Mujer indígena en Oaxaca: ante triple discriminación | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Mujer indígena en Oaxaca: ante triple discriminación

Negación de su derecho a la propiedad o tenencia de la tierra, de participar en la toma de decisiones o el acceder a servicios básicos son algunos de los obstáculos que viven las mujeres indígenas


Mujer indígena en Oaxaca: ante triple discriminación | El Imparcial de Oaxaca

Negación de su derecho a la propiedad o tenencia de la tierra, de participar en la toma de decisiones o el acceder a servicios básicos son algunos de los obstáculos que viven las mujeres indígenas tanto en sus comunidades de origen como a las que han emigrado. Ser mujer, ser indígena y ser pobre es la triple discriminación a la que se enfrentan 3 millones 783 mexicanas hablantes de alguna de las 68 lenguas originarias del país; 646 mil 411 en Oaxaca, estado donde se hablan 16 idiomas indígenas.

Maricela Zurita Cruz, defensora de mujeres indígenas y actualmente regidora de ecología en San Juan Quiahije, señala que los principales obstáculos para el acceso y disfrute de la tierra, los territorios, recursos naturales y desarrollo de las mujeres Indígenas se debe a “diversos sistemas de opresión y estructuras” como el sistema patriarcal, en el que se piensa que las mujeres no merecen ciertas garantías o beneficios. Y si cuentan con ellos, son en menor medida o condicionados. También, porque se considera que no pueden hacer ciertas cosas.

“A las mujeres se nos ha negado una propiedad o la tenencia a la tierra” y eso repercute en el acceso a apoyos públicos o en decidir cómo emplear los recursos y atender sus necesidades básicas y colectivas, explicó la defensora chatina durante su intervención en un foro organizado por el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas.

Al retomar datos del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) sobre el Registro Agrario Nacional de 2019, explicó que de cada 10 ejidatarios o comuneros, menos de tres son mujeres, el 25.9 por ciento. Incluso en los estados con mayor acceso a la tierra, no se llega ni al 40 por ciento. Esto implica exclusión, agregó Zurita, pues limita la posibilidad de que mujeres indígenas estén en espacios de decisión, como son las autoridades agrarias.

La también de la Red Nacional de Mujeres Jóvenes Indígenas y secretaria del consejo directivo del Grupo de Estudios sobre la Mujer Rosario Castellanos (GES Mujer) comentó que en el contexto actual de luchas por sus derechos, las mujeres indígenas defienden no solamente sus derechos individuales sino los colectivos.

Premio Nacional de la Juventud 2008, en la categoría de compromiso social, Zurita remarcó que en estas luchas no son enemigas de los hombres sino que al estar en comunidades y participar de la dinámica de estas, el trabajo por sus poblaciones es en conjunto.

Asimismo, comentó que en el caso de las mujeres indígenas que como ella ya están en espacios de toma de decisiones la responsabilidad es velar por sus compañeras, especialmente cuando se accede a un cargo mediante partidos políticos, en tanto considera que el poder tiende a corromper. 

Sin embargo, a nivel nacional e institucional, llamó a entes como INPI y el Inmujeres ser vigilantes del destino de los recursos. Ante el extractivismo recordó que las instituciones tienen la tarea urgente de proteger a las comunidades y garantizar la consulta libre, previa e informada, y no permitir que mineras se sigan apropiando del territorio de las comunidades.

Desde las comunidades indígenas, consideró urgente “empezar a ver alternativas de relación con la tierra”, seguir defendiendo o tener como prioridad es la defensa de la vida y el territorio y no seguir con el modelo de la lógica capitalista, pues de ello dependerá un mejor futuro.


 

Relacionadas: