Confirman oaxaqueños acto de fe y celebran a la Patrona | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Confirman oaxaqueños acto de fe y celebran a la Patrona

La Basílica Menor recibe a miles de feligreses llegados de todos los rumbos del estado, del país y de otras naciones


  • Confirman oaxaqueños acto de fe y celebran a la Patrona
  • Confirman oaxaqueños acto de fe y celebran a la Patrona
  • Confirman oaxaqueños acto de fe y celebran a la Patrona
  • Confirman oaxaqueños acto de fe y celebran a la Patrona

Las mañanitas a medianoche marcaron el inicio de una jornada llena de fervor, de esperanza, de fe y de regreso a la tradición. La pandemia de Covid-19 hizo que en el 2020 la feligresía católica no se reencontrara como cada año con la Virgen de la Soledad. Coronada tres veces y vestida con nuevas ropas, la considerada “patrona de las y los oaxaqueños” recuperó su celebración este sábado. En el atrio, al interior del templo o en las escalinatas y alrededores, miles de creyentes fueron a rendir homenaje y respeto a la imagen. 

Muchos habían cumplido ya con visitar a la Virgen de Juquila y la de Guadalupe en los días previos, pero ahora tocaba el turno a ella, la Virgen de la Soledad. 

El festejo, aunque multitudinario, no logró la afluencia de los años previos a la pandemia, decía un vendedor en una de las entradas a la basílica menor. Al interior del atrio, los puestos de flores ocuparon los sitios que días antes sirvieron para el desarme voluntario a cargo del Ejército Mexicano. 

“¡Flores, flores!”, se escuchaba casi al unísono cuando en solitario, en familia o con amigos entraban creyentes al templo. Los danzantes de La Pluma volvieron a bailar para venerar a la imagen, ya sea desde fuera o entre las bancas dispuestas al interior. 

A mediodía, el arzobispo de Antequera Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos, dirigía la solemne celebración. La congruencia, el amor por los demás, las injusticias fueron parte del mensaje, uno en el que habló del orgullo de un estado en donde también tienen cabida la violencia y el daño entre pueblos o personas. 

Las palabras, que se extendieron por el templo, apenas lograban escucharse en el atrio. Cientos debieron seguir la misa desde fuera, a causa del aforo y restricciones, los que no limitaron tener el templo casi a su máxima capacidad. 

Con rostros cubiertos por cubrebocas, cientos llevaron en brazos a imágenes de la patrona de Oaxaca. Otros más aprovecharon la visita para degustar antojitos en los puestos aledaños al templo, una nieve o para subirse a los juegos mecánicos del jardín Morelos. 

La fiesta que este sábado llegó a su punto máximo llevó al cierre total de un tramo de la avenida de La Independencia. Incluso, el arribo constante de fieles hacía imposible el paso por momentos. 

Mercaderes, trabajadores de diversos comercios, vecinos de la capital, parroquias de comunidades de Valles Centrales, sacerdotes y la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad volcaron su fe por la virgen.


 

Relacionadas: