Precaridad laboral en cruceros citadinos | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Precaridad laboral en cruceros citadinos

Por varios años, la estatua de Lázaro Cárdenas ha sido testigo de la informalidad y precariedad laboral en el crucero del bulevar Eduardo Vasconcelos


Precaridad laboral en cruceros citadinos | El Imparcial de Oaxaca

Por varios años, la estatua de Lázaro Cárdenas ha sido testigo de la informalidad y precariedad laboral en el crucero del bulevar Eduardo Vasconcelos. Son pocos los pesos que un limpiaparabrisas obtiene en las varias horas de “trabajo” o los que logran una vendedora de periódicos, uno de chicles y otro más con papalotes. Cada alto es la oportunidad para que, Jatnael Zúñiga Toledo, ofrezca su servicio a los automovilistas, aquellos que en los primeros meses de la pandemia se esfumaron de esta vía.

Con la vuelta a las calles y un semáforo epidemiológico en naranja, amarillo o verde, no hay mucho cambio. La precariedad laboral es más aguda en este punto, que como otros concentra a varias o más de una decena de personas que tienen en la calle su lugar de trabajo. Al cuarto trimestre de 2020, Oaxaca reportó la cifra más alta de informalidad, con un 78.5% de su población económicamente activa en este rubro. En las tasas más altas de informalidad laboral solo le siguen Guerrero con 77.3% y Chiapas con 76.4%.

Como Jatnael, al menos otras cinco personas se emplean en el cruce del bulevar Eduardo Vasconcelos con la calzada de la República; una de ellas una joven limpiaparabrisas con poco tiempo de haber llegado. “El último año ha estado más crítico porque la gente se ha quedado sin dinero y el apoyo es mucho menos”, cuenta el padre de familia, quien antes limpiaba hasta tres autos mientras el dispositivo se pintaba de rojo y ahora apenas uno o nada.

Cada alto en el semáforo es aprovechado para ofrecer papalotes, periódicos, chicles u otro producto o servicio. Pero la competencia es atroz, una empresa busca como ellos acaparar la atención de los conductores, lo mismo que dos equipos de campaña política. 

En este mes, las empresas también han usado las vialidades para promocionarse, como se observó al mediodía del sábado. Las brigadas de políticos también han ocupado el sitio donde otros a diario procuran su sustento y de sus familias. Un sitio en el que la autoridad municipal ha desplegado operativos, como el “Crucero seguro”, con el que hasta el 28 de febrero había “concientizado” a 40 personas para alejarse de puntos como este por alterar el orden o molestar a transeúntes y automovilistas.


 

Relacionadas: