Insiste la Iglesia en el uso del cubrebocas | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Insiste la Iglesia en el uso del cubrebocas

Hay miles de personas que no se quieren cuidar de los contagios, dice el arzobispo


Insiste la Iglesia en el uso del cubrebocas | El Imparcial de Oaxaca

Pedimos a Dios que acabe la pandemia y nos dicen que una de tantas vacunas ya avanza, pero lo primero es “cuídate poniéndote el cubrebocas para que no contagies a nadie y para que nadie te contagie”, resaltó el arzobispo de Antequera Oaxaca, Pedro Vásquez Villalobos.   

“Y muchos decimos ¿por qué me lo voy a poner? Hasta nuestras mismas autoridades a veces lo expresan”. Y a pesar de que pedimos a Dios que acabe la pandemia, cuando nos dicen que una de más medidas de prevención es usar el cubrebocas, no se hace caso. 

En la misa dominical en la Catedral de Oaxaca, en la que prendió la Primera Vela de Adviento, representando el tiempo de espera para el nacimiento de Jesús, resaltó que aún hay miles de personas que no se quieren cuidar de los contagios. 

¿Por qué le echamos la culpa a Dios?… “te he pedido tanto que termine esta pandemia, y no se acaba”… mejor vamos pensando ¿qué nos está haciendo falta a nosotros para que se acabe?

Los científicos están trabajando intensamente para encontrar esa vacuna. Ojalá y pronto la tengan pero ¿por qué no aprendemos?, ¿por qué no nos cuidamos?, ¿por qué no estamos atentos?

Pidió analizar por qué no se ha acabado la pandemia, pues tal vez usted y yo ya estamos convencidos de que tenemos que cuidarnos, pero hay miles, millones de personas que no se quieren cuidar, que no tienen esa voluntad. Que no creen en esto. 

Por otra parte, condenó el aborto: ¡cuánta injusticia, cuánto desorden, cuánta maldad!

Presumimos a nuestro estado de Oaxaca porque somos, después de la Ciudad de México, el primer estado que aprobó la ley del aborto.

“Se presume a las mujeres que han sido llamadas a ser madres y que tienen, por Gracia de Dios, no por su gracia, sino por Gracia de Dios, poder concebir, se puede presumir que yo puedo tomar la decisión de decir sí a la vida, no a la vida. Dios quiere el sí, siempre. Y ahora nosotros, orgullosos porque nuestro estado ya tiene Ley del aborto. ¡Dios mío! Nos debería avergonzar”, dijo.

 

 


 

Relacionadas: