“Mi hijo maltrata a mi nieto”, denuncia una madre en Xoxocotlán | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

“Mi hijo maltrata a mi nieto”, denuncia una madre en Xoxocotlán

La señora Bernardina teme por la vida de su nieto; salva la vida del menor que mostraba reiteradas laceraciones y hematomas; la amenaza el victimario


“Mi hijo maltrata a mi nieto”, denuncia una madre en Xoxocotlán | El Imparcial de Oaxaca

Fue el Día de las Madres cuando Bernardina decidió llamar a la policía y denunciar a su hijo por violencia y maltrato infantil, luego de que uno de sus nietos llegara lacerado por diversas partes del cuerpo, víctima de los golpes que el padre le asestó con una tabla.

Atrás quedó el convivio que las hijas de Bernardina le habían organizado para festejar el 10 de mayo ante las heridas que el menor de 12 años mostró en sus glúteos, piernas y parte del rostro, donde la madre también lo hería en constantes ocasiones.

Ante el temor de no volver a ver a su nieto con vida, la mujer, originaria de San Francisco Javier, de Santa Cruz Xoxocotlán, interpuso una denuncia ese mismo día contra su hijo, quien se encontraba en funciones como policía municipal certificado.

La amenaza de muerte también llegó ese mismo día por el hombre que supuestamente fue separado del cargo y que arremetió a golpes contra una de sus hermanas apenas el lunes, por apoyar a Bernardina en la denuncia.

La mujer de 60 años de edad contiene el llanto mientras relata episodios de violencia por el hijo que llevaba dos años como elemento policiaco, después de regresar de Estados Unidos y trabajar un tiempo en la albañilería.

En el acceso de la Fiscalía para la Atención a delitos contra la mujer por razón de género, la señora Bernardina espera sentada mientras su hija rinde la declaración correspondiente, con las marcas que le dejaron los golpes del hermano en el pecho y la cabeza.

El menor de los tres nietos de Bernardina se encuentra ahora en el DIF; ella cuenta que las autoridades decidieron acogerlo mientras se resuelve la denuncia y ante el constante riesgo que representa aún el hombre en libertad.

“Mi nieto está muy afectado y llora mucho; quiere irse conmigo, pero mi hijo me ha ido a amenazar y también a su hermana. Por ahora está mejor en el DIF, porque yo también me hago cargo de otro de mis hijos que no puede valerse por sí solo porque nació con una discapacidad y tiene 40 años”.

La mujer que asegura buscar la forma de esconderse ante la amenaza del hijo que aseguró balacearle la casa, agregó que ocho meses antes del 10 de mayo, su nieto de 12 años había escapado del hogar como lo hicieron en su momento sus otros dos nietos de 17 y 18 años.

“En ese entonces lo encontramos hasta Cuilápam de Guerrero y la policía de ese municipio nos los entregó; yo en ese entonces puse una denuncia con el agente municipal de San Javier, pero la autoridad ya no hizo nada porque mi hijo y su mujer aseguraron que solo educaban al niño. Cuando ellos vivían en mi casa, a mí me tocó ver varias veces cómo encueraban a mis nietos y les pegaban con cable de luz. Yo los denunciaba, pero la autoridad no hacía nada”.

“Nosotros tenemos miedo porque él carga arma; a mi hija la amenazó el domingo y el lunes le pegó, la azotó y le iba a dar con la pistola, pero pudimos evitarlo. Mi hijo anda libre y tengo miedo; él anda con su mujer en la calle, bebiendo y drogándose”, dice.

Bernardina, trabajadora de limpieza que vivió también décadas de maltrato por quien fuera su esposo desde que ella tenía 16 años y él 45, muestra su angustia al no saber en qué momento terminará esta situación que pone su vida en constante riesgo.

“Yo no me casé por voluntad, mi papá me casó a la fuerza. Mi esposo igual era un borrachito, me abrió la cabeza y me mandó a la Cruz Roja, por eso lo dejé y ya murió; le dio la embolia. Yo vivo con miedo en mi casa”, reitera.

Así como Bernardina, miles de mujeres, niñas y niños viven violencia en el hogar, pero pocos se atreven a denunciar ante las autoridades competentes, por miedo a los agresores o el desconocimiento hacia dónde acudir.

Organizaciones de la sociedad civil afirmaron que la pandemia por Covid-19 generó un aumento en la violencia feminicida y el maltrato infantil, donde apenas uno de cada 10 casos son denunciados.

De acuerdo al último registro del Secretariado Nacional del Sistema de Seguridad Pública, en los primeros cuatro meses del año Oaxaca registró 2 mil 517 denuncias por delitos contra la familia, de los cuales, 2 mil 393 fueron por violencia familiar.

Las amenazas contra Bernardina y sus otras dos hijas también las mantienen en constante riesgo de feminicidio, cuyo delito en Oaxaca acumula 11 casos en lo que va del año, de los 33 asesinatos violentos contra mujeres en el estado, con mayor incidencia en el Istmo, Costa y Valles Centrales.

Mientras, el menor de sus nietos se suma a las decenas de niños y niñas que están en resguardo en las tres casas hogar del Sistema DIF Oaxaca, saturadas por el incremento de la violencia en este sector de la población.

Apenas la titular de la Procuraduría Estatal de Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de Oaxaca (PRODENNAO), María Cristina Susana Pérez Guerrero, reconoció el aumento en este delito, sobre todo en menores de cinco a 14 años de edad.