Cáncer de mama, detección eficaz da giro a la historia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Cáncer de mama, detección eficaz da giro a la historia

La alimentación balanceada, el ejercicio y una buena salud mental, escudo preventivo contra el mal


Cáncer de mama, detección eficaz da giro a la historia | El Imparcial de Oaxaca

Unos meses después del nacimiento de su segunda hija, a la edad de 38 años de edad, Ana Cristina sintió un pequeño dolor en una de sus mamas, que atribuía al proceso de lactancia.

En 2018, cuando ella y su familia radicaban en Monterrey, el dolor persistió por varias semanas, sin imaginar que el diagnóstico revelaría un cáncer de mama que ya había hecho metástasis en ganglios e hígado.

La mujer, que al inicio pensaba que el dolor podría deberse a una mastitis (una inflamación del tejido mamario durante la lactancia), decidió acudir al ginecólogo casi dos meses después, con el presentimiento de que aquello no era normal.

Después de visitas al ginecólogo, Ana Cristina Arnaud se sometió a un ultrasonido y después a una mastografía a petición de la especialista que la atendió. Los resultados indicaron un cáncer de mama y un tratamiento que se extendió a lo largo de un año.

La madre de dos niñas de tres y seis años de edad afirmó que escuchar la palabra cáncer no fue nada fácil, porque el miedo y la incertidumbre se apoderaron de ella al pensar en sus hijas y en su familia, sin saber qué podría esperar.

A poco más de dos años de distancia, la mujer reflexiona y de manera serena asegura que el cáncer es uno de los padecimientos más investigados del mundo, con muchos medicamentos y distintos tipos u opciones de quimioterapias.

“Yo creo que aquí lo importante del cáncer de mama es la detección oportuna, porque si se detecta a tiempo es curable y salvable. Yo ya llevo dos años y medio”, expresa la mujer de complexión delgada, al recordar que si hubiera dejado pasar más tiempo para acudir a un especialista, su historia sería diferente.

EL RETORNO A OAXACA

En 2020, cuando inició la pandemia por Covid-19, Ana Cristina y su familia decidieron regresar a Oaxaca con el resto de sus familiares, con un pronóstico de haber superado el cáncer ese año, pero que regresó este 2021 al cerebro y la columna.

“Ahora estoy en tratamiento y está funcionando. No hay que tenerle miedo a la quimioterapia porque ya no es lo que era antes”, expresa la madre de familia, luego de señalar la importancia de la prevención con una alimentación balanceada, el ejercicio y la salud mental.

De esta última, Ana Cristina señaló al estrés como uno de los factores que desencadenaron el cáncer de mama, porque en el ámbito laboral y familiar siempre se exigía ser la mejor de manera constante.

Arnaud Álvarez reconoce que vivió con estrés por varios años y ella no se daba cuenta, mientras mantenía una vida saludable en el consumo de alimentos y en la práctica de algún deporte.

“Lo más importante es prevenir, alimentarnos y cuidarnos bien, el estar buscando otros medios alternativos para nuestras emociones, sobre todo en la salud mental para no recaer en enfermedades como el cáncer”, destacó.

La mujer de 40 años de edad destacó la importancia de acudir con médicos especialistas para evitar algún mal diagnóstico, como ocurrió con ella al realizarse sus primeros estudios, donde incluso hubo un médico que sugirió una operación sin constatar el avance de este mal, que representa el segundo cáncer más frecuente en las mujeres, solo después del cervicouterino.

“Es un tema donde hay que tener cuidado; hay que observarnos, acudir con el ginecólogo y no tener miedo a la mastografía ni poner pretextos, porque eso salva”, señaló.

Este año, cuando en los estudios de seguimiento le detectaron una actividad tumoral, Ana Cristina se mantiene en tratamiento en la ciudad de Oaxaca, donde asegura sentirse tranquila, cómoda y contenta con el servicio que le brindan.

“Siempre fui deportista, comía bien, pero hay que estar muy pendientes de lo que hacemos, vivir sin estrés, porque después puede hacer daño”, agregó la mujer que tiene el respaldo de su familia y amigos, indispensables en el combate a esta enfermedad.

“Muchas veces te sientes triste, pero hay que caminar, platicar, ver gente. Si estás sola debes acercarte a grupos de ayuda para tener el apoyo que necesitas en este proceso”, insistió, al afirmar que la prevención es la clave ante un mal que crece muy rápido y no avisa.

“Cuando te dicen cáncer te asustas y te da mucho miedo, pero la gente no ve todos los casos de éxito que hay, que la detección temprana es importante, así como hablar con los doctores y entender que tiene solución”.

La mujer que continúa trabajando a distancia en conocida institución bancaria donde ha recibido el apoyo desde el primer diagnóstico, aseguró que el cáncer también le trajo cosas buenas. “Hubo cosas que mejoré, sobre todo en pensar cómo actúo y qué digo”, expuso.

Ana Cristina, quien viajó a Estados Unidos para recibir la vacuna Johnson antes de iniciar el tratamiento contra el cáncer este año, exhortó a las mujeres y a la población en general con alguna enfermedad a protegerse más con alguna de las vacunas, porque se reduce aún más el riesgo de complicaciones de adquirir el coronavirus.

“Este año regresó el cáncer, pero no con la intensidad como la vez pasada. Se tienen muchos casos de éxito”, afirmó.