Crece cifra de delitos sexuales; las principales víctimas son menores | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Crece cifra de delitos sexuales; las principales víctimas son menores

Van 372 casos en el sexenio estatal


Crece cifra de delitos sexuales; las principales víctimas son menores | El Imparcial de Oaxaca

En la entidad, las principales víctimas de delitos sexuales son niñas y adolescentes menores de 18 años de edad, cuyos principales agresores son personas cercanas del entorno familiar, escolar o vecinal.

Yésica Sánchez Maya, integrante de la directiva de Consorcio Oaxaca, explicó que en la plataforma de violencia feminicida en el estado, se han documentado a la fecha 372 delitos sexuales contra niñas y mujeres en lo que va de la actual administración estatal.

De estos delitos sexuales documentados por notas periodísticas de la entidad, la organización señaló que 223 casos fueron violación; 120, por abuso sexual, y 27 fueron identificados como acoso sexual.

Sobre los agresores, dijo que les fue posible identificar la relación con la víctima en 98 % del total de casos, de los cuales, el 50 % tenía una vínculo de confianza o sentimental, como amigo, pareja, expareja, padrastro, concubino, novio, exnovio o vecino.

En el 26 % de esos casos la relación del agresor con la víctima es familiar (parentesco directo o político) y en el 24 % restante es laboral o de estudios, es decir, “el agresor fue identificado como compañero de trabajo, colaborador, patrón o profesor de la víctima”.

Otro de los datos que identificó a los agresores, fue su ocupación, mencionando cinco de las más frecuentes que se encontraron: profesor (15), campesino (10), taxista (9), mototaxista (7) y policía (5).

Sánchez Maya aseveró que “la violencia sexual es mucho más frecuente de lo que aparece en las estadísticas que se presentan, debido a que en muchos casos las víctimas callan por vergüenza, temor o porque les hacen creer que ellas lo provocaron. “Cuando piden ayuda, no les creen y cuando son instituciones sabemos que las vuelven a victimizar”.

La defensora de derechos humanos recalcó la impunidad que hay en el estado para sancionar la violencia de género y en particular la violencia sexual. “Basta con recordar el caso de César Chávez, quien fue acusado penalmente por el delito de violación y a quien se le ejecutó la orden de aprehensión en el 2016, pero fue liberado en el 2018 por parte del Juez Cuarto de lo Penal, bajo argumentos estereotipados, prejuicios, burla y revictimizando a la víctima”.