¡Adiós, Don Pepe Hannan! | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

¡Adiós, Don Pepe Hannan!

“Si volviera a elegir mi oficio o profesión volvería a escoger el periodismo porque llevo el olor a tinta en las manos”, dijo en una entrevista.


¡Adiós, Don Pepe Hannan! | El Imparcial de Oaxaca

Al verdadero periodista la vocación profesional le nace desde muy joven, decía con mucho orgullo Don Pepe

El periodista de mil batallas José Hannan Robles, dejó de existir este martes, luego de enfrentar con estoicidad una enfermedad que lo aquejaba.

Se fue por ese camino que todos habremos de recorrer y que nadie conoce, pero nos quedan sus recuerdos de un hombre íntegro que entregó su vida al periodismo.

El Imparcial, El Mejor Diario de Oaxaca, fue su casa editorial en donde ejerció el periodismo durante 43 años con pasión hasta escribir su último trabajo como reportero de la vieja guardia, para luego pensionarse.

Cobijado por su familia a la que quiso tanto, y la que estuvo al pendiente de él hasta el último minuto de su existencia, Pepe Hannan Robles no dejó de acordarse de sus amigos y conocidos a quienes saludaba a través de las redes sociales.

Cumplió como periodista al publicar las notas que le tocó cubrir; decenas y decenas de páginas que ahora se guardan en el silencio de la hemeroteca para ser consultado por los hombres que escribirán la historia.

“Si volviera a elegir mi oficio o profesión volvería a escoger el periodismo porque llevo el olor a tinta en las manos”, dijo en una entrevista.

Quienes lo conocimos, sus compañeros de la vieja guardia, supimos de su extraordinaria condición de ser humano, que supo hacer amigos, que ahora lamentamos su partida, entre ellos la familia Fernández Pichardo, que conocieron plenamente su lealtad como trabajador y buen periodista.

No olvidamos su caballerosidad y hombre educado que siempre mostró a lo largo de su existencia.

Descanse en paz el compañero y amigo, a quien siempre reconoceremos por su amistad y bonhomía con las que se abrió puertas para trascender y cumplir así con su momento histórico.

¡Adiós, Don Pepe Hannan!


 

Relacionadas: