Aumenta índice de feminicidios durante la pandemia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Aumenta índice de feminicidios durante la pandemia

Alma Itzel solo venía de vacaciones y la mataron; la corrupción en el caso ha impedido que se haga justicia pues se niegan a acusar penalmente a uno de los asesinos


Aumenta índice de feminicidios durante la pandemia | El Imparcial de Oaxaca

Alma Itzel estaba de vacaciones pero desapareció el 3 de noviembre del año pasado. Su cuerpo sin vida fue encontrado cuatro días después cuando flotaba en un río de la comunidad Nuevo Allende, en Putla Villa de Guerrero. Ella fue víctima de feminicidio a los 21 años. Su caso formó parte de los registros que evidenciaron un aumento de este delito en 2020, en comparación con los dos años anteriores.

El feminicidio de Alma Itzel es uno de los 38 que sumó el 2020 en plena emergencia sanitaria, donde también incrementaron los casos de violencia familiar, violación y abuso sexual, donde las principales víctimas fueron niñas y mujeres.

Desde el día en que Mayra García, la madre de Alma Itzel, notó que su hija tardaba en regresar de una fiesta a la que fue invitada en una comunidad alejada de Santa Cruz Itundujia, decidió empezar a buscarla y pidió el apoyo de localidades cercanas.

Mayra relató que dio aviso a las autoridades de la desaparición de su hija, quien fue encontrada con huellas de violación y golpes en distintas partes del cuerpo, delitos que cometieron antes de arrojarla desnuda a un río.

Originaria de la comunidad de Morelos Itundujia, de Santa Cruz Itundujia, Putla Villa de Guerrero, Alma Itzel había regresado con su madre a pasar las fiestas de Día de Muertos, luego de haber emigrado a trabajar en una fábrica en la ciudad de Tijuana.

Fue un excompañero del bachillerato quien la invitó a una celebración familiar en la comunidad de Victoria Itundujia, donde acudió con la intención de regresar el 3 de noviembre con su madre, quien inició la búsqueda el día 4 al no tener comunicación con ella vía celular.

Mayra decidió buscar a su hija en la comunidad donde se había dirigido con el joven que la invitó, quien aseguró que ella regresó acompañada de otro muchacho de nombre Nicanor Ramírez Peña, a quien le había depositado su confianza para regresar a su amiga.

Desde esa fecha, Mayra se mantiene en una lucha constante para lograr que el caso de su hija no quede impune, luego de que el presunto feminicida fuera aprehendido en diciembre por otro delito e ingresado en el Centro de Reclusión de Miahuatlán de Porfirio Díaz.

Supera 2020 en feminicidios a 2018 y 2019

Los registros del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública muestran que en comparación con 2018 y 2019, 2020 tuvo el mayor número de feminicidios con 38 casos, que rebasaron los 29 y 28 que se dieron en ambos años, respectivamente.

Al igual que otros feminicidios, el caso de Alma Itzel muestra dilación en las investigaciones y la representación legal no solo advierte falta de capacitación en las instituciones, sino también una serie de vicios ligados a la corrupción.

Apenas la semana pasada, feministas y organizaciones sociales presentaron la “Radiografía de la violencia contra las mujeres en México”, que mostró a Oaxaca como una las entidades en las que más se violentó a niñas, mujeres y adultas mayores de septiembre de 2020 a febrero de 2021, junto con Jalisco, Yucatán, Chiapas y Aguascalientes. 

Del feminicidio de Alma Itzel, el presidente del Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas A.C. (CEDHAPI), Maurilio Santiago Reyes, quien también da acompañamiento a los familiares de la joven, lamentó que a la fecha la carpeta de investigación no esté judicializada.

Recordó que en diciembre las autoridades de procuración de justicia informaron a la familia y abogados de la detención del feminicida, pero no por el feminicidio de Alma Itzel, sino por otro delito, del que no especificaron.

Santiago Reyes aseguró que la familia de la joven ya aportó suficientes elementos para que la carpeta de investigación se judicialice y el agresor sea castigado por el delito de feminicidio, pero a la fecha no hay respuesta satisfactoria.

Reconoció que en las instancias de procuración de justicia existe mucha corrupción y demora, sobre todo en la vicefiscalía de la región Mixteca, donde se protege a quienes delinquen. 

“Hay demasiada corrupción y ésta existe desde los peritos hasta los ministerios públicos. La investigación se entorpece por la corrupción que ejerce el vicefiscal de la región Mixteca. Ya hemos entregado todos los elementos para el caso, y aunque no es obligación de los familiares de las víctimas investigar, la Fiscalía quiere que todos los elementos de prueba lo den los familiares y en la mano, lo cual es un gran error”.

De la reforma de tipificación del delito de feminicidio, cabe recordar que la propuesta se presentó el 10 de agosto de 2011 y fue aprobada el 8 de agosto de 2012, luego de una serie de discusiones al interior de las organizaciones civiles y un logro para el movimiento de mujeres feministas.

De acuerdo con el artículo 411 del Código Penal del Estado de Oaxaca, “comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer por razones de género”.

Éstas se entienden cuando “la víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo”, “se le hayan infligido heridas, escoriaciones, contusiones, fracturas, dislocaciones, quemaduras, mutilaciones con implicaciones sexuales o que le genere sufrimiento”.

Así también, que “existan antecedentes o indicios anteriores de amenazas, acoso o maltrato del sujeto activo en contra de la víctima”, “que el cadáver o restos de la víctima hayan sido enterrados u ocultados”, “haya sido incomunicada o privada de su libertad”, y “por desprecio u odio a la víctima motivado por discriminación o misoginia”.

Un feminicidio y 14 mujeres asesinadas 

De acuerdo con el registro del Centro de documentación del Grupo de Estudios sobre la Mujer “Rosario Castellanos” (GESMujer), en lo que va del año suman 15 mujeres asesinadas de manera violenta, de las cuales, uno de los casos en enero fue considerado por las autoridades como feminicidio.

Del número total, cinco se presentaron en la Costa, cuatro en Valles Centrales y un número igual en el Istmo de Tehuantepec; así también, uno tuvo registro en la Cañada y otro más en la Cuenca del Papaloapan.


 

Relacionadas: