DDHPO registra 47 expedientes por tortura y tratos crueles | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

DDHPO registra 47 expedientes por tortura y tratos crueles

El ombudsman resaltó que la tortura destruye la personalidad de las víctimas y desprecia la dignidad intrínseca del ser humano


DDHPO registra 47 expedientes por tortura y tratos crueles | El Imparcial de Oaxaca

Durante 2020, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) documentó 47 expedientes relacionados con tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes, pese a la prohibición absoluta de esta práctica en el marco legal nacional e internacional.

De ese total de investigaciones, 24 estuvieron relacionadas con tortura y 23 fueron por tratos crueles, inhumanos y degradantes; de los primeros, las autoridades más señaladas fueron de la Secretaría de Seguridad Pública con el 45%, seguido por los ayuntamientos con 22% y la Fiscalía General del Estado con 18%.

De los segundos, autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública volvieron a ocupar el primer lugar por mayor incidencia con el 91% de las quejas, mientras que el segundo lugar lo ocuparon los ayuntamientos.

Llaman a erradicar las malas prácticas

En el marco del Día Internacional en apoyo de las Víctimas de la Tortura, el titular de la DDHPO, Bernardo Rodríguez Alamilla, llamó a las autoridades de los tres niveles de gobierno a erradicar este tipo de prácticas que son graves violaciones a los derechos humanos y delitos que deben ser sancionados.

“La tortura es todo acto de autoridad que atenta contra la integridad física, psíquica y moral de una persona, además que se infrinja intencionadamente por medio de sufrimientos, dolores, penas o acciones que menoscaben la dignidad humana”.

La Defensoría resaltó que la tortura destruye la personalidad de las víctimas y desprecia la dignidad intrínseca del ser humano; no obstante, la práctica continúa siendo recurrente especialmente entre los cuerpos de seguridad tanto a nivel municipal, estatal y federal.

“Por ello es urgente que se realicen acciones que permitan erradicar esta violación a los derechos humanos en todas sus formas”, destacó el Defensor, luego de reiterar el llamado al Estado para hacer frente a esta problemática que afecta a los oaxaqueños.