El voceador tradicional y el desafío a nuevas tecnologías | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

El voceador tradicional y el desafío a nuevas tecnologías

El Covid cambió el festejo, pero no la forma de trabajar y de acercar las noticias a la comunidad


El voceador tradicional y el desafío a nuevas tecnologías | El Imparcial de Oaxaca

En Oaxaca el 8 de mayo es un día de celebración para todos los voceadores, aquellas personas que dedican y se ganan la vida al llevar a todos los rincones de la ciudad las noticias más relevantes que día a día se publican en los diarios locales. 

Guillermo Burgos es un hombre dedicado a su labor y relata que esa tarea la ha desempeñado por 20 años trabajando como voceador, un trabajo que le ha dejado grandes satisfacciones. 

“Gracias a mi esfuerzo fue posible pagar los estudios de mi hijo, quien concluyó su carrera profesional; mi hija continúa estudiando, este trabajo también ha permitido hacerme de mi casita y acercar el pan de cada día a mi familia”, comenta Burgos. 

La jornada de trabajo de este vocero inicia desde muy temprano, cuando acude a las instalaciones de EL IMPARCIAL a adquirir los ejemplares que ofrecerá en el día. “Debo leer el periódico primero para saber qué notas son las buenas y de dónde son para ir a ese lugar a vender y, como todo comerciante, debo estar informado de lo que se publica por si algún cliente busca una nota en específico y, de esta forma, asegurar la venta”, afirma el voceador. 

 

 

De acuerdo con don Guillermo, su trabajo no siempre fue fácil, ya que ha padecido varios inconvenientes al realizar las ventas dado que, en ocasiones, ha sido despojado de los periódicos o ha enfrentado circunstancias poco favorables para repartirlos, incluso comenta que algunos compañeros han sido objeto de agresiones por parte de personas. 

“Recuerdo que hace unos años fui a vender a Tonalá, cuando llegué las autoridades me quitaron el periódico y el sonido, me decomisaron todo, no tenía forma de comunicarme, así que debí realizar algunas talachas para juntar dinero y pagar mi pasaje de regreso a la ciudad”, narra con una sonrisa en la cara.

El uso de nuevas tecnologías cambió la forma en la que varios repartidores realizan su trabajo, pero para don Guillermo no fue su caso, ya que continúa empleando una grabadora antigua, la cual conecta a un megáfono instalado en la motocicleta y reproduce la grabación de la mejor nota del día para atraer a los lectores. 

Este es el segundo año en el que, debido a la crisis sanitaria por el Covid-19, los voceros no podrán celebrar como solían hacerlo hace unos años, en donde se reunían y organizaban una comida y cada quien solía llevar un refrigerio para el convivio. “Nos dábamos el abrazo, el saludo y nos exhortamos a echarle ganas al trabajo”, dice con nostalgia don Guillermo. 

“Quiero enviar un saludo y felicitar a todos mis compañeros a quienes me ha tocado ver como se la rifan vendiendo todos los días , ya que es muy difícil. Feliz día del voceador y que la pasen muy bien en este día”, finalizó Burgos.