Sindicalismo y salario, en crisis | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Sindicalismo y salario, en crisis

La carestía galopante de energéticos y básicos toma indefensos a los trabajadores en su día


Sindicalismo y salario, en crisis | El Imparcial de Oaxaca

La movilización y el significado del Primero de Mayo, como fecha de conmemoración obrera ha ido perdiendo fortaleza, al igual que el sindicalismo y, ahora, con un salario en caída libre en su poder adquisitivo ante la galopante carestía de energéticos y productos básicos en Oaxaca.

Con las cifras más recientes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en 2010 había 30.1 millones de trabajadores subordinados remunerados, de los cuales, 4.3 millones reportaron estar afiliados a un sindicato, es decir, 14.5 por ciento de los trabajadores estaban en un sindicato.

Una década después, aumentaron los trabajadores subordinados remunerados, pero el número de sindicalizados casi no incrementó. Los datos indican que en 2020 los trabajadores subordinados remunerados subieron a 37.9 millones de personas, de los cuales, 4.7 reportaron estar afiliados a una central obrera, lo que representó 12.4 por ciento.

Lo anterior significa que la tasa de sindicalización en México pasó de 14.5 por ciento en 2010 a 12.4 por ciento en 2020. 

En Oaxaca, el precio máximo de la canasta básica es de 1 mil 65 pesos y un mínimo de 864 pesos, lo que ha mermado sensiblemente el poder adquisitivo de los trabajadores; un ejemplo, el aceite vegetal, que es base de la cocina, ha llegado a su nivel más alto de los últimos once años.

En el marco del Día Internacional del Trabajo, datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social revelan que el efecto de la inflación se traduce en una pérdida en el poder adquisitivo de -1,34%.

El 80% de los productos y alimentos preferidos en la cocina mexicana se transportan por vía terrestre, por lo que el aumento en el precio de los hidrocarburos, así como el gas licuado de petróleo, han tenido una incidencia directa en la inflación.

Son precisamente los alimentos más populares en el país los que más duelen en las finanzas de los consumidores: el pollo, el limón y la carne, así como frutos como el aguacate han puesto a la capacidad de compra en una caída libre.

Los productos de la canasta básica son los primeros que ven mermas, pues las familias que perciben entre uno y dos salarios mínimos (60.7% de los empleados en el país) son quienes más padecen de esta disminución en el poder adquisitivo.

Centrales con  menos obreros

Al celebrarse el Día Internacional del Trabajo, fecha en que las centrales obreras de diversas ideologías salen a las calles a proclamar su lucha social y la defensa de los derechos laborales y la contratación colectiva, menos colectivos tomarán hoy las calles para manifestarse. 


 

Relacionadas: