Crisis forense alcanzó a Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Crisis forense alcanzó a Oaxaca

Según cifras oficiales, se han acumulado más de 52,000 personas fallecidas sin identificar, la mayoría yace en fosas comunes en cementerios públicos


Crisis forense alcanzó a Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

La crisis forense en materia de identificación humana que se ha extendido en el país, alcanzó los estados del sur como Oaxaca en donde hasta el 2020, había 301 personas fallecidas sin identificar.

De acuerdo al informe “La crisis forense en México”, elaborado por el Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México, integrado por 74 Colectivos de familiares de personas desaparecidas, existe en México una profunda crisis forense en materia de identificación humana. Según cifras oficiales, se han acumulado más de 52,000 personas fallecidas sin identificar, la mayoría de estas personas (60%) yace en fosas comunes en cementerios públicos.

Los estados con mayores casos de personas fallecidas sin identificar fueron Baja California en el 2020 habían 9,087, le sigue la Ciudad de México con 6,701, el Estado de México con 5,968, Jalisco 5,738, Chihuahua 3,943, Tamaulipas 3,788 y Nuevo León 2,077. Juntos concentran el 71.73% del total de cuerpos no identificados en el país.

El documento detalla que estas cifras permiten evidenciar que la crisis en materia de identificación humana es particularmente grave en ciertos estados. Este es el caso de las entidades en las que se supera la media nacional que es de 2,575 de personas fallecidas en espera de ser identificadas. En este caso Oaxaca se ubicó en lugar número 26 con 301 y en el último lugar Campeche con apenas 14.

En el porcentaje de identificaciones con ADN del total de ingresados como no Identificados, en primer lugar lo ocupó el estado de Hidalgo con el 37.82 % y Oaxaca se ubicó en cuarto lugar con el 24.29 %.

El informe destaca que las autoridades señalaron que los servicios forenses, en sus 427 unidades y 338 laboratorios, tienen una capacidad para resguardar a 6,724 personas fallecidas sin identificar. Ante la inconsistencia de cifras, advierte que no está claro si la capacidad de los servicios forenses está rebasada o no a nivel nacional. 

Por ello, refiere que en determinados estados, claramente lo está: al 31 de agosto de 2020 Sinaloa, Hidalgo, Colima, San Luis Potosí, Ciudad de México, Oaxaca y Yucatán conservaban más cuerpos de los que podían almacenar. De igual forma, Coahuila, Nayarit, Zacatecas, Tabasco, Aguascalientes, Jalisco, Puebla, Sonora y Durango estaban cerca del límite, con una capacidad para recibir menos de 50 personas fallecidas sin identificar. 

De los 74 Colectivos de familiares de personas desaparecidas que participaron en el informe destacan la Agrupación de Mujeres Organizadas por los Ejecutados, Secuestrados y Desaparecidos de Nuevo León (AMORES), Rastreadoras por la Paz de Sinaloa, Sabuesos Guerreras, Oaxaca, Amor, Esperanza, Lucha de Zacatecas, Buscando Desaparecidos México (BUSCAME), Guerreras Buscadoras de Sonora, entre otras organizaciones

Exponen que las causas de esta crisis son diversas y profundas. “Por una parte están las causas externas a las instituciones forenses: el aumento de la violencia en los últimos 15 años, en particular las desapariciones forzadas y por particulares, los homicidios y el ocultamiento de personas fallecidas en fosas clandestinas”. 

“La crisis de violencia ha generado una carga de trabajo inusitada para los servicios forenses del país. En segundo lugar se encuentran las causas inherentes a los servicios forenses: personal insuficiente, formación inadecuada, poco trabajo interdisciplinario, bajos sueldos y contratos temporales. Los servicios forenses cuentan con protocolos deficientes, carecen de sistemas de supervisión y control de calidad, sus bases de datos están subutilizadas y escasamente interconectadas y faltan insumos y equipamiento en los laboratorios”, destaca el documento.