Pide arzobispo regalar amor y sonrisas en vida | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Pide arzobispo regalar amor y sonrisas en vida

Celebra la primera misa dominical del 2021 en la catedral de Oaxaca


Pide arzobispo regalar amor y sonrisas en vida | El Imparcial de Oaxaca
El arzobispo Pedro Vázquez Villalobos en su homilía dominical

Con un llamado a no ignorar a las personas y regalarles algo del amor y sonrisas que tenemos en la vida, el arzobispo de la Arquidiócesis de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos, celebró la primera misa dominical de 2021.

En la Catedral de Oaxaca, insistió en seguir cuidándonos y cuidando a nuestros hermanos, “cuando esté en su casita, tal vez, también en ciertos momentos tenga que traer esto y siempre movido por el amor. Y ese es un regalo a Nuestro Señor en cada uno de nuestros semejantes”.

Ahorita pienso: ¿qué le estamos regalando a Nuestro Señor en la persona de nuestros semejantes? Yo le quiero agradecer porque, por amor, usted viene a esta Iglesia Catedral con el debido cuidado, por amor a las personas con las que se van a reunir con usted o estamos reunidos aquí, por el amor a su Arzobispo, usted viene con ese cubrebocas, gracias por ese regalo.

Expresó que lo que regalemos a los demás no necesariamente tiene que ser algo material. “Regale amor, su sonrisa, regale sus palabras y sus gestos, a veces con el solo gesto llenamos a las personas”.

Cuando va a los pueblos, dijo, ve los ojos de la gente que allí vive. “Yo quiero mirarlos, porque en sus ojos reflejan la alegría, la paz y el amor. Es en la mirada de la gente donde valora su ministerio. Y yo quiero que usted viva la experiencia de observar en las personas y regalar algo de nosotros, de nuestra vida”. Si así nos viéramos, creo que viviríamos mejor, viviríamos más en paz, seríamos más felices, pero a veces nos domina el egoísmo y sólo pensamos en nosotros, no pensamos en los demás, sólo pienso en mí y en lo mío y que el mundo ruede y me importa muy poco lo que pase a mi alrededor, subrayó.

“Me importa muy poco si otros están sufriendo, si están pasando necesidades, si tienen sufrimientos, si tienen penas. No soy capaz de regalarles un momento con mis palabras de consuelo y de esperanza. Se buscaron ese sufrimiento y pues que Dios les ayude, decimos a veces, ¡que Dios les ayude!” y, nosotros, no hacemos nada, no somos capaces de regalar algo, de regalar nuestro tiempo, de regalar una palabrita, un saludo no somos capaces a veces”, resaltó.


 

Relacionadas: