración en laguna de Tonameca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Bacterias, culpables del cambio de coloración en laguna de Tonameca

Dependerá de la lluvia y el tiempo o la apertura de la Bocabarra que se mantenga


Bacterias, culpables del cambio de coloración en laguna de Tonameca | El Imparcial de Oaxaca
La coloración se debe a una alta concentración de sal, además de baja oxigenación

Para la investigadora de la Universidad del Mar (UMAR), Ivonne Santiago, el cambio de coloración del agua a rosa en la laguna La Salina o también conocida como Escobilla, es provocada por bacterias y que podrían generar alteraciones en el equilibrio del sistema.

En conferencia de prensa, manifestó que el fenómeno es estudiado por expertos en la materia y cuyos primeros resultados son que se han encontrado bacterias, así como elevados niveles de nitrógeno y fósforo.

La duración del evento (de coloración) va a depender de fenómenos naturales como la lluvia y el viento, así como la apertura de la Bocabarra, señaló la directora de Industria de la UMAR.

Y es que a inicio de semana, pescadores y turistas reportaron la coloración rosa de las aguas en la laguna La Salina o conocida también como La Escobilla, ubicada en la zona de Santa María Tonameca.

Detalló que hay factores que generan este fenómeno que se deriva de una alta concentración de sal, además de baja oxigenación, ambos factores producen dicho pigmento.

Recordó que desde 2016 se han registrado dichos fenómenos en los sistemas lagunares de Manialtepec, Vainilla, La Salina, El Rosario, en donde se han presentado el cambio de color en las aguas del sistema.

Sostuvo que el color dependerá de la combinación de microorganismos y otros componentes, además de contaminantes, desde nitrógeno o fósforo, mismos que tienen alta capacidad de producir un pigmento y sobrevivir en un entorno de alta salinidad.

La experta precisó que dicha situación no es tóxica para el humano; sin embargo, podría alterar el equilibrio en el sistema al interferir con el desarrollo de las plantas y algunas especies.

La apertura de la Bocabarra podría generar otro tipo de problemas; no obstante, hay que esperar el desarrollo natural del sistema y la llegada de las precipitaciones”, comentó.


 

Relacionadas: