Suspensión de muerteadas aguiza crisis económica
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Suspensión de muerteadas aguiza crisis económica

Estarán suspendidas debido a la pandemia de Covid-19. 


Suspensión de muerteadas aguiza crisis económica | El Imparcial de Oaxaca

El empleo, derrama económica y unión de los pueblos que dejan las tradicionales “muerteadas” o “levanta muertos” en el Valle de Etla, en esta ocasión estarán suspendidas debido a la pandemia de Covid-19. 

Cada año, el olor a fiesta, baile, mezcal, entre otros muchos, ya se deja percibir en los rincones de algunas comunidades desde el mes de octubre cuando iniciaban con sus pintadas de murales. 

Entre los pueblos donde es tradición está San Agustín, Nazareno, Santiaguito, Guadalupe, Soledad, Mazaltepec, entre otros muchos más donde hay una participación de jóvenes. 

La misma gente de la población sale a vender su comida, bebida y se hacen de recursos económicos, además de renta y venta de trajes de disfraces y demás productos que se activan con esta tradición que se realiza durante las festividades por el Día de Muertos. 

Durante estas comparsas, como también se les conoce, que se realizaban desde el 1 de noviembre hasta la madrugada del 4, se daba una vasta vendimia en el entorno.

Mientras tanto, los grupos organizadores, suelen desembolsar más de cien mil pesos para la contratación de bandas, las cooperaciones entre los participantes van desde los dos mil hasta los 10 mil pesos o más. 

También, en las comunidades, los migrantes que están en Estados Unidos, principalmente, envían recursos económicos para la fiesta. 

De acuerdo con algunos reportes, en Nazareno Etla,  y San Sebastián, hay varias personas que se dedican a la elaboración de trajes de látex y esponja.

Algunos emprendedores de Nazareno Etla, ya no elaboraron nada por la suspensión de las fiestas.

Los trajes, en los años anteriores, tenían precios que iban desde los 3 mil pesos a los 10 mil, dependiendo de la complejidad de las elaboraciones, y era una fuente de trabajo para las familias. 

Quienes se dedican a estas actividades, incluso, lo realizan sin manual, y de acuerdo a lo que observan van expresando su creatividad. 

Algunos organizadores de estas “muerteadas” estiman pérdidas millonarias que no podrían cuantificar debido a las diversas actividades comerciales que se activan, como venta de bebidas alcohólicas, fritangas, dulces, juguetes, entre otros. 

Del 1 al 4 de noviembre las “muerteadas” se celebran cada año  y en esta ocasión, se suspendieron debido a cuestiones sanitarias. 

También, las afectaciones son para las bandas de música que dejarán de tener trabajo y con esos, varios miles de pesos que irán a decenas de familias que dependen de ellos. 

Una banda de viento estaría cobrando desde los 20 mil pesos hasta más de cien mil pesos para acompañar a las muerteadas. 

 


 

Relacionadas: