PED, sin ejes estratégicos para combatir la pobreza en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

PED, sin ejes estratégicos para combatir la pobreza en Oaxaca

Únicamente se propone generar las condiciones necesarias para el aumento de la calidad de vida de la población oaxaqueña


PED, sin ejes estratégicos para combatir la pobreza en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Disminuir la pobreza es uno de los retos más grandes que enfrentan los gobiernos estatal y federal en Oaxaca, sin embargo, diferentes actores políticos coinciden que el actual Plan Estatal de Desarrollo no cuenta con ejes estratégicos para enfrentar de manera frontal esta situación.

En el párrafo del Eje 1, Oaxaca incluyente con desarrollo social, únicamente se propone generar las condiciones necesarias para el aumento de la calidad de vida de la población oaxaqueña para revertir los indicadores de pobreza en la entidad; lo anterior, mediante políticas públicas que promuevan el desarrollo integral de las personas, las familias y los grupos vulnerables, garantizando los derechos sociales para la construcción de una sociedad más justa.

Establece que la pobreza y marginación, así como bajos salarios y la falta de oportunidades, son las principales causas que inciden, por ejemplo, en el fenómeno de la migración, aunado a esto y frente a la nueva política migratoria de Estados Unidos de América, es necesario establecer estrategias que ofrezcan esquemas de inclusión laboral, productiva y educativa a las y los oaxaqueños migrantes al vecino país y en situación de retorno a la entidad.

Además, señala que la política social del actual gobierno deberá estar basada en aspectos como la inclusión social y la igualdad de oportunidades, en reconocer las capacidades de los individuos y basar su acción en la justicia social y la participación igualitaria, otorgando los medios necesarios para que cada persona pueda garantizar el ejercicio efectivo de sus derechos sociales.

Bajo este contexto, resalta que en un escenario de complejidad económica, demográfica, cultural y política, la ausencia de una correcta planeación y orientación de la política social profundiza el fenómeno de la pobreza y genera obstáculos para el acceso a los bienes y servicios básicos a los que tiene derecho la población.

En este ámbito se propone realizar un trabajo conjunto de la sociedad para transitar a mejores escenarios, colaborando con el gobierno en tanto un agente facilitador que motive y promueva el desarrollo social y económico de una forma incluyente y humana, de tal modo que sea posible avanzar hacia la prosperidad.

Con la finalidad de llevar el desarrollo social hasta las regiones más alejadas del estado, es importante acercar los servicios gubernamentales a aquellas comunidades de difícil acceso, brindando una atención oportuna y de calidad

A niñas, niños, hombres, mujeres y personas de la tercera edad en condiciones de pobreza, para mejorar su calidad de vida, mejorando sus condiciones mediante la focalización de la atención, logrando así llegar a todas las personas que normalmente no logran acceder a los servicios de gobierno.

Sobre este párrafo los especialistas señalan que puede considerarse como una estrategia equivocada, pues el plan no establece un proyecto integral, sino promueve el fenómeno del paternalismo a través de programas sociales que en tiempos electorales se politizan.

Para el diputado local, Jesús Romero, es lamentablemente en países en vías de desarrollo como México, el alineamiento de las estrategias antipobreza con esta resolución es prácticamente lejano o nulo, cumpliéndose solo en el discurso.

“Por citar un ejemplo de ello me referiré a la precaria y simulada participación ciudadana en la formulación de acciones contra la pobreza, he ahí el Consejo Nacional de la Cruzada Nacional contra el Hambre, espacio consultivo, donde las opiniones y propuestas de la sociedad civil son limitadas y poco inciden, modifican o determinan la operación e instrumentación de las políticas del programa referido, puesto que la realidad dicta que desde organismos internacionales como el Banco Mundial, OCDE, FMI, se determinan los planes, acciones, recursos financieros, evaluación y seguimiento de resultados de este programa fallido”, detalló.


 

Relacionadas: