Aguas negras, veneno para población; PTAR inoperantes | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Aguas negras, veneno para población; PTAR inoperantes

Río Atoyac y Salado “enferman” a la población de al menos 56 municipios de Valles Centrales


Aguas negras, veneno para población; PTAR inoperantes | El Imparcial de Oaxaca

Las aguas negras que contaminan los ríos Atoyac y Salado, representan un grave problema de salud pública para miles de habitantes de 56 municipios ubicados en la Zona Metropolitana de Oaxaca (ZMO).

Un estudio realizado por la empresa Wetlands de México y Asociados advierte que la contaminación por aguas residuales en estos afluentes representa el factor principal que genera enfermedades gastrointestinales. A ello se suma la inoperancia de las plantas de tratamiento de aguas residuales (PTAR) de muchos municipios y la inexistencia en alguno de ellos.

De enero de 2010 a marzo de 2016 se reportaron en el estado de Oaxaca, de manera especial en la región de los Valles Centrales, 129 mil 260 casos de enfermedades gastrointestinales, de los cuales el costo por atención cuesta al sector salud alrededor de 8 mil 900 por persona, lo que equivale solo en este periodo un gasto de más de mil millones de pesos en la atención de los pacientes.

La empresa alertó que en caso de presentarse otras enfermedades como la tifoidea que también es ocasionada por la contaminación de los mantos acuíferos, el costo por paciente podría alcanzar hasta los 74 mil pesos.

Por ello, urgió el rescata de estos ríos, ya que el Atoyac transita por 39 municipios y 13 localidades, en el cual se vierten 58 descargas de aguas residuales, principalmente de los municipios más importantes de la zona conurbada como la ciudad de Oaxaca, Santa Cruz Xoxocotlán, San Jacinto Amilpas, entre otros.

EL CASO DE RÍO SALADO

La misma situación se vive en el río Salado que cruza por 17 municipios y 2 localidades con 19 descargas de aguas negras que vierten municipios como Santa Lucía del Camino, Santa Cruz Amilpas, San Antonio de la Cal y otros que se ubican en las orillas del afluente.

La contaminación y el aumento de las enfermedades se agudiza durante la temporada de calor o sequía, ya que en esta época los ríos se convierten en canales de aguas residuales al aire libre y un veneno mortal para la población.

A pesar del amparo que existe para que las autoridades municipales, estatales y federales realicen el saneamiento de estos afluentes, a la fecha no existen proyectos integrales en las comunidades para garantizar un medio ambiente saludable y la salud de las y los oaxaqueños.

Las principales plantas de tratamiento de aguas residuales se encuentran abandonadas e inoperantes, desde el valle eteco hasta la Zona Metropolitana de Oaxaca.

 58 descargas de aguas residuales sobre el río Atoyac