Se recupera la albañilería
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Se recupera la albañilería

Los “maistros” y chalanes consideran que el salario es bueno y supera el salario mínimo


Se recupera la albañilería | El Imparcial de Oaxaca
Fotos: Adrián Gaytán / Los “maistros” de la albañilería festejaron este martes el Día de la Santa Cruz

El maestro albañil Venustiano Cruz Miguel, el aspirante a maestro Gabriel López Luis y los ayudantes, Gustavo Méndez y Hernán Cruz, trabajaban este martes en una construcción en la comunidad de San Miguel Etla; terminando su jornada de medio día, se reportaban listos para festejar el Día de la Santa Cruz.

Comentaron que se encontraban en espera del arquitecto, Francisco Vargas, para que les llevara la cruz adornada en señal de la festividad católica y proceder a la comida donde les prepararon caldo de mariscos y otras viandas más, amenizada con música norteña.

El Día de la Santa Cruz se celebró con bebida, comida y demás, esta fecha marcada en el calendario católico que es en señal de que la construcción salga bien.

En tanto, este oficio fue una opción en plena pandemia para algunos jóvenes que ya no tenían la posibilidad de seguir con sus estudios y que necesitaban recursos o querían alternar con las clases en línea.

Sin embargo, pese a lo rudo de este trabajo, consideran que el salario es honroso porque supera el salario mínimo al día para quienes ya tienen varios años.

 

El trabajo los va haciendo fuertes

Gabriel López Luis, originario de Santiago Suchilquitongo, distrito de Etla, empezó en la actividad de la construcción por necesidad, pero también le gustaba.

Lo elegí porque es un trabajo limpio, honesto; aunque nos critiquen que somos macuarros y chalanes, es honrado y gracias a nuestra fuerza, a nuestras manos, se hacen las obras”, expresó desde un costado de la edificación que estaba realizando.

Empezó a los 17 años en la albañilería y a sus 40 años, ya tiene un camino recorrido. “Es un orgullo porque gracias a nosotros y a nuestros patrones que nos depositan la confianza sacamos las obras adelante”, refirió.

Aunque la construcción es pesada, el trabajo va haciendo fuerte a estos hombres y mujeres para acostumbrarse a una dura jornada.

Este oficio, incluye el aprendizaje; “siempre hay cosas que debemos digerir con arquitectos e ingenieros, como mezclas y armados, a fin de que lleven la resistencia adecuada para que las construcciones no se fracturen”, contó.

Para Gabriel López, es importante que la obra quede bien, en un terreno adecuado, cumpliendo los requisitos para no entregar una casa en riesgo de fracturarse ante el menor riesgo.

De acuerdo con los trabajadores, un ayudante llega a ganar entre 150 a 300 pesos diarios porque son aprendices y un albañil o maestro albañil llega a recibir un salario de hasta 500 pesos al día o una semana por 3 mil pesos.

Me gusta el trabajo, volvería a ser albañil; uno se va adecuando al movimiento”, expresó quien llega a cargar entre 55 y 60 kilos.

Durante su trayectoria, ha encontrado a personas nobles, accesibles, humildes y sencillas.

Para mí, este Día de la Santa Cruz es un día noble y si recordamos tiempo atrás, el señor que está en los cielos padeció y sufrió por nuestra salvación”, expresó.

 

La Cruz que brinda protección y buena suerte en la obra

 

El Covid-19 sí afectó: Venustiano Cruz Miguel

Venustiano Cruz Miguel, oriundo de San Carlos Yautepec, tiene 35 años de edad y desde hace más de 10 años es maestro albañil.

Empezó desde los 15 años, cursó una escolaridad de secundaria, y lee planos que le dan los arquitectos, con lo cual se hace el responsable de las obras.

El maestro albañil empezó desde abajo como ayudante; cargó tabiques, acarreó arena o piedras y ahora, es quien dirige a las demás personas.

Sí me gusta, es buen trabajo la albañilería y sale para sustento de la familia y solamente acá es donde se gana un poco más”, externó.

No obstante, estos dos años con la pandemia de Covid-19 bajó el trabajo, pues todo se fue para abajo y por algunos días, se quedaron sin empleo.

Sin embargo, fue solo una racha y después se recuperó el panorama de la construcción.

Venustiano Cruz Miguel también observó que el encarecimiento de los materiales de construcción, está afectando el interés de las personas por edificar.

Sin embargo, ayer se olvidó de todos los aspectos negativos y se dispuso a festejar el Día de la Santa Cruz.

Se celebra el día de quienes trabajamos en la construcción,  es un día especial, y es una fecha para pedir que vaya bien en la obra”, manifestó.

 

Jesús Cruz quiere ser arquitecto; es media cuchara

Empecé de chalán, yo no podía agarrar la pala ni hacer mezcla; el maestro albañil me fue diciendo paso por paso de cómo se prepara todo, dependiendo del tipo de construcción que se va hacer”, expresó Jesús Cruz quien estaba estudiando el bachillerato, pero por la pandemia optó por destinar más tiempo a este oficio.

Jesús tiene 18 años de edad y contó que de inicio, se le hizo pesado, pero después le tomó agrado.

He tenido accidentes en el trabajo, por lo cual, yo diría que sí es riesgoso. En mis tres años, sigo con el mismo maestro que inicié”, añadió.

En el argot de la albañilería, Cruz ya se considera como media cuchara y ya se anima en tomar obras medianas y contratos por cuenta propia

Tengo un sueldo fijo de 1,800 semanales y estoy contratado por un año, porque tenemos 3 obras nuevas. Pero pienso seguir en esa rama de la construcción porque me gusta, pero quiero acabar mis estudios y graduarme de arquitecto”, confesó.


 

Relacionadas: