Relata el salvadoreño Antonio Meléndez a EL IMPARCIAL los 22 días de caminar | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Relata el salvadoreño Antonio Meléndez a EL IMPARCIAL los 22 días de caminar

Dispara caravana migrante solicitud de visas humanitarias


Relata el salvadoreño Antonio Meléndez a EL IMPARCIAL los 22 días de caminar | El Imparcial de Oaxaca

La caravana migrante que partió desde Centroamérica hacia la frontera norte de México disparó las solicitudes de Tarjetas de Visitante por Razones Humanitarias (TVRH) en el estado de Oaxaca.

De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Migración (INM) de la Secretaría de Gobernación (Segob), de enero a septiembre de 2021 se emitieron a nivel nacional 28 mil 240 tarjetas, de las cuales 716 fueron tramitados en la delegación que se encuentra en la entidad oaxaqueña.

Por meses, en enero se entregaron tres; en febrero y marzo, 32, respectivamente; en abril, 54; mayo, 89; en junio, 80; julio, 108; agosto, 194, y en septiembre fueron 124. Con el paso de la caravana migrante por el territorio oaxaqueño, el INM recibió más de 800 solicitudes, por lo que algunos fueron canalizados a los estados de Puebla, Veracruz, Morelos, Hidalgo y Guerrero.

La mayoría de quienes recibieron esta tarjeta fueron niñas, niños y adolescentes, así como mujeres embarazadas, personas con alguna enfermedad y discapacidad.

“Escapamos de la violencia y la pobreza”

Don Antonio Meléndez, originario de El Salvador, es uno de los migrantes que decidió abandonar la caravana para tramitar su tarjeta o visa humanitaria ante la delegación estatal del INM en la ciudad de Oaxaca.

Tras caminar 22 días, el ciudadano de 47 años de edad aceptó la propuesta de la autoridad migratoria y ahora recorre las calles de la ciudad capital en busca de empleo para después continuar su camino hacia la frontera norte.

“Salimos de nuestro país por necesidad, para poder salvar nuestras vidas porque allá no hay nada, dejamos familia, nuestras tierras y casas por la violencia y pobreza en que vivíamos, siempre era trabajar para los malos porque te quitan todo”.

A decir de don Antonio, desde que inició la emergencia sanitaria, la crisis económica en el campo aumentó; por ello, miles de centroamericanos buscan mejores condiciones de vida. “A ver si logramos llegar o nos quedamos en México porque tampoco podemos abandonar a nuestras familias. Tenemos que buscar para comer y luego poder trabajar para poder mandar dinero”.

Después de obtener su tarjeta, por ahora el migrante busca encontrar algún empleo y posteriormente emprender su camino hacia la capital del país y después hacia la frontera norte.