Familias oaxaqueñas reducirán gastos para cenas navideñas
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Familias oaxaqueñas reducirán gastos para cenas navideñas

Las restricciones de la pandemia hará que las familias reduzcan sus gastos


Familias oaxaqueñas reducirán gastos para cenas navideñas | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

Debido a las restricciones de la pandemia por Covid-19, las familias reducirán su gasto para la cena de Navidad. Hay quienes irán a gastar unos 500 pesos; no obstante, existe otro sector que incluirá regalos y cenas más costosas.

Yohana Mendoza es una profesora de preescolar de la zona norte de la ciudad, y junto con sus tres hijos está preparando la compra para una comida representativa. 

Ella preparará ponche, ensalada de zanahoria, puré de papa, chuleta enchipotlada para la noche del próximo jueves. 

“Este año quería hacer una gran cena para mi familia, pero por la pandemia no se podrá reunir mucha gente”, comentó. 

Por eso, su presupuesto será para cinco personas en esta ocasión que no irán sus amistades ni familiares. 

La fruta para el ponche, es otro gasto que Yohana sumará a su festejo y adicionalmente una piñata para romper con sus hijos. 

“El chiste es convivir y recordar la fecha que es de paz y amor”, señaló. 

Mientras tanto, algunas personas que se dedican a las funciones del hogar en casas de personas con solvencia económica, dijeron que el gasto no se escatima. 

“Nos dicen que preparemos la bebida caliente, que compremos para la ensalada y en algunas ocasiones se elaboran platillos costosos”, comentó una empleada doméstica. 

En esas mesas, aunque no se acaba la comida, preparan una cantidad considerable. 

Mientras tanto, Elvira es una señora que vive sola en su pueblo y no tiene a nadie quien la visite. 

La señora se dedica a recolectar botellas de pet para venderlos y de ahí obtener su alimento diario. 

Para ella, la fecha es como cualquier otro porque se mete a dormir.

“No tengo una casa para ir a cenar ni quien me invite”, externó.