Arzobispo: "ser madre es una bendición"
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Arzobispo: “ser madre es una bendición”

La nueva vida en el vientre será el motivo para seguir amando: Vásquez Villalobos


Arzobispo: “ser madre es una bendición” | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

Las mujeres oaxaqueñas deben respetar y agradecer el llamado a ser madre, resaltó el arzobispo de Antequera Oaxaca, Pedro Vásquez Villalobos.

“Si usted es llamada a ser madre, bendiga a Dios porque ser madre es una bendición y cuide a esa nueva vida”, expresó.

La nueva vida en el vientre de la mujer será el motivo para seguir amando en el futuro y de realizarse como mujer, esposa y madre, insistió.

Usted si es llamada a ser madre, bendiga a Dios porque, ser madre es una gran bendición y cuide esa nueva vida y deje que el creador haga su obra en su vientre, y forme una nueva vida que, el día de mañana va a ser el motivo de seguir amando y de realizarse como mujer, como esposa, como madre.

En la misa dominical celebrada en la Catedral Metropolitana, también convocó al respeto y amor con los adultos mayores. 

“Debemos aprender de la fuente de la experiencia que son nuestros ancianitos, de cómo lucharon y se enfrentaron a la vida, y no queramos eliminarlos porque estamos gastando en ellos”, dijo. 

Ante los feligreses reunidos en sana distancia y cubrebocas, aseguró que nuestros pueblos de Oaxaca están llenos de ancianitos. ¿Vamos a acabar con ellos? No, vamos a cuidarlos, porque ellos son la imagen de Dios.

Esa atención con los ancianos es porque les debemos eso. “Vamos a sacrificarnos por ellos, porque a Dios le debemos eso, dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.

Vivimos en una sociedad que se ha organizado, así nos ha tocado a nosotros vivir en esta sociedad y aquí tenemos que cuidar los signos de la presencia de Dios.